martes, 8 de febrero de 2011

Claroscuro

Entramos al departamento, prendí la luz y me fijé que todo estuviera en orden. Caminé por todas las habitaciones y revisé todos los rincones aparentando una preocupación normal ante la situación. La realidad es que estaba nerviosa y no sabía que hacer.
En el remis, Enzo ni siquiera me había ofrecido una caricia. Estaba distante y frío. Me sentía como si estuviera yendo a tener sexo con  un desconocido. "Estamos en un remis, Diosa", pensé, "Cuando lleguemos las cosas van a cambiar". Mis nervios de estar usando el lugar de forma ilegal, completaban un estado de intranquilidad terrible.
Cuando ya no tuve mas rincón para revisar, me paré en el medio del comedor y suspiré. Enzo se acomodó el pelo y se acercó riéndose.
- ¿De que te reís? - le pregunté.
- De vos!
- Ah que idiota que sos!! - respondí enojada, pegándole en un brazo.
- Te estoy cargando, tonta. - avisó agarrándome el brazo y haciendo que me acerque a él. - Vení para acá.
Enzo empezó a besarme despacio, y aunque traté de mejorarlo, no había con que darle. Yanina tenía razón, besaba muy mal.
Se sentó en un sillón e hizo que me sentara yo arriba suyo. De a poco, comenzó a sacarme el saco que llevaba puesto. Era como si todos nuestros movimientos y acciones, fueran sacados del mas perfecto manual de entrada en climax. Pero eran eso, sacados de manual. Al menos yo no pude sentirlos nunca, y a pesar de tratar de relajarme con cada caricia, con cada beso, no lograba subir mi temperatura.
Pasamos a la habitación, donde de a poco terminamos de despejarnos del resto de las ropas. Fue quizás, una de las veces que mas vergüenza sentí de estar desnuda.
- Dale, bajá. - me dijo agarrándome de la cabeza.
- ¿Qué? - contesté horrorizada, sentandome bruscamente en la cama.
- Dale Diosa, los dos sabemos perfectamente que te encanta hacer eso, ahora te vas a hacer la "ayy, noo"?
- ¿Me estás cargando, Enzo? - pregunté indignada. No era necesario que me lo dijera, no era necesaria esa acotación. Tanto él como yo sabíamos que eso iba a suceder, pero el hecho de que me lo pidiera de esa manera tan básica, me hizo perder todas las ganas de hacerle nada.
- En serio boba, dale!!
- Olvidate, no voy a hacerte nada de manera obligada.
- No te estoy obligando, te lo pedí nada mas. ¿Qué tiene de malo? Dale, si lo hablamos mil veces esto! No nos vamos a espantar ahora!
Me quedé quieta pensando que quizás tenía razón. No tenía nada malo y después de todo era lo normal. De a poquito bajé y en ese momento confirmé que los dichos de Yanina eran todos reales. Enzo venía muy bien, demasiado. Y eso me daba miedo.
Pero al ratito dejé inconcluso lo que estaba haciendo y le expliqué que de verdad no tenía ganas. Enzo dejó de insistir y se puso arriba mio.
No voy a contar detalles, simplemente voy a decir que mis miedos con respecto al tamaño se disolvieron en 3 minutos. Podría haberme pintado las uñas mientras Enzo hacía lo que quería. No sentí nada, era como si mirara una película. Terrible desilusión me llevé con respecto a un momento tan especial.
Cuando salimos del departamento, me preguntó como debía ir hasta la estación de tren. Le expliqué y como era cerca decidió irse caminando. Llegué a la esquina de mi casa y nos despedimos, sin pena y sin gloria.
Enzo había sido una completa y triste desilución. Tenía muchas ganas de que con él las cosas fueran diferentes, y la relación que teníamos así lo demostraba. Sin embargo mi presentimiento no había fallado nuevamente, las cosas no eran como parecían.
¿Era acaso posible, que de todos los hombres que había conocido hasta ahora, el único que haya estado a la altura de las circunstancias era Facundo? Cada día estaba mas convencida que sería casi imposible poder olvidarme de él. O al menos eso pasaría hasta que no encuentre alguien que me haga sentir todas las cosas hermosas que solo él había logrado. Desde su distancia, desde su no-amor, Facundo me había dado mas que alguien que me conocía mejor que nadie.
Al día siguiente decidí contarle todo lo ocurrido a Yanina. No quería arruinar una amistad por alguien que además, no valía la pena. Si bien ella me había dado el visto bueno, era lo que me correspondía hacer.
Pero a veces el destino nos tiene preparadas cosas que no tenemos en nuestros planes.
Cuando le mandé un mensaje a Yanina diciéndole que quería hablar con ella, me respondió que en ese momento no podía. Acababan de internar de urgencia al padre y no era el mejor momento.
Decidí entonces esperar a que todo estuviera en orden, para poder hablar con tranquilidad.
Sin embargo no sería tan fácil...

...al papá de Yanina le diagnosticaron tres meses de vida a causa de un cáncer terminal.

8 comentarios:

  1. Uh, qué mala noticia!
    Pobre Yani.
    Supongo que no le habrás dicho nada, no en ese momento...

    Y Enzo estuvo muy mal. Por lo menos pasó sin penas ni gloria.
    O le diste alguna otra oportunidad?

    Hay momentos muy difíciles...

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. a bueeeee!!!
    Antes que nada, que bajon, pobre Yani.
    Pero lo de Enzo fue too much!. No podes pedir asi las cosas. Una guazada total!!!
    Hombres, por dios, sutilieza!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Uf! ¡Qué tipo! (No se hace así, ¡coño!)

    El Profesor

    ResponderEliminar
  4. NOOOOOOOOOO ENZOOOOOOOOOOOOOO NOOOO :( cada vez me la bajas mas con enzo blda, jajajaja osea aguante ese pelo, esa carita ese todo (??) chapa mal, garcha mal, que onda? :( bua :( igual me encantaria probarlo, mandalo para capital JAJAJA (?






    blda que bajon que te digan cuanto tiempo te queda :S re macabro :S

    ResponderEliminar
  5. Diosa, te entiendo perfectamente, en la vida de toda mujer siempre hay un Enzo que, bueno... te dice "dale baja" y te desilusiona en tres minutos. En parte yo creo que quizas la culpa no sea tanta del muchacho en cuestion, sino de nosotras mismas, que por alguna razon nos estamos obligando a hacer algo que en realidad no queremos, por mas que querramos querer. Lo mejor es relajarse, aceptarse a una misma con esos errores y esos momentos de debilidad (porque despues de todo, todas los hemos tenido), y seguir buscando a ese hombre que solo con su mirada nos haga abrir los dedos de los pies :)

    Con respecto a Facundo... tambien te entiendo perfectamente! Dicen que el amor mas intenso y mas duradero, es el amor no correspondido. Cada dia estoy mas convencida que asi es...

    Atte, Media Veronica :)

    ResponderEliminar
  6. te andaba extrañando Diosi :)
    naaaaaaaaaaa Enzo se fue al pasto sin aviso, se fué al carajo, esta bien, había confianza pero de ahi a perder la sutileza hay un paso y Enzo no tuvo drama en darlo, dejate de joder.
    por otro lado, es como que, siempre esta Facu, lo vas a comparar siempre con todos y en cuanto a todo, y a eso yo lo llamo amor. no hay con que darle.
    y con lo de Yani, me parte el alma, ojalá sea lo más tranquilo posible, dentro de todo el dolor que sabemos, va a sentir.
    un beso Agu :)

    ResponderEliminar
  7. Enzo, un desastre. Uno menos!
    Una cuando actúa con comparaciones que es lo lógico, siempre alguno pierde.
    Terrible el tema del padre de Yanina.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Cómo es eso de "Dale, bajá"!!! Se la muerdo si alguien me apura así!!!

    Pobre Yani!!!

    Bueno, continúo!

    ResponderEliminar