lunes, 13 de septiembre de 2010

Las cosas como son

- ¡¿Qué hago?!
Esa fue la pregunta que me hice durante todo el día pero que nunca tuvo respuesta.
- Quizás se olvide...pero si no lo hace, ¿qué le digo?
- No sé! Mirá lo que preguntás - me decía Marianela. - Dejame estudiar que estamos en el horno con Campo, y eso es mas importante.
Me hundí en el asiento del colectivo y guardé los apuntes en la cartera. Definitivamente era imposible repasar algo con mi grado de nerviosismo.
- No te preocupes, Diosa. Con lo del parcial no va a haber chance de que te diga nada... - me tranquilizó Yanina.
- Eso! Por eso, decime: ¿Qué es una métrica de calidad? - me miró fijo Mari. Obviamente no sabía la respuesta. No le contesté y agarré los apuntes de nuevo. El resto del viaje me mantuve callada.
Llegamos y nos sentamos entre medio de los chicos para intercambiar posibles preguntas y respuestas. Mi corazón se paralizó cuando vi llegar a Martín, pero para mi tranquilidad, se sentó como el resto y empezó a repasar.
- Chicos, nos mudamos a un aula del segundo piso así estamos más cómodos para el parcial. - anunció el profesor. Me paré y agarré mis cosas mientras me quejaba de que no sabía nada. Estaba por entrar al salón cuando Martín me miró fijo.
- A la salida tenemos que hablar. Ni te pienses de que me olvidé lo de ayer... - sentenció abriendo sus ojos celestes y entró con el resto. ¿Cómo iba a arreglarme para hacer un parcial después de semejate situación?
Nos acomodamos y el profesor repartió las hojas: 30 preguntas y un ejercicio práctico. Y yo ya había perdido toda mi capacidad de concentración.
Después de una hora de parcial, algunos chicos empezaron a entregar el examen, sin contar a todos aquellos que ni siquiera se habían sentado a hacerlo. Martín salió del aula luego de un rato y se quedó hablando en el pasillo con los demás. Por la ventana yo veía como gesticulaba y de reojo me controloba a mi.
Luego de contestar la última pregunta, miré hacia afuera y Martín me hizo un gesto que no entendí pero a mi me dio miedo y volví a mirar mi hoja. Entonces hice lo que nunca: revisé todo el examen. Y cuando terminé, volví a remarcar las respuestas. Busqué cualquier excusa para quedarme ahí sentada haciendo tiempo, hasta que el profesor pidió que entregáramos las hojas. Me paré y salí del aula. En seguida me acerqué apurada a las chicas y les pedí si me acompañaban al baño.
- ¿¡Qué hago?! - casi grité cerrando la puerta.
- ¿Otra vez con lo mismo? - se fastidió Marianela.
- Si, y ahora no tenés excusa de que tenés que estudiar nena! ¿Me pueden ayudar?
- Es que no sé que decirte Diosa. ¿Le vas a decir que te gusta?
- No sé!!!! Ay, juro que no sé que hacer!!! Tengo miedo!!! Lo miro y me encanta, me mueve hasta el último pelo del cuerpo!!! Pero al mismo tiempo sé que es alguien super imposible para mi....
Marianela abrió los ojos y se acercó a la puerta. La abrió un poco y se asomó. En seguida volvió a mirarme y la cerró.
- ¿¿Qué pasó?? - pregunté nerviosa.
- Martín! Estaba en el baño de al lado, recién salió. ¿Habrá escuchado?
Yo estaba peor que antes. Salimos al pasillo y nos juntamos con el resto. Martín hablaba con Tomás del examen y yo me acerqué a Emiliano para parecer natural.
- Diosa! - me dijo de repente. - ¿Me acompañás al quiosco?
Lo miré y dudé. Eramos 15 y me estaba diciendo especialmente a mi si lo acompañaba. Igual acepté, bien suicida.
- Tengo que comprar una plasticola y sino después me olvido. Aparte nosotros tenemos que hablar... - dijo mientras bajabamos las escaleras.
- Veo que no te olvidaste...
- Obvio que no, me quedó la duda desde ayer!
- Igual no voy a decirte nada...
- Otra vez con eso? Dale, habíamos quedado en que hoy si. - llegamos a la puerta del quiosco, pero jamás entramos y la plasticola jamás se compró. Nos quedamos ahí paraditos hablando.
- Bueno, yo había quedado en que la que te gusta está entre Mari, Yani, la mina de los lunes, la que no conozco y yo, no?
- Si, y yo había quedado que estaba entre Marce, Lucas, Tony, Horacio y yo. Empezá vos, asi no arrugás.
- mmmmm, a ver....esa que no conozco no es, no?
- No, no es. No es mi tipo. Ahora me toca a mi. Y con esta estoy seguro que gano. Pero no me vengas con que no me querés decir la verdad eh!
Apreté los dientes y le dije que iba a decirle la verdad. Me estaba embarcando en un viaje que no estaba segura de querer hacer.
- Estoy segurísimo que es Marce.
Ahí mismo empecé a reirme, un poco de nervios, otro poco de alivio.
- Jajaja, nada que ver! Marce es mi amigo
- ¿No? Pero es re fachero, tiene onda. No sé, como están siempre juntos pensé que era él.
- Si, estamos juntos porque nos llevamos bien, y es verdad que es lindo, no te voy a mentir, pero siempre lo vi como mi amigo, nada mas...
- Entonces me cagaste, ahora no sé quién es.
- Ahh, no sé! Ahora me toca a mi. A ver...Yo me la juego! ¿Está entre nosotras tres, no?
- Jaja, mirá como despachaste a la otra! Si, acertaste. Me estás cagando Diosa! - reimos. - Dejame pensar. Si no es Marce, tiene que ser Luquitas. Porque Tony no es tu perfil, no?
- mmmmm no! Tampoco es Lucas y mucho menos Tony!
- Boluda me mataste! No me digas que es Horacio! No, no puede ser...Yo estaba re seguro que era Marce y me re cagaste pero mal!
- No sé, ahora me toca a mi. Está entre nosotras tres dijiste...mmmm...no tengo idea, pero me la juego. ¿Yanina?
- No. Una copada la flaca, pero ni ahí.
- Ooops, ¿entonces es Marianela? - dije con cara de asombro, aunque en realidad temía la respuesta.
- No, tampoco.
- Pero es que no queda nadie mas...
Silencio incómodo. En realidad ambos ya sabíamos la respuesta.
- ¿Yo? - me atreví a decir casi por un impulso.
- Si bolas! ¿No te habías dado cuenta? - me sonrojé. - Yo no tengo problema de decírtelo. Me gustas vos. Pero igual esperá, porque ahora quiero saber yo. ¿Horacio? No creo que sea él, pero es el único que me queda.
- No, todo bien con el gordo, pero no me gusta.
- No queda nadie Diosa. Quedó yo también, pero ni en pedo soy...
- Si. - lo interrumpí. Cuando oí mis palabras me detuve, pero ya era tarde. - Sos vos.
- Naaah, en serio? No te puedo creer!
- Dale, ahora no me vengas a decir que no te habías dado cuenta. ¿Por qué iba a darte tanta vuelta sino?
- Mirá vos que loco! - decía mientras se rascaba la cabeza como pensando. En ese momento, entró al quiosco Orlando. Nos miró pero no pronunció palabra y desapareció detrás de la puerta. Era el condimento que necesitaba para ponerme mas nerviosa. Acababa de decirle a Martín que me gustaba y él a mi. ¿Y ahora de que me disfrazaba?
- Te voy a ser sincero. - me dijo.- Me pareces una mina genial, divertida, muy linda...me gustás. Pero vos sabés que yo tengo mi vida.
- Martín, - lo interrumpí mirándolo fijo. - No hace falta que me lo aclares. Yo te dije antes de que empezara toda la adivinanza de que ese "alguien" era algo más platónico que otra cosa. Yo sé perfectamente como es la situación y no es que pretenda nada, simplemente te conté algo que me pasaba...
- Está perfecto Diosa, por eso yo también te lo dije, porque es algo que me pasa y no me gusta guardarmelo, mas si nos llevamos bien y lo podemos hablar.
- Estoy de acuerdo con eso.
- Quiero que sepas que si yo no estuviera de novio, nosotros ahora no estaríamos hablando...yo ya te hubiera encarado hace rato y la parte de la charla la pasabamos por alto!
- Jajaja! Tonto! - comenté volviéndome a poner colorada. - En serio, quiero que sepas que tengo mas que claro eso.
- Ya lo sé....pero ahora decime, si yo no tuviera novia, ¿qué te gustaría que surja de todo esto?
- No sé Martín. - dudé.- Tu novia está, es difícil imaginar que no. Además de eso, tenemos otras barreras.
- Bueno, pero suponiendo, quiero que me lo digas.
- ¿Para qué? Si igual no se puede...
- Ok, y con esta realidad que tenemos...¿qué te gustaría?
Mi cabeza me decía en rojo, gigante y con luces intermitentes que esto era peligroso. Lo que hubiera dado por tener el control remoto de Adam Sandler y poner pausa para pensar las respuestas!!
- No entiendo Martín, ¿a qué te referís?
- Claro, que te gustaría. Capaz me decís "nada flaco, no te pienses cualqueira", capaz te gustaría un beso, capaz algo más...eso.
- No sé si serviría ese "algo mas"....creo que es al pedo enroscarnos, no te parece?
- Totalmente Diosa, pero quería saber que pensabas vos. La verdad es que yo con mi novia estoy muy bien y no me gustaría cagarla. No se lo merece.
- Creo que es lo mejor.
- Si, obvio.
De nuevo una pausa. Yo miraba los autos pasar mientras sentía su mirada encima mio.
- Diosa. - dijo por fin. - La verdad es que ahora que sé esto no me puedo quedar así.
- ¿Qué querés decir con eso?
- Qué me dan ganas de darte un beso, eso.
- Jajaja ¿¿acá??
- No, bueno, vamos acá a la vuelta. ¿Te parece?
Lo miré y no pude responder. Solamente asentí con la cabeza. Miramos en sentido a la facultad y nadie salía. Empezo a caminar y doblamos en la esquina. Seguimos caminando en silencio hasta llegar a la otra punta de la cuadra, dónde estaba oscuro y vacío. Nos frenamos y nos pusimos frente a frente.
- ¡Qué loco todo esto!
- Muy. Ay, por dios que no pase nadie! - dije mirando para todos lados. Pasaban muchos autos, y como el estacionamiento de la facultad daba a esa calle, era probable que algún compañero nos viera al salir.
- No pasa nada. - me dijo. Cuando me volví a mirarlo Martín se me acercó agarrándome la cara con las manos. Y ahí nomás me besó...

...Martín me dió el mejor beso que recibí en mi vida.

19 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa :)
    quiero decir mi querida agustina, que no me gusto que recalque tantas veces que estaba bien con su novia, que su novia, esto, que su novia el otro.
    al fin y al cabo se moría por besarte!!!!
    qué seguirá después?

    para, y facu, desapareció?

    ResponderEliminar
  2. Obviamente que no estaba bueno que la nombre cada dos minutos, más si le importaba taaan poco "su novia" jaja!
    Y Facu estaba en "stand by" pero nunca desapareció!

    ResponderEliminar
  3. Un beso que queda en el recuerdo, bien merecido está!

    Hay que aprovechar Diosa, nunca se sabe cuándo puede aparecer otro excelente besador.

    Besos!

    Lady Baires

    ResponderEliminar
  4. Jjajaj te juro que cuando empezo a preguntar que pasaria sino estaba la novia, imagine ese final..

    ResponderEliminar
  5. Oiga, GranDiosa:
    Si se llegan a poner de acuerdo todos...
    (Mejor no lo digo, ni lo pienso).
    Deje de tentar tanto a la suerte... Bah, si le parece. Es sólo una sugerencia.
    Bueno, la besó, le comió la boca, se la rompió, ¿y?

    El Profesor

    ResponderEliminar
  6. Verónica: No sé porque me putéas querida!! JAJA!

    Lady: Los buenos besadores están en déficit...

    Guadita: ¿Tan predecible era? Yo estaba embobada!!

    Profe: Sí, entendí...si se me junta el ganado, no? No se me adelante que ya va a ver que es lo que pasa ;)

    ResponderEliminar
  7. menos mal que no la queria cagar a la novia, que pendejo jajaja, igual bien por vos Diosa :P

    ResponderEliminar
  8. Ok....
    evidentemente en esta zona del país no existen mujeres como vos, o yo las espanto...

    Numerito y ponerse en la cola tienen que hacer tus chongos...


    Aplaudo eso... De cuarte lo del muchacho...

    Besos y Éxitos Diosa!

    ResponderEliminar
  9. Oh, Diosa, extrañaba esta historia!
    Anduve desaparecida porque soy muy tonta y rompí mi computadora U.U
    Y mirá todo lo que encuentro cuando vuelvo!

    ResponderEliminar
  10. Esos besos INOLVIDABLES!
    que lindoooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Diosa sigo esta historia como una novela jajajajaja

    ResponderEliminar
  11. JanusM: No creas que todo lo que brilla es oro jaja! Ya vas a ver porqué te lo digo...igual gracias!

    Paula: Buu, necesitás un ingeniero...y tengo muchos para presentarte!!

    Solcito: No puedo olvidar tus besos mojados ♪ jaja alto tema!!

    ResponderEliminar
  12. ay diosa y los casados! jajajajajaa
    que lindos esos besos que te ponen la piel de gallina mmmmmmmmm

    ResponderEliminar
  13. Apa ;) mira vos MArtincito, jajaja.
    Que lio Diosaaa, muchos chicos jajaja

    ResponderEliminar
  14. graciiiiiias diosa por hacerme dar cuenta jajaj te juro re colgadaaaa pero maaal... el del posteo del blog de mi entrada es un flaco con el q estuve 7 meses, hace muchoo, si miras la fecha de la firma es viejaa, un besiitoo

    ResponderEliminar
  15. Solcito: Que suerte que es sábado! Hoy lo bailo! jaja

    Sofía: Concubinos no es igual que casados!! jajaja! De gallina nunca porque soy bostera! ;)

    Ailu: Martinsote!! ¿?

    Susanita: Ayyy cabecita de novia! Para eso estamos las amigas bolggers ;) Nos cubrimos las espaldas!!

    ResponderEliminar
  16. Nena, qué quilombo!!! Ojalá que nadie te haya visto!!!

    No me banco a los que hablan de la novia, que resaltan sus virtudes o no quieren cagarla y luego te quieren partir la boca, o lo que sea!

    A ver cómo sigue esto!!

    ResponderEliminar