lunes, 1 de noviembre de 2010

Sueles dejarme sola

¿Qué más podía pedir? Estaba abrazada al hombre que mas quería, mientras él no dejaba de besarme. Desnudos, transpirados, satisfechos. El jugaba con mi pelo, yo con el tatuaje de su espalda.
- ¿Tenés calor? - me preguntó.
- Sí, un poco. - murmuré. Se paró y en vez de prender el ventilador como yo imaginaba, agarró el vaso de agua que había dejado en el escritorio, y lo vació totalmente sobre mi.
- Ayy!! - reí sorprendida mientras me daba vuelta como acto reflejo. Facundo volvió a dejar el vaso y se acostó encima mio para secarme y seguir acariciándome. - Ahora tengo frío!! - me quejé. Entonces agarró la sábana y nos tapó por completo.
Después de un rato nos vestimos para volver a la realidad. Mientras me ponía la ropa, asumí que al salir de esa habitación, el cuento de hadas que estaba viviendo desaparecería con el viento. Sabía que el momento mágico había terminado, y aunque iba a hacer lo imposible por superar esa realidad que me cacheteaba, en el fondo era una herida para mi corazón.
Bajé por esa escalera despacito (un poco por el vértigo, otro por miedo de ver a Lautaro otra vez), esperé que encontrara las llaves y salimos a la puerta. En el camino de regreso a casa, hablamos de temas variados como siempre y cuando llegamos a mi puerta, bajé después de un último beso.
Me metí en seguida al baño y descubrí lo que todas las mujeres debemos soportar la primera vez. Sentía mucho dolor, pero sabía que era normal. Mientras, agarré el celular y les mandé un mensaje a Marianela y Yanina para contarles lo que había pasado. Obviamente estaban durmiendo, pero al mediodía siguiente, me respondieron contentas.
- No sabés lo contenta que me pone que haya sido con Facundo. Era lo que vos querías y es lo mejor que te pudo haber pasado. - me dijo Yanina.
- Sí, ahora que ya pasó, se que no me equivoqué - suspiré aliviada.
Pero, (porque como me dice Mecha, siempre hay un pero en mi vida) ¿Y ahora qué? ¿Qué sería del después?
Durante esa semana traté de comportarme lo mas normal posible. Algún que otro comentario en facebook y una charla por msn. Pero lo inesperado también es una posibilidad.
- El viernes voy a ir con las chicas a ese bar nuevo que pusieron. - le dije.
- ¿Nuevo? ¿Cuál? - preguntó en seguida Facundo.
- Ese que además de ser bar, adelante venden ropa.
- Ah sí, ya fui. Está muy bueno. ¿Van a comer o a tomar algo?
- Ambas cosas. Algo vamos a picar porque salimos de la facu asique vamos a tener hambre.
- Prueben la comida mejicana. - me aconsejó. - Para comer no, pero da ir a tomar algo el viernes allá.
- Bueno, si estás aburrido... - sugerí.
- Sisi, ya te digo, a comer no. Pero mas tarde seguramente me prendo a una ronda de algo.
- Dale! Avisame...
Asique, mas contenta que perro con dos colas, ese viernes casi que ni escuché las explicaciones del profesor. Al fin y al cabo, el después no había sido todo tan terrible como me imaginaba, no?
Salimos de la facultad, y fuimos caminando al bar (serán unas 5 cuadras). Pedimos una grande de palmitos y empezamos a parlotear. Sin embargo, mis nervios eran mas que evidentes.
- Diosa, no te pongas así, seguro que viene. - intentaba tranquilizarme Marianela.
- No sé, es como demasiado bueno para que sea real.
- Ay, tranquila! Si no viene, a otra cosa!! - me incentivaba Yanina.
- Es que si viene es re importante para mi. Ustedes saben...
Pero las horas pasaban y Facundo no aparecía.
- ¿Y si le mando un mensaje?
- No!
- Si!
Me respondieron al unísono. Yanina tenía la negativa. Pero después, conociendo mi estado, admitió que lo mejor sería que lo mensajee.

Mensaje de La Diosa:
"Estoy en el bar con las chicas. Ya terminamos de comer asique ahora empezamos las rondas. En que andás?"

Mensaje de Facundo:
"Tomando un té de frutilla. Brinden mucho por mi, hoy me quedo en casa como un señor mayor que ya soy"

Y otra vez el mundo se me cayó en pedacitos. Esa era la realidad que sabía que tenía, de nada valía intentar engañarme a mi misma con ilusiones que nunca se cumplirían.
- Ya fué Diosa, no tenés que ponerte mal. Hacé la tuya! - me decían mis amigas.
- Lo que me pone mal es que yo sabía mejor que nadie que esto iba a pasar. Por eso me da bronca haberme ilusionado al pedo!! ¿Por qué no me dijo de una que no venía?
Me levanté y fui al baño sola. Entré y me miré en el espejo. Otra vez me había convertido en la de antes, en la miedosa que estaba a la sombra de las actitudes y acciones de Facundo. "Basta Diosa", me dije. "Ya diste el paso que tanto miedo te daba, ahora nadie ni nada tiene que frenarte".
Salí y en cuanto vi pasar al mozo, le pedí un trago. Bien caros que eran, pero cuando lo empecé a tomar, me dí cuenta de que el precio era proporcional al tamaño y la calidad.
- ¿Quién me acompaña a un tekila?
Y salió ronda nomás. Yo ya empezaba a entonar.
- Chicas, yo me voy. Me pasa a buscar mi ex... - dijo Yanina.
- ¿Nosotras que hacemos? - me preguntó Marianela.
- ¿Vamos a Crow's? - propuse y en seguida aceptó.
Al salir del lugar y empezar a caminar, el alcohol empezó a hacer su efecto. Hasta hablaba con gente que me cruzaba por la calle.
- Chicas, un paquete de caramelos a $2. - nos vendió un ciego.
- A ver.... - dije yo mientras abría el monedero y le daba.
- Diosa! Tené cuidado, capaz no es ciego. - me dijo Marianela después. - Y vos abriste la billetera adelante de él. Mirá si nos robaba...
Entonces me di vuelta y el ciego, desde la otra cuadra, nos miraba!!
- El ciego ve!! - empecé a gritar mientras aceleraba el paso para entrar a Crow's.
Muertas de risa, entramos. Para mi sorpresa, no todo parecía ser tan malo: Orlando estaba con sus amigos cerca de la barra.
En seguida nos ofrecieron todo los tragos que tenían en la mano para que tomemos.
- ¿Qué tomaste? - me preguntó Orlando al verme "alegre".
- Un trago de no sé qué y un tekila.
- ¿Tekila? Justo ibamos a hacer ronda...¿te prendés?
- Obvio!!!
Le pidió 5 al barman y no me dejó pagar. Pero uno de sus amigos se bajó, y ahora un tekila sobraba.
- ¿Lo querés?
- ¡Ay, que flojitos! - contesté haciendome la superada. ¿Superada de qué?
- Dale, tomatelo!!
Y sin contradecirlo, fondo blanco nuevamente. Ya el piso me empezaba a engañar.
Al rato me encuentro con un alumno de la ayudantía, y mientras trataba de "entablar una conversación decente", Marianela desapareció del mi lado. Cuando este chico se fue, me encontré sola. Empecé a caminar y a dar vueltas por Crow's tratando de encontrar a mi amiga, pero todo era en vano. Lo único que lograba era marearme mas.
- ¿Diosa? - escuché de pronto. Me doy vuelta y era Fede.
- ¡¡Fede!! - grité mientras lo abrazaba con todas mis fuerzas. - Por favor no me dejes! Me perdí!!
- Jajaja! Estás muuuy borracha nena!! Ahora le voy a contar a Mecha!!
- Pollerudo!! - le grité. - Ayudame a encontrar a Marianela.
- ¿No es esa que está ahí?
Entonces me di vuelta para mirar hacia donde me señalaba mi amigo. Y sí, era ella. Pero estaba contra una pared coqueteando con Orlando.
Fue entonces cuando me transformé y salí corriendo a su encuentro. Fede quiso frenarme, pero sus intentos fueron en vano...

...esta vez, no iban a pasar sobre mi tan fácilmente.

15 comentarios:

  1. Muchas gracias a todos por los saludos en la semana de mi cumple!! Los quiero mucho!! :)

    ResponderEliminar
  2. que jodidaaa Diosa, estabas mal por Facundo y vas a joderles la salsa a los otros u.u eso es muy de mina u.u

    ResponderEliminar
  3. No Susi!! La que me estaba cagando la salsa a mi era Marianela...que no se te olvide eso!!

    ResponderEliminar
  4. Yo tuve mi primera vez con mi novio de ese momento y la verdad el "después" fue muy difícil! Y eso que era mi novio! Pero empezaron las dudas, replanteos y demás. Así que no hay garantías :P

    Imagino que esa noche estabas rabiosa! Espero que no hayas hecho mucho lío, jaja. Me parece que con ese triángulo amoroso la clave estaba en definir los verdaderos "intereses" de los involucrados.

    Beso grande! :)

    ResponderEliminar
  5. Hay "amigos", que aveces tratan de pasarte por encima, y una siente que mientras les piden perdón por adentro te dicen " jajaja la pelotuda me va a perdonar y yo la cague, pero es PELOTUDA", y si, una perdona, ( por lo menos yo), hasta que te cansas...

    Me encanta como escribís diosa, te leo :)

    ResponderEliminar
  6. ajajajaja me encantó lo del ciego jajajaja
    Creo que facundo no se daba cuenta de las "dimenciones" que tenia (o la importancia) de tu primera vez, no creo que lo haya hecho con mala onda o aproposito...
    Y con respecto a mi blog. NO!!! NO QUIERO ADMITIR QUE ESTOY VIEJA jaajajaja
    nooooooooooo soy muy joven (aunque el cuerpo ya no me acompañe como antes jajajaja)

    ResponderEliminar
  7. Hay diosa....2 cosas te digo:
    1. a Facu me dan ganas de agarrarlo del cogote y sacudirlo a ver si reacciona!
    2. a Marianela directamente la tiramos abajo del subte...."que paresca un accidente"!
    jajaja

    que andes bien nena!
    besotes

    ResponderEliminar
  8. Diosa:
    Usted sabe que sigo su historia desde hace rato, y me surgió una duda: usted ¿siempre toma así?
    Claro, dígame que esa noche sí, porque era "para ahogar las penas".

    El Profesor
    PD: ¿Té de frutillas? ¿Viejo a esa edad? ¿Qué le pasa a ese muchacho?

    ResponderEliminar
  9. Uy, habías pasado un momento excelente y después la bronca con el tema Marianela!
    beso

    ResponderEliminar
  10. naaaaaaaaaa, no me digas.
    Marianela no para de sorprender!!!!!!!!!!
    ya me imagino todo, pero NA mejor, espero a leer la próxima entrada.
    beso y abrazo Agu.

    ResponderEliminar
  11. Ay el alcohol :P qué habrás hecho! aja escribi pronto que me intrigaaas!

    ResponderEliminar
  12. Voy a matar a Facuuuuuuuuuuu, quiero su sangreeeeeeeeeee!!!

    Lo del pedo, te banco!!
    Y es imposible no hacerse ilusiones cuando el corazón está de por medio.

    Espero con ansias ver qué le hiciste a Marianela, porque se merecía ser arrastrada de los pelos (total, después te escudabas con el tema de la borrachera, pero te sacabas las ganas).

    En este momento, todas las cosas que me nacen decirte no están bien, porque soy vengativa y te sugeriría barbaridades, así que espero post nuevo!!!

    Besotes linda!!!

    ResponderEliminar
  13. ¿Escribes poemas, cuentos o relatos? COMPARTELOS CON EL MUNDO¡¡¡¡
    Mandanos lo que escribas a laliescritora@hotmail.com y sera leido en Basta Fuerte los sabados de 22 a 23 por www.arinfo.com.ar y haz que los oyentes del ciber espacio conozcan tu arte

    ResponderEliminar