sábado, 10 de julio de 2010

If only...

Entramos a la habitación y por acto reflejo encendí la luz. Cuando me dí cuenta, la apagué.
Facundo sabía como tratarme. Él era la única persona de la que no tenía que cuidarme, sin embargo, era inevitable estar nerviosa.
"Le tengo que decir, le tengo que decir", pensaba todo el tiempo, mientras las ropas caían de un lado de la cama y del otro.
- Creo que se rompió. - me dijo dándome el collar que yo llevaba puesto.
- No importa. - contesté dejándolo a un lado y volviendo a besarlo.
"¿Cómo hago? ¿Y si no le digo nada? Noo, él tiene que saberlo! No va a poder!!"
Facundo logró hacerme sentir cosas que nunca había sentido. En esa cama y en la vida.
En ese momento me di cuenta que la respuesta que necesitaba, hacía rato que la tenía frente a mi.
- Diosa, pensá si de verdad querés que Facundo sea el primero. Te vas a enamorar! - me repetía Yanina cada vez que salía el tema.
Pero mi amiga se equivocaba.
Yo ya estaba enamorada de Facundo hacía rato. Él ya era especial para mi. Y sabía que esa situación no iba a cambiar mis sentimientos.
Por esa razón, estaba tranquila. Estaba convencida de que no iba a arrepentirme. Por primera vez en mi vida, quería que el hombre que tenía besándome, tocándome, sintiéndome, me hiciera suya. Para que él pudiera ser mio.
Sin embargo, la cabeza no dejaba de trabajarme a mil por hora. ¿Cómo podía hacer para decirle lo que no me animaba?
Estaba dura, no sabía que hacer. Abría la boca para hablar, y sin embargo las palabras no me salían. Simplemente el sonido no se pronunciaba.
Pero quizás, las cosas siempre pasan por algo.
No pudimos. Mejor dicho, Facundo no pudo. Y a mi me vino genial.
Por un lado quería de una vez por todas sacarme el peso de encima. Y por el otro, no quería que fuera así. Si había esperado tanto para que todo sea perfecto, tenía que decirle a Facundo que yo era virgen.  Aunque quizás a esta altura, él ya se había dado cuenta...
Sin embargo, ninguno de los dos nos quedamos con las ganas de nada. Pudimos saciarnos y sentirnos como nunca antes lo habíamos hecho.

Cuando salí de la habitación, me encontré con Marianela en el pasillo que venía a buscarme.
Nos miramos y nos sonreímos. No era necesario decir nada.
- Mari, tenés la remera al revés....
Y nos fundimos en una risa nerviosa.
Facundo nos llevó a cada una a su casa, y ya acostada, empecé a mensajearme con Mari. Ella me contó que tampoco pudo hacer demasiado con Carlos, pero que también la había pasado bien. Parecía que esa no debía ser nuestra noche...
- Diosa, entendé que no podés hacer nunca mas eso!! - me gritaba Yanina en la heladería del barrio una tarde de esa semana.
- No pude Yani! Te juro que intenté! Pero no me salían las palabras...era como algo físico, no sé. Soy demasiado cagona.
- No podes estar con alguien que no sabe que es tu primera vez! Reaccioná!!
- Esta bien, te prometo que se lo voy a decir...lo voy a hacer...lo TENGO que hacer.
 Me sentía rara. Si bien estaba feliz, también me quería matar por no haber podido decirle nada. - Ahora, se lo diga en el momento que se lo diga, ya voy a quedar mal por haber intentado estar con él sin haberselo dicho antes. ¿Y si no pudimos hacerlo porque yo hice algo mal? - pregunté miedosa.
- Ay Diosa! Esas cosas les pasa a los hombres siempre! Por nervios, o por lo que sea. El flaco se debe de querer matar, y en cuanto pueda va a buscar ravancha, vas a ver! - me calmaba Yanina. No sabía si ella tenía razón o no, pero siempre sonaba tan segura, que me convencía.
- ¿Y si no quiere? ¿Y si piensa que fue patético y no me quiere ver mas?
- ¡Es un pelotudo si piensa eso!
- Igual...en un momento intentó....
- ¿¿Y??
- Y me dolió mucho Yani, mucho!
- Es así Diosa, pero algún día tiene que ser, no?

- Si, y te juro por lo que mas quiero en este mundo, que tiene que ser con él y con nadie mas! No te das una ida lo mucho que quiero eso! Siento que es él...
- No te enamores Diosa, ya sabés como es Facundo. Es como todos los de ese grupito, ya te dije.
- Te equivocás Yani! Facundo no es como Claudio.
- Es verdad, es mas raro este pibe. No entiendo como te gusta, si es justamente, todo lo contrario a lo que sos vos!
- Quizás por eso Yani, quizás por eso...
- Lo único que te digo, es que estés segura de lo que hacés. Es obvio que después quedás peor que antes!
- No aguanto mas. La próxima vez que lo vea, se lo digo. Listo. Estoy mas decidida que nunca!

Pero claro, no contaba con que esa próxima vez, Facundo me iba a ignorar.
La semana siguiente, fue el cumpleaños de Romina, y luego de juntarnos con ella en un restó de la zona, fuimos con Marianela nuevamente a Crow's porque iba un chico que le gustaba a ella.
Y ahí estaba él, con el grupo de amigos de siempre. Pero ésta vez fue distinto. Esta vez me esquivó la mirada, me ignoró completamente.
- ¿Te das cuenta? Lo de la semana pasada fue un desastre!
- No creo que sea eso Diosa, Facundo es así y ya lo conocemos. Sabes que un día te ama y al otro ni te conoce...
- Pero yo tengo una incertidumbre total! ¿Entendes? Venía decidida a que las cosas sean distintas...me la iba a jugar!
- No se que decirte Diosa.
- Y yo no se pensar...pero sentir, sé perfectamente lo que siento. Me parece que él no entiende: yo no quiero ser la madre de sus hijos, pero tampoco su puta de fin de semana - concluí abatida.

Terminó Marzo, y con Abril, empezó mi tercer año facultativo. En consecuencia a los días que debía ir al colegio, tuve que pasarme dos materias a la noche. Como ya dije, conseguí que las chicas se pasaran conmigo en una, pero a la otra iría sola. Sin embargo, siempre había algún conocido en todos lados.
- Bueno gente, a partir de ahora, sus vidas me pertenecen.... - dijo a título de bienvenida el profesor. Todos nos miramos riendo, hasta que un recursante se sonrío y dijo por lo bajo "No me cabe la menor duda!" y ya no me dieron ganas de reir más. Esa era la materia mas importante desde que empecé la carrera. Era la que me iba a dar el título intermedio, y aunque era justo que costara sabía que tendría que esforzarme de verdad y eso no era muy divertido.
- Diosa! El turno noche es el paraíso! - me dijo Yanina abriendo los ojos.
- ¿Viste? Yo les dije...
- Tenemos que empezar a hacernos del grupo!
El profesor tenía mucha pinta de turco, pero decía que era francés. Nos repartió unas hojas con el proyecto que debíamos preparar a lo largo de todo el año en forma de tesis. Me tocó un estudio contable.
- Pffff, un colegio! ¿Qué es esto? - dijo uno del otro lado de la computadora.
- Disculpame... - lo interrumpí. - ¿Querés cambiarlo? A mi me tocó un estudio contable...
- mmmm, bueno, dale!
Agradecí haber encontrado alguien que se apiadara de mi. El tema del colegio iba perfecto! Sabía mejor que nadie como se manejaba la institución, y el relevamiento me iba a resultar super sencillo.
Además, teníamos que preparar exposiciones grupales de temas teorícos para dar en clase. A lo largo de las semanas, los chicos hablaron largo y tendido sobre temas que a nadie le importaba. Los demás aprovechaban para chatear o boludear por internet. El murmullo de fondo era constante y cada vez mas alto a medida que avanzaba el reloj.
Hasta que nos tocó a nosotras.
Preparamos unas diapositivas color rosa, nos paramos adelante de todo, y empecé a hablar yo primero.
No volaba una mosca.
Todo el curso nos escuchaba atentamente, aunque sabíamos perfectamente que no era mérito del tema interesante que estábamos dando. Yo no podía dejar de sentir la mirada penetrante de Martín (se acuerdan de madurito que no me bancaba?), mientras murmuraba al oído de Horacio sin una cuota de disimulo.
- Bueno chicas, las felicito. - concluyó el profesor. - No solo por el color rosa que le pusieron a esta clase tan masculina, sino por como lograron captar la atención de todos. Hacía años que no los veía a todos escuchar tan atentamente como hoy. La verdad, todo un logro!
Y el resto cerró la clase con un aplauso.
- Buenísimo! Seguro que nos pone una buena nota! - festejó Marianela.
- Y los chicos! ¿Vos viste como nos miraban? - gritó emocionada Yanina.
- A mi no me pone contenta... - sentencié enojada. - No quiero que me aprueben de pajeros que son! Quiero que me escuchen por hacer una lección como la gente, no de babosos! No me gusta...no me gusta!!
Salimos al pasillo en el recreo, y un chico que trabaja en la facu a la noche pero es compañero nuestro a la mañana, vino en seguida a felicitarnos.
- Chicas, excelente la expo!
- ¿Cómo sabés? ¿Escuchaste?
- No, pero todos los que salen del aula no hacen otra cosa que hablar de eso....
Yo me puse mas frenética todavía. ¡Pajeros!. ¿Sería que la sucesión de cosas me hacían poner tan histérica? Primero Facundo, ahora mis compañeros. Pero algo me hizo cambiar de opinión.
- Muy bien Diosa, eh! - me felicitó Martín.
- No me gustó un carajo nada! - me quejé.
- No seas boluda, aprovecha de que estuvimos todos mirando embobados.
- ¿Todos? - pregunté sorprendida.
- Y si...no es para menos... - me guiñó el ojo y se sonrío. Yo me quedé helada. Martín, el tipo que menos soportaba del curso, me estaba tirando los perros! - ¿O no Horacio que estuvieron muy bien?
- Si, aunque podría haber estado mejor, no? - lo miró cómplice.
- Ahh si, tenés razón! - se rió Martín con esa voz que se escucha de acá a Japón.
- ¿Por qué? - pregunté inocente.
- Y...si se ponían a bailar ahí adelante o si en las diapositivas ponían fotitos...ahí te pongo un 10!
- ¿Qué le ponés? - dijo Horacio haciendo uso del doble sentido.
Y la cara de Martín me sacó todas las dudas. Ni rastros quedaban de aquel insoportable del año anterior. Ese día Martín abrió el juego...

..."Mejor ni te digo todo lo que le pongo", concluyó.

12 comentarios:

  1. Hablar de la virginidad cuesta un montón, por eso es entendible que no pudiste sacar el tema con Facundo. La onda superada acá no podía servir nunca.
    Por suerte pudiste cambiar el estudio contable por el colegio que era lo que te gustaba.
    Besos Diosa!
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  2. odio esos comentarios de pendejo superado lo detestoo.

    ResponderEliminar
  3. a bueeeeenoooooo! Diosa, ese pibe se pasa!
    Como te va a ignorar asi!. Las pelotas donde las dejo...en el otro calzon??!!!
    Y si....calentones hay en todos lados...pero bueno..."si no puedes contra ellos"...aprovechalos!!! jajajaja

    besos!!

    ResponderEliminar
  4. Aaaaaaaaaaaaaaah bueeeno, un desubicado Martin.
    Diosa, cuando explicaste todo lo que ibas pensando a minutos de tu casi primera vez se me vinieron TAAANTOS recuendos a la mente!!, creo que a todas nos pasa, una revolucion de pensamientos en ese momento, dsp con el tiempo aprendes a relajarte y disfrutar!

    ResponderEliminar
  5. Lady Baires: Nunca me costó hablar del tema con nadie...pero él era la excepción a todas mis reglas.
    Lo de cambiar el trabajo fue la salvación! Mas ahora, sabiendo cuanto tuve que lidiar con esa bendita tésis!!

    Susanita: Si, pero en este caso, Martín tiene 35 años, asique de pendejo ni una sola cana tiene! Y superado..buen, eso le sobra!!

    Mia: Facundo puede ser el mas tierno como el mas forro con la misma faciliad. Por eso lo amo-odio jaja!
    Y tenés razón...al jovato había que aprovecharlo!!

    Solcito: Siii, ahora me acuerdo de como fue y quizás me siento media tonta. Pero en ese momento, realmente no sabía que hacer! No se como Facundo no me sacó cagando! (recordemos que él no sabía que era la primera experiencia!!)

    ResponderEliminar
  6. Uy, vuelve mi odio hacia Facu!!!!!
    Este chico me hace adorarlo y detestarlo en un minuto!!!!
    Aunque entiendo que la primera vez te pone nerviosa, tensa, no se por qué me imagino que Facu se dio cuenta y de puro cagón te ignoró.
    Viste que los flacos, según el caso, temen ser los primeros por el tema del amor, y a Facu lo "veo" como muy jodidito con respecto a esta cuestión.
    Hay veces que las cosas no se concretan por algo. Y vuelvo a insistir que creo que Facu se apioló de tu virginidad (si no es un BOLUDO en potencia) y se llevó una gran sorpresa (recuerdo cómo se conocieron uds!!!!), y por supuesto, todos saben que una guarda ese tesoro para ese ser especial...!!!!

    Y al madurito... mmmmmm, los conozco, jajajajaa!!!!
    Qué habrá pasado ahí???!!!!

    Te dejo un besote grandote Diosita bella!!!

    ResponderEliminar
  7. Me da odio a los hombres esta entrada, Diosa!

    Me encanta leerte, sos como las noevelas de la tarde con la diferencia de que tu historia es interesante y sí me engancha ;)

    Beso!

    ResponderEliminar
  8. aaa yo pense que era un pendejo tipico de decir esas cosas, bueno peorrr entonces tira cosas de pendejo teniendo sus 35 años, dios mio u.u

    ResponderEliminar
  9. Tengo que leer la entrada anterior y esta. Extraño tener tiempo para todo T_T.
    Mañana te leo. :3

    ResponderEliminar
  10. Pensé que había comentado esta foto :S
    Que lindo el comentario, me sono raro eso de verme grande, como si fueramos amigas que hace mucho no se ven y dijiste eso jejej fue lindo :)
    Besitooo ♥

    ResponderEliminar