lunes, 20 de septiembre de 2010

de Besos y Decepciones

Martín me desnudó con la boca, me hizo saber que los 14 años que me llevaba no eran en vano. Me hizo sentir deseo de que eso no terminara ahí, de que todo se me fuera de las manos en ese instante y no pueda controlar lo que mi cabeza me decía.
- Ah bueno pendeja me mataste! - interrumpió. - ¡Qué lindo que besas!
Lo miré y sin responder volví a besarlo. Lo hice a propósito, quería generarle adicción.
- Te juro que no se si voy a poder aguantarme de que sea solo esto. - me dijo, y por primera vez sentí temor. Yo me estaba haciendo la superada que podía manejar la situación, y la realidad era que si me dejaba apurar un poco, en seguida iba a irme al mazo. Por eso no debía dejarlo reaccionar.
- Entonces no Martín! - le dije interrumpiendo sus besos.
- ¿Por?
- Porque no. Vivimos dos vidas completamente diferentes. Aunque nos llevemos genial, vos tenés tu novia y yo quiero disfrutar de mi libertad. Vos tenes 15 años mas que yo y buscás ciertas cosas que son distintas a las que busco yo con mis 20 años. Entendés lo que te digo? Por eso tampoco quería llegar a esto, no me gusta quedar como una histérica.
- No te preocupes Diosa, no lo sos. Fui yo el que insistí. No vamos a hacer nada que vos no quieras. - Y sonríendome después de la frase mas trillada que pudo haber dicho, volvió a traerme hacia él para besarme. No pude resistirme y me dejé llevar de nuevo. Pero al rato un ruido nos interrumpió. Por suerte era una falsa alarma. - No podés matarme tanto con esos besos. - volvió a decirme. - De verdad me cuesta resistirme.
Fue entonces cuando reaccioné.
- Entonces terminemos acá.
Me alejé y empecé a caminar despacio hacia la facultad. Martín me siguió unos pasos detrás.
- Diosa, no hace falta que contemos nada de todo esto, no? - ¡Otra vez lo mismo! ¿Qué le pasaba a los hombres que no se hacen cargo de lo que hacen? Primero Orlando, ahora Martín...
- No te preocupes. De la misma manera que nadie sabe lo de Orla, tampoco van a saber esto. - hice una pausa y luego me reí. - ¡Jaja! Yo también me meto con cada uno! Todos ennoviados...
- Jaja, no dramaticemos. Hay que hacer lo que sale.
- Si, seguro....
Llegamos al quiosco y Martín entró a comprar la bendita plasticola. Preferimos volver por separado asique mientras fui hasta la facultad a juntarme con el resto.
- ¿Dónde estabas? - me preguntó Marianela apenas me vió. - Te estábamos esperando!!
- En el quiosco. - dije seca mientras abría los ojos grandes, señal de que dejara de interrogarme. Los demás no acotaron nada, pero yo estaba tan perseguida que sentía sus miradas acusadoras sobre mi nuca.
Al rato nos fuimos cada uno a su casa. En el camino les conté como pude a las chicas lo que había pasado y no podían creerlo.
- Sos una hija de puta, Diosa! Con todas las letras! - gritaba Yanina emocionada. - ¡¡Y vos decías que Martín era un amor imposible!!
- Estoy tan asombrada como vos Yani!
- Vos si que tenés suerte! - comentaba Mari.
- Igual, te digo - acotó Yanina. - Ojo! Porque este tipo no tiene 5 años. Hoy se conformó con un beso, pero no creo que la próxima pase lo mismo...
- Yani, dudo demasiado que haya "próxima".
- No seas ingenua! Si hay una, hay dos.
- Ojalá! Aunque ya saben, yo no podría estar con él. No es un tipo que fuera a bancarse ser el primero...
- Y no sé. Ultimamente nos llevamos cada sorpresa...no?
De todas maneras, no quería hacerme problema pensando en el futuro. Yo estaba feliz sabiendo que en menos de 10 días, había conseguido a los dos hombres que me parecían mas improbables en toda esta historia. Y aunque no volviera a pasar nada nunca más, ¿quién iba a quitarme lo bailado? Ese sabor de la victoria, de haber conseguido la figurita difícil del álbum.
Pero mi alegría poco iba a durar. Al día siguiente decretaron el cierre de la facultad a causa de todo el problema que causó a Gripe A. Si recuerdan en el invierno del año pasado, aconsejaban que te quedes empollando en tu casa hasta quedar gordo como un chancho y ya no distinguir quién estaba infectado y quién no. Entonces, para no ser menos, cerraron la facu y terminamos las cursadas a distancia. Mi desgracia sería, no volver a ver a Martín hasta el próximo cuatrimestre. No poder saber que impresión había tenido después del mítico beso.
Solo pude cruzarlo, cuando yo salía de un final y él entraba en otro. Me hizo un gesto preguntándome como me había ido y si ya me iba. Le respondí que bien, y que aprovechaba que Marcelo me llevaba a mi casa en auto. Me tiró un beso y una sonrisa que me hizo derretir.
- ¿Qué onda ahí? - me preguntó Marce en el viaje.
- ¿Ahí dónde?
- Dale tonta! Con Tincho!
- Nada! - pero mi sonrisa me delató.
- Jajaja, no te puedo creer!!
Pero de todas maneras negué todo lo que me preguntó y el dejó de insistir. Prometí no decir nada, y eso haría...aunque me moría de ganas de gritarlo. ¿Cuánto me duraría la buena conducta?
Mi vida siguió normal, encerrada en casa a causa de que todo estaba cerrado y la gente se perseguía por las calles cubriéndose con barbijos y cosas por el estilo. Crow's cerró un fin de semana para acatar las normas municipales, pero al siguiente volvió a abrir. De todas maneras, me quedé en casa porque tenía leves sintómas de resfrío y buen...yo también estaba paranoica. Quién si salió fue Marianela con unas amigas. Al otro día nos mensajeamos.
Mensaje de LaDiosa:
"¿Y? ¿Cómo estuvo Crow's? ¿Me extrañaron?"
Mensaje de Marianela:
"Mucho! Estaba lleno de gente! Muy bueno todo, muchos conocidos también"
Mensaje de LaDiosa:
"¿Algo interesante para contar? ¿O lo de siempre?"
Mensaje de Marianela:
"Normal. Ah, si. Estaba Gabriel, el amigo de Germán. ¡¡Adiviná que!!"
Si, confieso que intuí la respuesta, pero preferí leerlo con mis propios ojos.
Mensaje de LaDiosa:
"No sé...contame!"
Mensaje de Marianela:
"Estuvimos!! ¡¡Qué lindo que es!!"
En ese momento tuve ganas de meterme por el celular y estrolarla. ¡Mi mejor amiga había estado con el chico que sabía que me gustaba!.
Mensaje de LaDiosa:
"Si, hace mas de 5 años que sé que es lindo, Mari"
Mensaje de Marianela:
"Ay, no te va a molestar, no? Tampoco es que estuve con Facu..."
Mensaje de LaDiosa:
"No te preocupes que si pasaba eso ni te estaría contestando"
Ok, no estaba enamorada de Gabriel ni mucho menos. Pero hacía años que estaba esperando que se de esta oportunidad que se me daba ahora. Y por mas que el beso es de a dos y ella no lo violó contra una pared, para mi era lo mismo. Lo sentí como una traición.
Obviamente dejé pasarlo, mi amistad con Marianela pesaba mucho mas que cualquier flaco...

...sin embargo, esa sería la primer decepción de muchas otras.

11 comentarios:

  1. Ay, no, no me digas que tus amigas resultaron ser lobos con piel de cordero. Me ponen triste estas cosas :(

    Besote Diosa

    ResponderEliminar
  2. Que feo que una amiga te decepcione, igual yo en ese sentido creo que es mejor vivir y dejar vivir... si se le dio se le dio...

    ResponderEliminar
  3. blda la parte que perdes la virginidad cuando viene??? =( JAJA, bueno nada, vos tambien diosa te comias a todos, hay que dejar un poco a las demas, igual tambien me joderia JAJAJ pero bueno viendolo de lejos, que se yo, hay que compartir (?)

    ResponderEliminar
  4. Marianela, una guacha ´sabiendo que él te gustaba.
    Pero Diosa, cuántas buenas "travesuras".
    beso
    lady baires

    ResponderEliminar
  5. " me desnudó con la boca..."
    ¡A la flauta!

    El Profesor

    ResponderEliminar
  6. naaaaa, no te puedo creer que Mari te decepciono .. quiero saber mas!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Uy :S y bueno, no todas las amistades duran, de a poco uno va conociendo más y más de una persona hasta que se lleva ciertas sorpresas.

    ResponderEliminar
  8. Uy :S y bueno, no todas las amistades duran para siempre. Uno de a poco va conociendo más y más de alguien que creía conocer hasta que se lleva este tipo de sorpresas.

    ResponderEliminar
  9. No quiero meter fichas, pero vos sabés el código de amistad que teníamos con mis amigas y te aseguro que si Kari o Pato me hubieran hecho algo así, las mato.
    No me pelearía jamás por un tipo, pero no me bancaría que mi amiga se comiera la comida que ansío.
    Aunque vos te hayas dado los gustos (Orla y Martín, por ejemplo), cuando una amiga señala a la otra que le gusta alguien, en ese mismo momento, el flaco queda prohibido!!!

    Te dejo besotes y espero que las decepciones no hayan venido de parte de las chicas!!

    ResponderEliminar
  10. Listo, leí las dos que me faltaban
    ASDKJASKLDJASKDJASKJ hasta a mí me cabe Martín con lo que contás, Diosa! jajaajaj! más más!

    ResponderEliminar
  11. NNNNNNo, eso no se hace, cuestión de códigos! Tendría que estar escrito en algún lado, en códigos entre amigas, que una no puede no debe ni debe querer tocar ni besar ni violar ni garchar a un ex, un ex amor imposible, un chongo o lo que sea , de su amiga. Nononoono. Me enojé.
    Te sigo el blog, diosa.

    ResponderEliminar