viernes, 16 de julio de 2010

Cara de tramposo y ojos de atorrante

Entré al salón como todos los jueves y saludé a los que habían llegado antes que yo.
- Diosa! ¡Cómo te saludó Martín! - me dijo Yanina después de que me sentara en una de las máquinas a su lado.
- mmm, no sé, cómo? - en realidad sí me había dado cuenta, pero no quería asumirlo por miedo a que fuera solo mi imaginación.
- Parece que te va a comer la boca cada vez que te da un beso en la mejilla! - asintió Marianela.
- Nah, pero saluda siempre así! - lo justifiqué - ¿Viste que hay gente que hace mas espamento con el beso que otros?
- Nada que ver! A nosotras no nos saluda así...en cambio a vos...
Pero por mas que quisiera minimizar la situación, las chicas tenían razón. Mi relación con el madurito había cambiado rotundamente. Había pasado de ser "el insoportable que se las sabe todas" a "aquel que está terrible y tiene mucha personalidad".
En las clases de Programación II, la materia que hacía sin las chicas en el turno noche, yo solía sentarme al lado de Marcelo, para hacer los ejercicios juntos y practicar. Martín y Marcelo se llevaban especialmente bien. "Me veo a mi a los 20", decía Martín cuando se refería a él. Y por ese motivo, siempre terminaba sentado con nosotros aunque lejos de estudiar, solo se acercaba a charlar.
Así fue como empezamos a tener confianza y a conocernos mas.
- ...aparte la semana que viene es el parcial, ni idea de donde estudiar!
- Yo tengo algunos parciales de años anteriores que me pasaron unos chicos! - le conté.
- ¿Posta? ¡Qué genia! Eso se llama tener contactos...
- Y si, algunas ventajas tengo que tener por ser mujer!!
- No te preocupes que tenés muchas... - mientras ponía su carita de pícaro y abría sus ojos claros. Quise escapar de la incomodidad y me apuré a decir:
- ¿Te paso los examenes entonces? Los tengo en el pendrive...tomá, abrí que te digo dónde están - dije mientras lo enchufábamos en una de las PC's.
- ¿Tenés fotos acá?
- jaja no!
- ¿Cómo que no? Yo quería ver fotos en malla y esas cosas!!
- jaja no, solo hay cosas de la facu, y algunas del colegio
- ¿De tu laburo?
- Claro
- Che, y cómo va eso? ¿Estás contenta? ¿Te hacen caso los pendejos?
- Si, tranqui...por suerte en ese sentido si, porque son nenes chiquitos. En cambio el año pasado, tuve que hacer suplencias con nenes mas grandes y ahí se complicaba mas la cosa...
- ¿Por? ¿Se zarparon?
- Y, una vez me pasó de que una nena me dijo "Seño, seño, ese nene está diciendo que le gusta tu cola"...y me quedé helada!! No sabía que decir!!
- Noooo, me muero! Los nenes vienen terribles!! Bah, que se yo. Yo cuando iba al colegio también le miraba el culo a las maestras si había alguna que estuviera buena. Es mas, una vez salí con la hija de una, solo porque no podía levantarme a la madre!
- Bueno, vos habrás sido terrible de chico, me imagino!
- Si, pero peor fui de adolescente...
- Igual, para evitar líos me mandé a hacer el camisolín como tienen las maestras, así tapamos todo y listo!
- ¡¡NO!! Jodeme que usas camisolín! - gritó. - Che Horacio! La Diosa usa camisolín en el colegio que da clases...
- ¿Si? - contestó sin apartar la mirada del monitor. - Alta fantasía, no?
- Sabelo! ¿Quién no tuvo la fantasía de la maestra con el guardapolvito?
- Jajaja pará Martín! ¿Qué decís?
- Ay, no te hagas la santa! Debés de tener fotos sexies en camisolín. ¿Acá en el pendrive no hay?
- ¡Te dije que no! Y copiate lo exámenes antes de que me arrepienta! Están en la carpeta que dice "Recolección".
- Uh, que mala onda! Jaja! Nah, no te enojés Diosa, yo te cargo... aunque si tenés fotos, no dudes en traerlas....
Seguimos con la clase, aunque la verdad es que no pude volver concentrarme en el resto de la noche. En el recreo, Martín no dejó de tirotearme con todo lo que tenía a mano, y yo me dejaba, claro.
- La semana que viene es mi cumpleaños, asique quiero un regalo, escuchaste? - me dijo.
- Bueno, qué querés?
- Lo que vos quieras está bien.
- ¿Cuántos cumplís?
- mmmm, ¿cuántos pensás que tengo?
Lo miré detenidamente. ¿Cuántos años podría tener?. Se notaba que no era un pibe como el resto, pero tampoco aparentaba ser muy grande. Su altura y su físico lo hacían jovial y elegante. Sus ojos claros despistaban, al igual que su pelo rubio cortado bien cortito que le quedaba de maravillas. Sus manos grandes, su nariz perfecta, y su voz fuerte aunque no tan gruesa, completaban el marco de un tipo maduro pero muy atractivo. Pero mas allá de cualquier apariencia física, su personalidad me desconcertaba mas aún: cuando Martín jodía con el resto de los chicos, parecía un nene de 15 años.
- Ay, no quiero arriesgar...
- Dale! Por favor! Me muero por saber la edad que me das!! - insistía entusiasmado.
- Ojo con lo que respondés...porque si le dás de mas o le das de menos, sonaste! - acotó Horacio.
- mmm, no sé. Tiro por tirar! ¿29?
- Jajajaja! Bueno, no...cumplo 35.
- ¿Posta? No parece... - y automáticamente me arrepentí de haber dejado ver mi sorpresa en la cara. - ¿Y vos Horacio? ¿Cuantos tenés?
- Yo cumplo 40. ¿Parezco?
- No la verdad que tampoco...
Okey, me gustaba un tipo que me llevaba 14 años pero no los aparentaba, y que encima, se notaba que algo de onda tenía conmigo.
Se acercaban las 11 de la noche, cuando el profesor por fin nos dejó ir. Ese día no estaban ni Orlando ni Tomás, asique no tenía chofer que me alcanzara hasta casa.
- ¿Cómo te vas Diosa? Yo me tomo el tren, venís? - me dijo cuando nos despedíamos entre todos en la puerta. ¿Había que dudarlo? Acepté, y Horacio se ofreció a llevarnos hasta la estación.
- Ojo lo que hacés con estos chicos! Mirá que Martín la tiene grande!! - me gritó Marcelo cuando me subía al auto. Llegamos a la estación y Horacio nos despidió con un "ojo con lo que hacen!". ¿Acaso era tan obvio que todo indicaba que había algo entre ambos?. Por primera vez estábamos solos...
- ¿No sacás boleto? - le dije viendo que se dirigía directamente al andén.
- Naah, ni loco! Viajo todos los días a esta hora y jamás saco.
- ¿Seguro?
- ¡Te digo que sí, Diosa!
- Bueno, cualquier cosa si me paran, digo que fue idea tuya...
- No te van a parar...
- ...digo: "Señor, la culpa la tiene mi papá que no quiso sacar boleto!" - dije con tono burlón mientras lo miraba. Si mi idea era provocarlo, lo había logrado con éxito.
- Ah buee! Lo que me faltaba! Yo no soy tu viejo...
- ...bueno, pero podrías pasar como tal.
- Ni en pedo! Si nos llevamos unos...
-...14 años! - completé.
- Por eso, es imposible!
- No sé, pero si me paran yo pienso decir eso! - insistí graciosa.
Llegó el tren y nos subimos. El viaje no era tan largo porque yo me bajaba en la segunda estación, pero nos sentamos y conversamos igual.
- ... nah, por ahora nada de hijos!
- ¿No querés tener?
- Si, en algún momento. Pero hace poco que me fuí a vivir con mi novia, que se yo. No es el momento.
- Todavía no terminás de sentar cabeza, no?
- Puede ser. Me tira la joda. Pero con mi novia tenemos un acuerdo, por ejemplo. Los viernes yo salgo con mis amigos y ella con sus amigas. Los sábados yo juego a la pelota siempre. Y ella hace sus cosas. O sea, cada uno tiene su espacio para lo suyo. Sino creo que te cansás.
- Si, pero eso depende mas de la personalidad de cada uno. ¿Viste que hay parejas que ni se despegan y hacen todo juntos?
- Yo no podría. Necesito mi libertad. No sé, nunca le controlaría lo que hace o deja de hacer, porque no me gustaría que me lo haga a mi.
- Jaja, claro, te conviene... - contesté haciendo un gesto de complicidad.
- No, no pasa solo por si le voy a meter los cuernos o no. Pasa por conservar un espacio propio. Porque la verdad es que tuve muchas oportunidedades para mandarme cagadas, y a mi me cuesta poco hacerlo jaja, pero si conservamos nuestras amistades y actividades no es para engañarnos.
- Mientras haya confianza no creo que haya problema.
- ¿Sabés que pasa Diosa? En el laburo, por ejemplo, hay una mina que me tirá los perros todos los días. Yo le aclaré que no quiero saber nada, sin embargo insiste. ¿Y sabés que hizo? Me estuvo mandando mails diciendome de todo. Desde "que lindo que estás hoy vestido", a "¿cuándo cogemos?". Y si mi novia por ejemplo, tuviera acceso a mi mail, lee eso y se piensa cualquiera. Y yo tengo flor de quilombo aunque la verdad es que no pasó nada ni va a pasar... Por eso también creo que es importante esa privacidad.
- Porque dió la casualidad que a la mina esa no le dás, no? - insistí. Sentía que me estaba chamuyando a 4 manos, y no quería quedar como que le creía todo.
- No sé, si estuviera solo ya le hubiera dado hace rato. Pero en esta situación, no se si vale la pena. Encima ella es casada! Y es mentira eso que dicen que las oportunidades te aparecen cuando las buscas. Yo no las busco, y aparecen igual.
Pero ya había llegado a mi estación y tenía que bajar. Mientras me paraba, jugué la última carta.
- ...Pero vos las rechazás todas, no?
- Yo no las voy a ir a buscar. A veces aparecen. Y no se Diosa, es difícil. No querés cagar lo lindo que tenés, por mas que te tire la joda, entendés? Tampoco cierro las puertas. A lo que voy, es que no voy por la vida buscando un amante ni mucho menos. Pero si se da que conozco alguien que pego onda y nos llevamos bien, ahí ya no se. Lo importante es tener en claro las reglas del juego, ver como son las cosas en realidad, y si cada uno acepta lo que puede dar y recibir del otro.
- No sé, es complicado. Por eso, para evitar debates morales, es que sigo soltera. Me bajo! Chau. - le dí un beso y desaparecí en el andén. El resto del viaje hasta que llegué a casa, no hice otra cosa que pensar y repensar en sus palabras. No hacía falta ser una genia para darse cuenta que me estaba chamuyando, pero si lo hacía era por algo. Algún interés tenía. De todos modos, no quería apresurarme. ¿Por qué un tipo como Martín, que me lleva casi 15 años y que tiene su vida casi formada, iba a fijarse en mi?
Simple: calentura.
Quiso hacerse el fiel pero me dejó leer entre líneas que él no busca pero sin embargo encuentra. Y yo solo tuve la certeza de que me moría de ganas de dejarme encontrar. Nunca me había gustado alguien que me llevara tantos años, pero Martín, era el madurito mas sexy que jamás hubiera conocido. Tenía ese porte de actor de telenovela, y el chamuyo digno de un veintiañero.
Si quisiera encontrar palabras para describir como Martín me saludó al día siguiente cuando llegó a clase, seguro no serían las apropiadas porque dejaría algo de lado. Pero voy a contarles que casi rozó la comisura de mis labios. Voy a decirles, que el cuerpo me vibró de pies a cabeza. Voy a asegurarles que confirmé mis sospechas cuando él solito me sacó el tema:
- Diosa, alguna vez te gustó alguien mas grande que vos?
- La verdad que no...
- A mi si. Cuando tenía 20 salí con una mina de 38. Bah, y a los 30 salí con una de 19. Qué se yo, no tengo rollo con eso.
- Yo no es que tenga rollo, simplemente es que nunca conocí alguien que me llevara tantos años y me moviera el piso. - "hasta ahora", me faltó aclarar.
- Creo que no es un tema de edad en sí. O sea, no la edad que dice tu documento, sino la que siente cada uno. Conocí pendejas muy maduras, y viejas muy joviales, que se yo.
- Si, como vos que no parecés la edad que tenés. Sigo sorprendida...
- Y vos, que no sos ninguna pendeja boluda de 21.
¿Algo mas para decir?. Esto recién empezaba. Y a pesar de que Martín me gustaba mucho, quizás por miedo, quizás por desconfianza...

...me resistía a pensar que entre nosotros podía llegar a pasar algo.

10 comentarios:

  1. "Lo importante es tener en claro las reglas del juego, ver como son las cosas en realidad, y si cada uno acepta lo que puede dar y recibir del otro."



    Si tenes en claro eso en la cabeza, no hay riesgos de que salgas lastimada, sabelo, yo siempre tengo re encuenta con quien me meto, y por suerte hace mucho que no me llevo disgustos de verdad.

    ResponderEliminar
  2. No me cae nada bien Martín :P
    Es el típico pibe de 30 y pico que se arma esa pose de tipo maduro, pero buena onda y que con eso pretende deslumbrar a minas más chicas. No hay nada peor que un tipo de 30 y pico con chamuyo de uno de 20, jajaja!
    A ver cómo sigue la historia :)

    ResponderEliminar
  3. naaaaaaaaaaaaaaa ... lo que me gusto Martin diosa.
    quiero seguir conociendolo, contanos mas!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. El dicho dice "sarna con gusto no pica", si gusta, avanti!
    Pero siempre reconociendo el lugar donde estás`parada y las limitaciones, para no darse contra una pared.
    Beso
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  5. Eso, de acuerdo con Susanita. Tener en claro las reglas de juego y ver si uno está dispuesto a recibir lo que el otro pueda darle, por el tiempo que pueda.
    Una verdad como un templo.

    El Profesor

    ResponderEliminar
  6. Upa Upa Upaaaaaa!!
    Me encanto la descripcion!!! Lindisimo el viejito! jajaja. Aunque muy grande para mi gusto......se armara lio????
    Yo siempre digo...chikito ni loca, y muy grande tampoco...hasta 5 años mas me banco...despues chocan los planetas!!!! jajaja
    Peeeero bue...vamos a ver comosigue esto!!!

    beso Diosa! Buen findeeee!!

    ResponderEliminar
  7. AL FIN TE PUDE LEER jaja tenía mucha abstinencia. Pero el tiempo que me lleva, realmente lo vale <3
    Con lo que decís hasta a mí me mueve el piso Martín. Podés seguirla, plis? AJAJ

    ResponderEliminar
  8. FELIZ DÍA QUERIDOS AMIGOS BLOGGERS!
    GRACIAS POR HACERME FELIZ! ♥

    ResponderEliminar
  9. Me llamo poderosamente la atención tu blog , y sumergiéndome en las profundidades de tus palabras , me distraje un buen rato , muy interesante en verdad.Te dejo mi blog que esta bastante bueno y me encanta escribir sobre cosas muy reales y experiencias vividas.Te mando un beso,y buen trabajo.

    http://www.corazonesdestrozados.blogspot.com/

    ResponderEliminar