sábado, 5 de junio de 2010

de Casamientos y Ladrones

- La tía se casa!
- ¿¿Qué?? - dije sin poder entender lo que oía.
Mi mamá, había terminado de hablar por teléfono hacía unos instantes y ahora nos contaba la buena nueva.
- Si, la semana que viene en el registro civil de la calle Uruguay, en el centro.
Mis tíos se conocieron cuando yo tenía aproximadamente 4 años. Ambos separados, ambos sin hijos.
Se encontraron de casualidad en el club dónde él jugaba al tenis, y ella al paddle con mi mamá y otras amigas. Yo a veces iba a verlas, pero no recuerdo mucho esas épocas.
Empezaron a salir, y carta de amor va, carta de amor viene, se pusieron "de novios". Él empezó a venir a mi casa para los cumpleaños, luego los findes, y poco a poco terminó viviendo con ella, en su departamento (que queda a la vueltita de mi casa, y hoy es mi centro de estudios y otras cosas que vendrán mas adelante).
Mi tía nunca pudo quedar embarazada (ese fue uno de los motivos de su separación anterior, y razón por la cual, hizo años de terapia). Y aunque siempre tuvieron la idea de la adopción como una posibilidad, los trabajos demandantes y la burocracia argentina los desalentaron.
Asique por eso, siempre me mimaron y malcriaron mucho mas que a una simple sobrina.
- Tu hija se casa, mamá! - le gritó mi vieja a mi abuela.
- Ayy, y por qué se decidieron ahora?
Después de 16 años juntos, y luego de no ponerse de acuerdo nunca (por épocas mi tío quería casarse y mi tía no, y viceversa), ahora ya tenían turno en el registro civil y no había vuelta atrás.
Hacía unos meses que mi tío andaba mal de salud. Mas allá de los miedos que nos generó a todos, ya que no podían descubrirle que era lo que tenía (luego descubrieron que era celíaco), fue cuando se dieron cuenta, que a las parejas que no están casadas, las obras sociales le dan mil vueltas. Qué si mi tía tenía que pedirse días en el trabajo para cuidarlo, no podía. Qué si algo le pasaba a alguno, los bienes y las herencias eran un total quilombo. Por muchísimos motivos (mas legales que otra cosa, a esta altura de la vida) se dieron cuenta que era necesario pasar por el registro civil a dejar la firma. Iba a ser mas un trámite que otra cosa.
- Tía!! Tenés que ir a comprarte ropa! - le dije por teléfono al otro día.
- Nah, ni loca. Voy con lo que tengo.
- Te mato! Uno no se casa todos los días...no tiene por que ser un día mas...
Asique con mi mamá, la llevamos de los pelos a comprarse un vestido (sobrio, bien de señora), zapatos, cartera y la obligamos a ir a la peluquería. Mi tío safó porque hacía poco se había comprado un traje para una fiesta.
Y llegó el día.
17 de diciembre.
40 grados a la sombra.
La ceremonia fue distendida y romántica. En el momento de dar el sí, todos nos emocionamos, y mi tío temblaba como una hoja.
Arroz.
Alegría.
Almuerzo, fotos, video. Panza llena, corazón contento.
Y yo no podía dejar de pensar, si algún día podría vivir un momento tan feliz en carne propia.



Por otra parte, terminó el ciclo lectivo 2008. Casi justito a la par en el que cortábamos el pan dulce y esperábamos a Papá Noel.
Como cada año, ritual del Bloque, salimos a cenar para festejar que pasamos otro año lleno de logros y éxitos.
Estábamos comiendo una grande de palmitos, cuando nos llega un mensaje de un chico de 5to, que hacía una super fiesta en la casa para festejar que se había recibido. Cómo estábamos cerca, decidimos ir.
- Vayamos a la remisería de enfrente y listo, porque como no sabemos dónde es, capaz con el colectivo nos pasamos - propuso Yanina.
- Adiós, hermosas!! - gritaron desde un auto cuando cruzamos la calle. Era Jorge, el abogado que se había comido Flora.
- Ah, qué hacés? - lo saludé.
- Todo bien. ¿A dónde van?
- A tomar un remis, tenemos una fiesta.
- Suban que las llevo!
A pesar de que Marianela no quería, aceptamos gustosas y nos subimos al auto. Nos dejó en la puerta de la casa del Ingeniero, y luego de pasarnos los celulares, nos hizo prometer que si salíamos le avisábamos que nos pase a buscar.
- ¡Que bueno que vinieron! Pasen. Allá están preparando tragos, pidan lo que quieran. - nos recibió el dueño de casa muy simpático.
De la facu solo había dos compañeros de él, pero para nuestra sorpresa, Joni, un compañero del colegio mio y de Yani, resultó ser parte del grupo.
Empezamos a tomar, y baile va, baile viene Marianela terminó a los besos de uno de los chicos de la facu. Mauro, otro futuro Ingeniero, se hacía el gato de acá para allá, pero no dudó en encerrarme en el baño, apagar las luces y dejarme sin aliento. Y yo me dejé, claro. Era un poco mas alto que yo, pelo oscuro, mirada que metía miedo y unos músculos dignos del personal de Ricardo Fort.
Yanina se sintió descolocada, y como la propuesta del abogado la tentó mucho, usó mi celular para llamarlo y que la rescatara. Obediente, el abogadito apareció en la puerta al medio segundo y ella se trepó al auto sin avisarnos nada. Después le mandamos un mensaje, y resultó que estaban en Crow's tomando algo.
- De acá no se va nadie! A mi me falta la billetera! - saltó a los gritos una de las invitadas.
Entre medio de las discusiones, nos revisaron las carteras y bolsillos a todos. Dieron vuelta la casa, pero las cosas de la muchacha no aparecían.
- Ya revisaste todo Vicky, pero no está! ¿Dónde la dejaste? - le preguntaba Joni.
- En mi cartera!! Y ahora no está. Lo peor de todo, es que acá somos casi todos conocidos, entonces que me hagan esto....no puede ser! - dijo acentuando la palabra "casi" para remarcar que nosotras eramos casi unas intrusas.
- Si lo decís por ellas, - saltó Joni en nuestra defensa. - pongo las manos el fuego. Hacé de cuenta que me acusas a mí!
- Si tenés alguna duda vení a revisarme otra vez, eh. - salté yo.
- No, de ustedes ya lo sé. Pero acá había una chica que se fue hace un rato...
Joni llamó a Yani al celu para preguntarse si sabía algo de la billetera, pero la tal Vicky le sacó el teléfono de la mano y la empezó a apurar. ¡Justo a Yani!. La otra se calentó tanto que se tomó un remis y apareció de nuevo en la fiesta.
- Acá tenés mi cartera, revisá. - le dijo furiosa cuando llegó.
- Igual ya está, no sé para que viniste. Si pudiste haberla dejado por ahí...
Los chicos ya no sabían como calmar los ánimos. El recién recibido nos pedía perdón y nos recontra aseguraba de que él confiaba en nosotras y jamás dudó de nuestra honestidad. Pero antes de que se vayan a las manos, decidimos irnos. Y Joni, como vivía cerca de casa, se ofreció a llevarnos.
- Chicas, no se preocupen. Esa piba yo la conozco y es una trastornada. - nos tranquilizaba cuando volvíamos.
- Si, todo lo que quieras, a mi no me importa! Pero no quiero quedar mal con los chicos, nos invitaron a pasarla bien y al final...
- No se preocupen, de verdad. Ya todos sabemos como son las cosas.
Y aunque el trago amargo aún estaba, pronto iba a desaparecer.
Estábamos a mitad de camino cuando me llegó un mensaje. Decía: "Ya terminaron de festejar? Si andan por la zona avisame que yo me estoy volviendo y no tengo nada de sueño"...


...Si, era otra vez, Facundo.

14 comentarios:

  1. Haaay dios este facundo!
    Me imagino toda la obra de teatro que armó la payasa esa con lo de su billetera!!! seguro que la perdio ella...

    ResponderEliminar
  2. Yo que tu amiga la agarraba de los pelos, re mal la hizo quedar. No puede acusar asi, es una forreada. Como dice Solcito, seguro la perdió por ahí la muy tonta.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja esa mina estaba re loca!. me agotan las personas asi de escandalosas y exageradas.
    El abogadito demasiado caballero!!...jaja
    Y facu ya era hora k volviera! jaja

    Mi compañerito bien...ahi anda...sumando puntos!...me atrapa de a pokito.. ;) jaja

    besho

    ResponderEliminar
  4. ya dije que facundo me cae muy mal?
    ah bueno, lo digo.
    abrazo Agus :)

    ResponderEliminar
  5. qué turrita la mina de la billetera, desubicada mal
    y facundo reloaded...mmm qué pasará esta vez?

    por primera vez aparece el bulo en la historiaa!

    ResponderEliminar
  6. LA MATO, jaja:) viva la gente que hace entradas largas, son mas entretenidas. Mucho mas todavia si son como estas. Besote

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la decisión de tus tíos, es lo mejor sobre todo por los motivos que señalás.
    Seguro a vos también te llegará, pero tendrá que ser con un buen tipo y sin apuro.
    La loca de la billetera? Se supo algo después?
    Nuevamente Facundo en escena!
    Besos Diosa! :)

    ResponderEliminar
  8. le re contra meto su cartera por... los ojos a la tipina esa!!!

    y bueee volví tenía tiempo que no pasaba pero ya estoy al corriente de nuevo, eres adictiva diosita... lo sabías??

    awww y justo vuelvo cuando regresa a la historia Facundo que por cierto adoro con todo mi ser, soy su fan #1 diselo por favor jajaja

    besos diosa !!

    ResponderEliminar
  9. Seeee, a veces el casamiento termina siendo una cuestión de evitar a los burrócratos, pero me alegro por tus tíos!!

    Ahora, la desubicada que las acusó, encontró su billetera?
    Si fuera mujer le habría saltado a la yugular, jaajajaa!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Muerte a la histérica esa que seguro se había dejado la billetera por cualquier lado.

    :) Hola, te extrañaba Diosa, había andado sin tiempo de leerte porque tus posts largos requieren de toda mi atención jaja n_n.

    Qué lindo el casamiento de tus tíos.

    Besote!

    ResponderEliminar
  11. Diosa, tus entradas tienen que ser más largas. Y por sobre todas las cosas, no nos podés cortar ahí.
    Jajaja, muy bueno!
    Que trastornada esta mina, en serio.

    ResponderEliminar
  12. Lo que pasa con Facundo es TÍPICO.
    Te vas olvidando, vas siguiendo sabiendo de su ausencia y está todo bien, y de repente.. aparece. Para hacerte acordar, extrañarlo y etc. Para después volver a desaparecer. La tienen clara.

    Y me pone contenta que de a poco nos vamos aproximandooooo al presente! Jajjajaja

    ResponderEliminar
  13. ¡Otra vez Facundo! ¡Me cacho!

    El Profesor

    ResponderEliminar