viernes, 27 de agosto de 2010

Fantasía o realidad

No sé si era el frío de Julio que corría en la cocina. Quizás la sorpresa que me produjo como se sucedieron los hechos. Pero la verdad era que yo estaba temblando mientras trataba de asimilar los besos de Orlando.
Intenté abstraerme del sonido de la pava silbando al café, pero eso me ponía mas nerviosa. Apoyada contra la mesada, sentía el cuerpo de la persona menos pensada. El sabor de lo inesperado, a veces es demasiado dulce como para asumirlo.
Cuando por fin nos separamos, sin decir nada pero con una sonrisa, giré en busca de la hornalla para apagarla. Agarré la pava y preparé el café.
- Tomá, llevá a la mesa de allá así nos sentamos. - le dije.
Medio tambaleante, volcó un poco de café en la bandeja. Eso me desmostró que aunque parecía estar bien, la graduación alcohólica en él era alta.
- De verdad no te diste cuenta? - me dijo mientras probábamos el café en silencio. Juro que nunca en mi vida prepraré un café tan asqueroso como ese día.
- ¿Qué no me dí cuenta de qué?
- De que me gustabas, y que vine a esto.
¿Era posible que esto me estuviera pasando? ¿O acaso ya me había acostado y no me había dado cuenta que todo era un sueño? Yo estaba demasiado acostumbrada a personas como Facundo que nunca jamás eran tan directos, y de golpe debía enfrentarme a algo que me tomaba por sorpresa.
- No, para nada...
- Diosa, vos sabés que yo tengo novia, no? - me dijo acercándose de nuevo a mi.
- Si, lo sé.
- ¿Y qué pensás?
- Yo no tengo nada para pensar. En todo caso, ese es un problema tuyo, no mio.
Pareció que esas eran exactas las palabras que él quería escuchar. Se estiró encima de la mesa y me volvió a besar. Con una parte de mi cerebro, pensaba en lo raro de la situación: siempre había visto a Orlando como mi héroe favorito, pero el hombre quizás menos alcanzable. Y con la otra parte, agudizaba el oído para asegurarme de que nadie bajara desde las habitaciones, ya que mi abuela suele levantarse muuuy temprano los domingos.
- Diosa - interrumpió de golpe. - ¿Yo te gusto?
Hice una risita y contesté. - ¿Y a vos que te parece?. - para luego, pararme de mi silla y avanzar hacia él. Me senté entre sus piernas y seguimos besándonos.
- Entonces vamos.
- ¿Eh? ¿A dónde? - pregunté inocente, sin entender.
- A otro lado, a desayunar no sé, pero salgamos de acá.
- No, ¿por qué?
- Porque si, no me siento cómodo estando acá. Mirá si viene tu vieja o algo y nos ven así! No da!
Entonces reaccioné.
- Mirá Orlando, si pretendés que nos vayamos para hacer otra cosa, estás muy equivocado...
- Diosa! - me interrumpió - No es lo que pensás, nada que ver. De verdad te digo que no estoy cómodo estando acá. Ponete en mi lugar.
Pero mas allá de que tenía razón, yo también sabía que acceder a salir de mi casa, me exponía a aceptar luego otras cosas que no estaba dispuesta a hacer.
- Entonces, si es como vos decís, quedate tranquilo que no va a bajar nadie todavía.
A pesar de mis palabras, Orlando seguía insistiendo en irnos a "Mac Donalds o cualquier otro lugar para desayunar". La verdad es que no le creí las buenas intenciones y no quería correr riesgos, pero no había nada que lo hiciera cambiar de idea. En seguida entendí su estrategia: me daba besos fogozos para que me enganchara, y cuando me tenía mas arriba que nunca frenaba para insistirme en irnos. De todos modos, él no me conocía: si en algo yo era experta, era en mantener mi temple.
- Dale, por favor Diosi! Un rato! Vamos con el auto y en seguida te traigo!
- No pierdas tiempo insistiendo en algo que no vas a conseguir - le repetía. Tanto fue su insistencia y mi resistencia, que el tiempo pasó y mi abuela se despertó como todos los domingos. Bajó al baño y tuve que presentarlos. Pero en cuanto cerró la puerta, Orlando siguió en búsqueda de cumplir la misión por la que había venido. Tratando de cortar de una vez la situación (mas allá de que no quería terminar sus besos), me paré y lo llevé al lado de la puerta, y de esa manera, salíamos de la visión de mi abuela.
- Dale, decile a tu abuela y vamos
- No Orla, terminala!! Andá a tu casa y otro día vemos!
- Bueno, como quieras. - dijo por fin. Me abrazó y me colgué de sus hombros a modo de despedida. Me levantó por los aires y me dijo: - Ahora te rapto y listo! - Pero perdió el equilibrio y terminamos cayéndonos al suelo. Entre risas, le pedí por última vez que se fuera. Abrí la puerta y lo despedí. El sol de la mañana me recordó que estaba despierta, que lo que acababa de suceder era cierto, y que el que me estaba despidiendo con un beso era Orlando.
Entré y les mandé un mensaje a las chicas contándoles todo. Obviamente a penas se despertaron me contestaron mas sorprendidas que yo, tanto, que Yanina me llamó para que le cuente los detalles.
A la noche, Orlando me habló por msn

Orla dice:
cómo me dejás manejar asi????
LaDiosa dice:
y buee, a dormir no te ibas a quedar!
Orla dice:
me levanté hace unos minutos. Se notaba mucho mi pedo? Me acuerdo que apareció tu abuela, no?
LaDiosa dice:
si a ambas preguntas. Igual ella no se dio cuenta del pedo, claro.
Orla dice:
ahora estoy en el momento en el que se dice "no voy a tomar nunca mas"
LaDiosa dice:
te acordás de las cosas?
Orla dice:
tengo flashes, me acuerdo que me decías que no te importa mi novia
LaDiosa dice:
eso solo te acordás la puta madre?! jaja
Orla dice:
me acuerdo de besosss, mmmmmm nada mas! De qué más me tengo que acordar?
LaDiosa dice:
de que me llamaste como 400 veces! y que lo único que decías era "vamos"
Orla dice:
es que no queria ir a tu casa! Me sentía incómodo, pero bue! Che yo no soy de contar las cosas, sino empiezan a joder, viste. Te aviso, además ahora mas incómodos en la facu
LaDiosa dice:
aparte sos un chico comprometido
Orla dice:
comprometido con la facu
LaDiosa dice:
con cualquier cosa menos la facu te veo comprometido a vos
Orla dice:
mala mina! bue me voy a ver si sigo teniendo novia o no
LaDiosa dice:
cómo sería eso?
Orla dice:
tenía que ir almorzar por el cumple de la tía hoy, y bueee obviamente seguí de largo! Ya venía todo medio mal, asique nose que onda...

Si había algo que necesitaba para confundirme más aún, era esta situación. Orlando viniendo a mi casa cual Romeo borracho a vaya saber uno qué. A su vez, no debía olvidarme que estaba de novio, y que el tema de que "las cosas están cada vez peor" como me había dicho, debía tomarlo con pinzas. Un hombre que hace este tipo de cosas estando de novio, definitivamente no es de fiar. Yo me había estudiado el papel de memoria: a partir de ahora yo seguría como si nada. De la misma manera que una mañana vino a la puerta de mi casa, va a volver el día que quiera hacerlo. Me repetía a mi misma que debía ir con cuidado, que no tenía que confundirme con alguien así.
Sin embargo el papel se esfumó en el preciso instante en el que yo estaba sentada en clase escuchando al profesor y la puerta se abrió. Lo vi entrar y me di cuenta en seguida...

...ya era demasiado tarde para no caer.

9 comentarios:

  1. Sí, Diosa, con cuidado, con cuidado...

    El Profesor

    ResponderEliminar
  2. Mmmm digamos... por mi experiencia personal... solamente daba que pase algo mas si estabas segura que no te ibas a enganchar e ibas a aceptar el papel de amigarche... porque creo que el flaco no daba para mas que eso!! O al menos eso es lo que el estaba buscando (desde mi optica de lectora, claro esta)

    Un beso Diosa!!

    ResponderEliminar
  3. Haaay diosita en que quilombo te metiste!!
    no se si lo que el queria era solo un garche de fin de semana como dice Vero arriba, creo que ni él sabe lo que quiere.
    Va no se, es mi punto de vista!
    pero el tema aca sos vos...te hiciste la desinterezada (la moderna) y te moriiiiiiiss de amor por dentro jajajajajaja
    no me digas que no! conozco las de tu calaña (tanto que yo soy una de ellas jajajajaja)

    un beso Diosi

    ResponderEliminar
  4. Es horrible eso, porqe sabes qe esta la otraa y por mas que corten, el flaco no se le va a ir de la cabeza ¬¬¬¬¬¬¬¬ ojo, capaz si, hay de todo. Igual me cae mal Orlando quien se cree que es ¬¬ segui con Facu (?

    ResponderEliminar
  5. Nuuu Diosaaa no me podes dejar asi!!! que mala por dios!!!
    Es verdad, si hacen esas cosas estando de novios no habria que confiar....pero que lindos y dulces que son!! jajaja.

    Diosa, seguime la historia rapidito pleaseeeeeee!!

    Besotesss y buen findeeee

    ResponderEliminar
  6. Diosa, entendiendo las limitaciones del caso, con novia o con novia por terminar, si una no se engancha más de la cuenta, todo es posible.
    Pero es importante tener las cosas en claro para no sufrir consecuencias.

    Besos

    Lady Baires

    ResponderEliminar
  7. Diosi, muy bien, con cuidado!!!
    En pareja, o en crisis, o recién separados, es complicado!!!!

    A ver cómo sigue!!!

    Besotes amiga y que tengas una linda semana!!!

    ResponderEliminar
  8. No me gusta eso que hace orlando con su mina....
    Sigo prefiriendo a facu.......



    Besos y Éxitos Diosa!

    ResponderEliminar
  9. El clàsico "amigo con derecho a roce"

    ResponderEliminar