martes, 28 de diciembre de 2010

La otra noche te esperé bajo la lluvia dos horas, mil horas, como un perro

Después del cumple de Orlando, nuestra relación se normalizó y volvimos a ser buenos compañeros, dejando implícita una tregüa para disfrazar nuestras diferencias y roces. A pesar de que pensaramos distinto, también era obvio que había un "algo" que nos unía.
Marianela parecía muy enamorada de mi ex compañero. Salían seguido y los mensajes cariñosos aumentaban día a día. De a poco notábamos con Yanina, que lo inevitable no tardaría en llegar.
Facundo aparecía y desaparecía como de costumbre. Cada tanto un mensaje o una charla por msn lo mantenía vigente en mis pensamientos y sentimientos.
Por otro lado, Enzo seguía echándome en cara que ya no era "la virgen" que solía aparentar. Con una mezcla de bronca con presión sexual, se encargaba de recordarme que cuando yo quisiera, ibámos a concretar lo que nos pasaba. Lo que él no entendía era que yo esperaba que él buscara la situación. No iba a llamarlo por teléfono para vernos después del lío con Yanina.
Un día, a la salida de un examen de la facu, Orlando nos invitó a su casa a comer unas pizzas. Fuimos Tomi, Emi, él y yo. Yanina venía mas tarde. Entre pizzas y juegos de play, quisieron ir a comprar algo para tomar. Entonces nos dejaron a Emi y a mi jugando, y fueron con el auto de Tomi hasta un quiosco. En ese momento llegaron los padres y no solo se encontraron con dos extraños en su living, sino que su hijo no estaba. Un papelón. A penas volvieron le pedí a los chicos si nos íbamos para Crow's.
Allí apareció Yanina y ¡Oh casualidad! también apareció Sergio. Bailamos, tomamos, y a la hora de volvernos compartimos un remis entre los cuatro. Primero bajó Yani en su casa y luego Sergio en la suya. Cuando llegamos en la mia, veo que Orlando le paga al chofer.
- ¿Qué hacés?
- Me bajo con vos.
- ¿A qué? Si pensás que vamos a hacer algo estás totalmente equivocado. La del otro día no se hace mas. Olvidate.
- No importa, bajo igual y charlamos.
Nos sentamos en el living y serví algo para tomar. Nos pusimos a hablar de cualquier cosa y por primera vez parecía que eramos dos personas decentes que podían hacer otra cosa aparte de darse.
Antes de irse, terminamos enredados en una silla, pero yo me sentía incómoda en mi casa, asique le pedí que se fuera y así lo hizo. ¿Estaría haciendo las cosas bien esta vez?
A mediados de Octubre, empecé a preparar mi cumpleaños número 21. Averigué en varios lugares, hasta que llegué a un arreglo con un RRPP del bar de la comisaría. Pagué anticipadamente una picada y bastante alcohol para invitar a mis amigos. Unos días antes avisé a todos por mail y recibí algunas confirmaciones y otras declinaciones como suele pasar.
Hasta que el día por fin llegó. Tomi y Emi fueron los primeros en llegar. Después Yanina, Lucas, Darío y Romina. Marianela vino mas tarde porque habían internado a su abuela. Le dije que le avisara a su enamorado, pero no vino. Luego llegaron Mecha con Fede, Inés con su novio, Julián y la rubia de la facu.
Uno de los meseros nos dió un aerosol de carnaval carioca y la joda empezó. Mi pelo terminó hecho un desastre pero nos divertimos como nunca.
Mas tarde, cuando el bajón comenzó a pintar, me dí cuenta que Facundo no había venido ni me había mandado un mensaje. La alegría poco a poco se desvanecía... Pero el celular sonó: "Dónde están?", preguntaba Orlando. Y al rato estaba entrando por la puerta con su cabellera rubia, sus dos metros de altura, su espalda enorme y su sonrisa colgate.
- ¡Feliz cumple, Diosa! - me dijo.
- Gracias. Me parece a mi o estuviste tomando?
- Si, vengo de otro cumple que era canilla libre, asique imaginate. Menos mal que no vine en auto.
- Entonces no te ofrezco nada de tomar.
- No, gracias. ¿Tenés consumiciones?
- Si, me quedan algunas.
- Si las vas a tirar avisame que tomo eh!. ¿Y la llave? ¿La tenés?
- ...para que?
- Para irnos. ¿No querés irte conmigo hoy tampoco?
No contesté, me di media vuelta y me puse a hablar con Tomi. De todas maneras, ya tenía una desición tomada. La culpa no fue de todo el alcohol que tomé, tampoco de que tenía que "festejar" mi cumple, ni de que Facundo no había aparecido, y mucho menos de que Yanina me gritó varias veces que no sea boluda y aprovechara. No. La razón por la que iba a aceptar su propuesta era mas una necesidad que otra cosa. Una necesidad que salía netamente de mis entrañas y se mezclaba con las ganas, la pasión, la revancha y hasta un poco de ego.
Al rato Orlando volvió y me sacó a bailar. Entre vuelta y vuelta retomó la conversación.
- ¿Vamos?
- Está lloviendo y no estás con el auto.
- Pedimos un remis. ¿Tenés la llave del departamento?
- Si.
- Ok, vamos, dale.
Salimos del bar a la calle, y nos paramos abajo de un techito de la casa del al lado. Orlando me abrazó y me besó.
- ¿Llamás vos al remis? Andá pidiéndolo que ahora vengo.
Agarré el celular casi putéandome por lo que estaba haciendo. Marqué el numéro. Orlando cruzó la calle y se paró adelante de un árbol. Se agarró la cabeza, se sentó en una parecita, se volvió a parar y siguió caminando hacia la otra esquina. Cuando ya no lograba verlo, corté el teléfono y esperé a que volviera. No entendía nada.
Pasó un rato sin que Orlando volviera, entonces decidí llamarlo.
- ¿Dónde estás?
- Acá - me respondió.
- ¿Acá dónde, nene? ¿Me estás cargando?
- Vení a buscarme.
- Ni en pedo! Vení vos!
- No puedo...
- ¿Por? ¿Aparte quién carajo te mandó a irte? ¿Vos sos idiota Orlando?
- No sé, no entiendo. Vení a buscarme, dale.
Y corté. No sabía si volver a llamarlo para seguir putéandolo y putearme a mi por idiota. En ese momento mis amigos salían del bar.
- ¿Qué hacés acá Diosa? - me preguntó Tomi. - ¿Vos no te ibas con Orla?
Con voz entrecortada le conté lo que había pasado.
- No entiendo, te dijo "ahora vengo" y se fue???
- Si!!! Yo me quiero ir a mi casa ahora mismo. Ojalá que se inunde en la calle por hijo de puta!
- Esperá, no te calentés. Lo voy a llamar. - Tomi marcó el numéro y esperó que le atendiera. - ¿Orla? ¿Dónde estás? - Silencio. Tomi cortó.
- ¿Y? ¿Dónde está? - preguntó Emi.
- No sé, me dijo que está en el jardín de una casa. Y que en la esquina hay un semáforo que de rojo pasó a verde!!
Todos estallaron de risa en una carcajada. Era evidente que el pedo de Orlando era tal, que decía y hacía cualquier cosa. Tomi fue con Emi en su auto a buscarlo, y yo me tomé un remis con las chicas y me fui para casa. Mas tarde Emi me llamó y me contó que lo encontraron perdido por la calle y lo llevaron a su casa. Y como no tenía las llaves, tuvo que saltar la medianera.
Por quinta vez en la noche, me preguntaba que era lo que pretendía de Orlando, si era evidente que no podía esperar demasiado de alguien como él.
Y yo sabía la respuesta mejor que nadie...

...pretendía tapar los agujeros que alguien mas estaba dejando en mi corazón.

10 comentarios:

  1. Gracias a todos por la buena onda que me dieron en el post aniversario!! Me llenan el alma con cada palabra...
    Felices fiestas, y el 31 a la noche bridemos todos por un 2011 lleno de felicidad, amor, salud y unión. Y por muchas entradas más llenas de lindos sentimientos en este nuevo año que comienza!! Un beso enorme!! ♥

    ResponderEliminar
  2. blda que pacienciaaa que teness jajaja osea con facundo y orlando, ya hubiera mandado todo al carajo, y me hubiera curtido a otros. y que ellos aparescan cuando les pinte, pero que esas apariciones no lastimen sentimentalmente, que pacienciaaa

    ResponderEliminar
  3. nose como te los aguantas agustí,
    quiero seguir leyendo, quiero saber qué onda!!!!!!!!!!!

    - felicidades muchas para Vos.
    un abrazo fuerte :)

    ResponderEliminar
  4. Tu conclusión es bastante acertada... ahora, dejame decirte, que lo de Orla no era era solo alcohol!!! Algo más consumió seguro!!!

    ResponderEliminar
  5. La ultima frase es muyyyy tiernaaa!!
    y a orlando lo hubiese mandado a la mierda yo tambien!

    ResponderEliminar
  6. Yo lo dejaba ahogarse en la lluvia Diosa!
    Un hombre borracho y tarado tiene menos sex-appeal que Bob esponja!

    Felicidades Diosa!, que termines bien el año y empieces el 2011 mucho mejor!!

    besotes

    ResponderEliminar
  7. Odio leer la historia colgada, no me perdono haberme perdido tantas entradas :(
    Creo que ya lo dije más de una vez.. Orlando no me cabe ni un toque. Aparte odio a los rubios.

    Ew, diosi: feliz año :) Voy a tratar de dibujar y sacarles foto.. no sé. Pero va a ser un mes muy choto si subo así jajaaj.

    Besote grande, seguimos en contacto :)

    ResponderEliminar
  8. No, no y no!!!
    Se que cuando nos pasan cosas fuertes con alguien, hacemos grandes cagadas (por ej. aguantar a Orlando).

    Pero debo reconocer que coincido con algunas de las chicas al decir que tenés paciencia.
    Pero también me doy cuenta que tenías apenas 21 añitos!!!

    Diosita, hay borrachos que hacen COSAS muy divertidas (ya verás por qué lo digo, pero en la próxima semana, jajajajajaa), pero hay otros que mejor darles un voleo en el orrrr....!!!

    Amiga, feliz 2011 y sigamos compartiendo estas cosas lindas que hacen soñar, anhelar, recordar, amar, etc!!!

    Todo lo mejor para vos!!!
    Te quiero mucho!!

    "Cierra los ojos, piensa en todo lo que te hizo sonreír en el año que termina y olvídate de lo demás... Ojalá esas sonrisas se te multipliquen por 2011. Feliz Año!!!"

    ResponderEliminar
  9. Diosa:
    Cuando den las doce, reciba nuestro deseo para que el Año Nuevo la colme de bonanza, que le sea propicio. Que pueda hacer realidad sus sueños más preciados.
    ¡FELIZ AÑO NUEVO!

    Loli & El Profe

    ResponderEliminar
  10. Suele pasar Diosa, que una se consuela con alguien peor que quien nos lastima. Si fuera mejor, no nos estariamos consolando con el.

    Muy feli año!!!

    ResponderEliminar