martes, 23 de agosto de 2011

Sand in my shoes

A pesar de mis ganas, Enzo siguió insistiendo con Yanina. Y ella lo siguió boludeando. 
- Me manda mensajes de texto para calentarme. O al menos eso intenta. - me contó mi amiga.
- ¿Posta? - pregunté un poco sorprendida. - ¿Qué te pone?
- Boludeces...tipo "lo que haría si me tuviera cerca" o "lo que va a hacerme cuando nos veamos". Igual, yo se que es puro chamuyo.
- Si, puede ser...
Entonces Yanina aceptó la invitación de Enzo para almorzar juntos en algún lugar de comidas rápidas del centro. 
- Nah, es un boludo a cuerda. Me habló de pelotudeces, se hizo el tierno contándome de lo linda que es la sobrinita, y demás giladas.
- ¿La pasaste mal entonces?
- Nah, aburrir no me aburrí...pero viste, le falta. A mi me gustan otras cosas...
- ¿Y no pasó nada?
- Cuando llegamos a la esquina que nos separamos para ir cada uno a su laburo, me dió un beso. Pero besa mal.
- Si, es verdad.
- Ah, cierto! - respondió casi como si habría olvidado la historia que Enzo y yo vivimos. La sabía a medias, pero la sabía.
Pero el que no se la olvidaba era Enzo. Hasta casi con un poco de culpa entre líneas, me firmó el muro del facebook con un comentario sobre lo linda que estaba en mi foto de perfil.
Pero yo no le respondí.
Al día siguiente, me escribió en el msn

Enzo dice:
tengo que suponer que estas enojada conmigo?

Pero tampoco le respondí.
La realidad era que no sabía que hacer.
- Me parece que no tenés que darle importancia. - me aconsejó Mecha. - O sea, no lo ignores, pero tampoco le des bola.
- Lo hace a propósito.
- ¡Obvio! Conociéndolo, lo hace para no desaparecer. Pero si te hacés la ofendida después le das motivos para que diga que sos una pendeja.
Entonces al otro día le hablé yo.

LaDiosa dice:
ayer no te contesté porque no estaba, cuando vine ya te habías ido
Enzo dice:
Ah, pensé que estabas enojada conmigo.
LaDiosa dice:
nah, no tengo motivos, no?
Enzo dice:
no sé, es que no me contestaste lo que te puse en el muro.
LaDiosa:
si, estaba buscando otra foto para cambiarla...si para vos está buena me da desconfianza jaja.

Como también me daban desconfianza los acontecimientos que sucedían entre Yanina y él.
- Ayer me pasó a buscar por la puerta de la oficina.
- Yani, me parece que esto ya se está yendo de tema. ¿Vas a poder manejarlo?
- Supongo. Me esperó con un chocolate. Pero lo peor de todo sabés que fue? ¡¡Me dijo "Te quiero"!!
- ¿¿Qué??
- Siiii!!! Jajaja!! Casi le largo una carcajada ahí mismo!! Yo igual no le creo, él se quiere hacer el osito cariñoso y le queda horrible!!
- No creo que lo diga por decir Yani...
- ¿Es que sabés que es lo más extraño? Que nunca me dice de salir, no me dice de vernos el finde, nada... ¿No quiere ponerla?
- No sé...ya te dije, debe de querer ir despacio. Que no pasé como la otra vez.
- Si, pero me voy a cansar Diosa. Yo le voy a tirar algún palito...
Pero en el camino, Yanina se distrajo. Un amigo de Víctor, su compañero de trabajo que la tenía loca, se le tiró directamente y sin rodeos. Y Yani aprovechó.
- Voy a salir con Javi.
- ¿Qué? Yani, estás loca...
- No! Si Víctor no me da bola yo voy a hacer la mía. Que él se vaya con la puta de la colorada...
- Pero Javier y Víctor son amigos! No podés buscarte otro?
- Justamente... No solo acepté porque me gusta, sino porque son amigos...¡¡Diosa, no entendés nada!!
Tenía razón, a esa altura yo ya no entendía nada, y menos a ella.
Se encontraron en algún lugar de Capital y directamente y sin rodeos terminaron en un telo pagando un turno en una habitación temática.
Pero el finde hot de Yani no terminó ahí. Al otro día se juntó con un tipo de la facultad a estudiar, y terminó teniendo sexo con él en el auto.
- ¡Diosa, no te cases antes de cogerte un viejo, yo se lo que te digo!
- ¿Cuántos años tiene éste?
- 38. Fue terrible...te juro.
Entonces vino Martín a mi mente, y las ganas truncas de mi historia con él. Y no pude hacer otra cosa que envidiar sanamente a mi amiga por poder hacer todo lo que tenía ganas de hacer sin miramientos o prohibiciones. Si bien teníamos muchas cosas en común, éstas eran las que nos diferenciaban. Yanina va al frente, no se reprime, hace lo que tiene ganas sin pensarlo demasiado. Y aunque no siempre hace lo correcto, jamás se queda con las ganas.
Yo en cambio ahí estaba, pensando en las cosas que hubiera hecho si sería como ella. Hubiera aceptado la propuesta de Martín. Hubiera hecho más cosas con Orlando. Mi relación con Enzo sería distinta. Y probablemente hubiera tenido momentos más íntimos con Facundo.
Pero yo era ésta, muy La Diosa. La que pensaba demasiado las cosas y muchas veces se inclinaba más por el "deber" que por el "querer".

Y luego empezó el segundo cuatrimestre de cuarto año. Para no perder la costumbre, el primer viernes salimos a cenar.  Fuimos Tomi, Mati, Orlando, Yanina y yo. Y ya que estábamos invitamos a Rosa y a Marina. Pedimos unas pizzas y comimos de lo lindo!
- Chicos, los podemos cambiar de mesa? No les molesta sentarse en los sillones? Van a estar más cómodos. - nos preguntó la mesera de siempre.
- No, dale! Yo aprovecho y me hago una escapada al baño. - comenté y el resto de las chicas se sumaron conmigo.
- Che, a este rubio no lo conocía!! - comentó Marina entusiasmada ya adentro del baño. 
- Es Orlando, yo te conté todo lo que pasó con él... Es el de la moto, el del departamento, el del pedo...etc., etc., etc.!!!
- Ahhhh!!! ¿Éste es? ¡¡Está re bueno!! - comentó excitada. Yo pude entender su emoción entré líneas y preferí prevenir.
- Si, es él. Asíque ya saben chicas: Orlando se mira y no se toca!!! Ok??
- ¡Obvio Diosa! - me respondío Rosa. Marina no dijo nada. - Aparte yo tengo ojos para Tomi nada mas...
- Ahhhhhhh!!! - la cargamos todas.
- Bueno, pero el que avisa no traiciona. - dije para asegurarme que estuvieran avisadas. No temía por Rosa, sabía que ella se moría por Tomi. Pero no me pasaba lo mismo con Marina. 
Volvimos a la mesa y seguimos por el postre mientras sacábamos fotos. Al terminar, decidimos ir a Crow's a bailar un rato.
Si bien a veces me pongo en negadora, pude sentir como Marina coqueteaba con Orlando. Y a él que le cuesta poco, también enganchaba el jueguito de seducción. "Son tus fantasmas Diosa", me repetía por dentro para tranquilizarme. "Además, Orlando es libre de hacer lo que quiera, dejalo en paz". Pero sin embargo, el instinto de defender lo que alguna vez fue mio, me brotaba por los poros. Si quería, que se levante a cualquier minita del boliche, pero de nuevo una amiga mia, no.
Y no tarde demasiado en confirmas mis sospechas. No sólo al día siguiente Marina ya había agregado al facebook a Orlando y había subido todas las fotos que nos habíamos sacado en la cena, comentándolas directamente para "Orli", sino que Yanina me dio la primicia.
- Te lo cuento, para que estes alerta. Pero prometí no decir nada, asique cerrá el culo. - me advirtió.
- Obvio Yani!! Decime ya que pasó!
- Ayer después de dejarte en tu casa, cuando Orlando me llevaba a la mia, me contó que Marina le mandó mensajes por facebook.
- ¿Qué?
- Si. Dice que él se sorprendió, pero que le mandó palos onda invitación para organizar algo los cuatro.
- Y los cuatro serían...
- Rosa, Tomi, Marina y él.
- No te la puedo creer!!! ¡¡¡Que pendeja turra!!!
- Por eso te lo cuento, para que estés prevenida de que esta minita no es de fiar. Pero no le digas nada, porque supuestamente no sabe nadie.
- No te preocupes, no digo nada. Además, quiero probarla, ver hasta dónde es capaz de llegar jugando por atrás. ¡Qué yegua!
Mis presentimientos, nuevamente me daban la razón. Debía estar mas atenta que nunca. Y para eso tenía un grupo de amigos que estaban de mi lado de verdad.
Dos domingos después, mientras estaba en el departamento con Tomi y Emi trabajando en el proyecto del colegio, me enteré de la siguiente noticia.
- Diosa... Tengo algo para contarte.
- ¿Qué pasó? - cuando levanté la vista para mirar a Tomi, me di cuenta que no era una buena noticia.
- Viste que anoche salí? Fui a Crow's. Y vi algo que aunque prometí que lo iba a callar, vos sos mi amiga y no puedo ocultarte algo que sé que es para tu bien.
- Te agradezco, pero dejá el suspenso! Igual presiento por dónde viene la mano. ¿Qué viste?
- Yo me encontré con Rosa. Y estaba Marina también. Aunque nunca la vi llegar, solo la crucé cuando salimos de Crow's y ella estaba en el auto de Orlando. O sea, no los vi haciendo nada, pero si estaba en el auto con él a esa hora, no creo que estuvieran hablando del clima.
- ...yo sabía... - atiné a decir con el poco de voz que me salió. - Gracias por contarme.
- Es que después yo las llevé a las dos a sus casas y Marina me pidió que no te contara nada. Y yo al principio no lo iba a hacer para que no te enojes, pero después pensé que a vos te gustaría saberlo y vos sos más amiga mia que Marina e incluso Orlando, asíque te lo dije. Pero eso sí, no le digas nada a nadie, prometemelo.
- ¿Por?
- Porque si ella es turra yo no quiero serlo, no quiero quedar como un chismoso ni pelearme con Orlando. Por favor, juramelo. ¡Qué no se te escape!
- Está bien, voy a hacer de cuenta que no se nada de nada, no te preocupes. Pero Marina es una turra y Rosa una pelotuda.
- Rosa no tiene nada que ver, ella trataba de hacerla entrar en razón. Le decía todo el tiempo que ella no quería pelearse con vos por culpa de las cagadas que se mandaba ella.
- Puede ser, pero por ahora es cómplice, asique también perdió mi respeto.
Esa noche, ya sola en mi cama, me puse a pensar tranquila en la situación que debía enfrentar. Por un lado, la bronca contenida por no poder gritarle en la cara a Marina que me había traicionado. Tampoco podía contarle a nadie más lo sucedido, porque así se lo había prometido a Tomi y si él había sido bueno conmigo no quería fallarle. Por otro lado, Orlando jamás entendío que hay ciertos códigos que no se deben romper. Habiendo 3 millones de mujeres, él seguía metiéndose con mis amigas.
Pero lo más difícil de todo, era tener que seguir viendolos a los dos como si nada de todo eso hubiera pasado. Sin ni siquiera saber si algo más pasaría entre ellos.
Aunque de algo sí estaba segura...

...la venganza sería terrible.

3 comentarios:

  1. Bueno, gran entrada la de hoy, con muchas cosas para aprender, jaja.
    Y es así, a la mayoría de los tipos les pasa una etapa de mujeriegos, donde salen con la primera mina que les tire una sonrisita y, si encima van al grano y se la dejan más fácil, nunca dirán que no. Otros pensamos mucho las cosas y somos más tranquilos, pero eso no viene al caso...
    Por el otro lado, también hay mujeres muy turras, a las cuales no les importa nada de lo que hacen, mientras ellas la pasen bien de cualquier modo.

    Me pasó una vez que salí con unas amigas, y de una de ellas yo había estado enamorado durante mucho tiempo, y un "amigo" (en realidad está dentro del grupo, por amigos en común, no es que sea directamente mi amigo), no entendió que cuando le dije que ya no me pasaba nada con ella, eso no quería decir que él tratara de conquistarla. Cosa que me puso un poco celoso sí, y más sabiendo que el flaco es un tiro al aire y que perdió a su anterior novia por pelotudo. Pero bueno, encima estaba tratando de levantarse a una brasileña que había conocido durante las vacaciones y le chamullaba ami amiga que estaba aprendiendo portugués no sé con qué excusa boluda. Lo peor es que ella se enojó conmigo cuando él la agregó al Facebook, pensando que yo le había pasado el mail, cosa que por suerte entendió rápido que yo ni loco lo hubiera hecho. No me gusta que ni mis amigos ni amigas estén con personas que no merecen.
    Fue una noche, y el resto de la semana, medio extraña...

    El tema es que a mucha gente no le importan sus amigos, solo piensan en sí mismos.
    Y también nosotros debemos aprender, aunque nos cueste, que no podemos apropiarnos de las personas ni pensar que solo serán nuestras porque las queremos en profundo silencio.

    Tratá de ser feliz por tu cuenta, que ellos hagan lo que quieran. Estoy seguro que te merecés algo mucho mejor y que ya lo vas a encontrar. Aunque parezca que a medida que pase el tiempo es cada vez más difícil, no te desesperes :)

    Diosa, es el comentario más largo que alguna vez hice, jaja.
    Espero que te lo tomes bien, no es para ofender ni nada, son solo opiniones personales de acuerdo a mi forma de ser y a mis propias experiencias.
    Nosotros crecemos día a día con todo lo que vivimos y aprendemos de nuestro alrededor.
    Algún día llegaremos a ser buenas personas(?) jajaja.

    Un beso enorme!!!

    P.D.: te gusta Dolina? Yo todavía quiero ir a verlo en vivo!
    P.D. 2: no sé por qué, pero cuando leo tus post desde Google Reader, Al final de todo, después de la firma final, sale una frase: "Helena era Diosa"... Qué significa? Acaso Tu nombre es Helena???

    ResponderEliminar
  2. A la mierda, codigos ni en pedo no?? Ademas, la piba cero ganas de perder el tiempo!! Jajaja y pensar que yo me sentia culpable por lo que me paso con el flaco que habia conocido mi amiga :P jajajaja es en estos momentos que agradezco haber sido prudente...

    ResponderEliminar
  3. aaaaaaaaaaaa pero que hijos de su mamá. esta gente, no tiene idea de lo que se trata, el respeto por dios.
    bueno Orlando, que se yo. creo que no me sorprende, Mariana una ZoRRA total.
    un beso gigante a ti Aguuuuuuuuu :)

    ResponderEliminar