martes, 11 de octubre de 2011

Cuentas claras

El día que Rosa se ofendió conmigo, me di cuenta que era igual a la hermana y por algo llevaban el mismo apellido y la misma sangre.
- Todo bien, pero salieron y no me avisaron.... - me dijo después que se enteró de nuestra comida en la pizzería y posterior ida al bar.
- Es que Rosa, surgió en la facu, en clase. Y justo Flavia me mandó un mensaje que quería salir y no tenía con quién, entonces le dije que se venga...eran las 12 de la noche, re tarde como para avisarte...
Pero yo sabía que los celos de Rosa venían por otro lado, y no porque se había perdido la salida.
- Lo que me da más bronca es que me traten de boluda...
¿Perdón? ¿No era al revés la cosa? No te conviene querida...!!!
- ¿Por?
- Flavia me dijo que estuvo toda la noche con Tomi. Que ni me nombraron, ni se acordó de mi. Y me dijo que él no es para mi!!
Tenía ganas de revolear el teléfono, pero suspiré y le dije que no se preocupara, que entre Flavia y Tomás no había pasado nada.
- Pero Diosa! Algo hay ahí, eso me dijo Flavia, entendés? Me cagaron!! Tomás no me respeta y Flavia es una forra!!!
- Pero Rosa, te digo que no pasó nada. ¿No me crees? Yo estuve todo el tiempo con ellos!!!
Y aunque me costó convencerla, corté la comunicación dejándole como consejo que ni se le ocurriera hacerle ese planteo a mi amigo, si pretendía que entre ellos siguiera pasando algo.
Sin embargo no me escuchó. Al rato recibo una llamada de Tomi.
- ¿Diosa? Rosa está re loca!! Me llamó recién por teléfono!!
- ¿¿Qué??
- Si...me empezó a putear, a decirme que la había cagado, que había estado con Flavia...no se que más cantidad de pelotudeces!!
- Ah pero es una tarada!!! ¡Se lo dije que no lo hiciera! ¿No me escucha cuando hablo? ¿Qué le dijiste vos?
- Le dije que primeramente, no somos nada y que yo soy libre de hacer lo que se me cante el orto sin darle explicaciones a ella. Y segundo, que con Flavia nunca había pasado nada, simplemente compartimos la salida, nada más.
- Estuviste bien, realmente a estas pibas yo no las entiendo...
En los días consecutivos, Rosa se encargó de pedirles disculpas a todos por lo hecho, aunque ya quedó tildada como la conventillera pesada en el grupo de amigos de la facu. Flavia jamás le perdonó que desconfiara así de ella, aunque igual aceptó la tregua. Incluso, esa fue una de las razones por las que, días mas tarde, no quiso venir a mi cumpleaños.

- ¿Qué onda tu cumple Diosa? - me preguntó Mecha sacando la agenda para armar la listita.
Desde chica que mis cumpleaños son todo un acontecimiento. Los espero durante todo el resto del año, y ni se me pasa por la cabeza que pase desapercibido. Siempre trato de tirar la casa por la ventana y que sea un festejo a la altura de las circunstancias. Y el 2010 no iba a ser la excepción.
- Estuve averiguando varios lugares, y Marcelo, mi compañero de la facu, me pasó un dato. Su concuñado puso un bar con karaoke y pool del otro lado de la estación, asíque le pasé lo que pensaba gastar y él me va a armar una listita de cosas que me ofrece.
- Ah genial! ¿Y esto cuando sería? 
- El viernes, porque el sábado es el cumpleaños de Marina, y no tengo interés de compartir festejos con esa.
- ¿Las vas a invitar?
- Si, obvio. A ver si se le cae la cara a alguna de las dos o viene con caretas. 
- Bueno, hagamos la listita entonces...
Y aunque siempre hay algunos que fallan, la convocatoria fue amplia. Llegó el viernes y fui al bar con Emi y Tomi que vinieron a mi casa después de la facu. Mientras comíamos la primer pizza llegó el resto: Yanina, Renata, Yiyo, Marina, Rosa, Marianela y el novio, la rubia, Mecha, Fede y el hermano, Inés y el novio, Laura, Orlando con Sergio y otro amigo, Lucas y algunos chicos más de la facultad.
Casi que me adueñé del karaoke. Canté una canción y después me sumé a los cánticos de mis amigos. Los chicos me regalaron una planchita para el pelo súper moderna. También recibí una cartera y una billetera del resto. Mi cámara explotaba de fotos y videos. Y juro que hice rendir esos frizzé que había comprado. Mezclé todos los colores y las burbujas hicieron efecto.
Estaba hablando con Renata y Yanina cuando de golpe pegué un grito.
- Ah no! La mato!!
- ¿Qué pasó? - preguntaron mis amigas.
- Marina, mirala. Chamuyándose abiertamente al pelotudo de Orlando.
- Bue, no sabés quién chamuya a quién. A mi ese ken barato no me gusta, tampoco me da confianza. - me dijo Renata.
- Como sea, no tiene porque seguirle la corriente. - acotó Yanina.
- Obvio! Es mi cumpleaños, que excusa va a poner la atorranta? Ahora vengo... - dije y dando una vuelta casual, me decidí a pasar por al lado de ellos sin hacerle caso a lo que me decían las chicas. Sin embargo al llegar, Orlando estaba comprando algo en la barra y ella vino a mi encuentro diciendo que se iban porque era tarde. Y aunque era temprano, la saludé y le dije que se vaya a descansar para mañana estar fresquita en su cumpleaños.
- ¿Cómo la estas pasando? - me preguntó el rubio con cara de nada.
- Genial! ¿Vos?
- Bien...estaba pensando que si querés cuando nos vamos podés venir a mi casa. No hay nadie todavía, sigue con albañiles después del incendio, asíque no hay drama.
- ¿Qué te pasa Orli? ¿Me estas invitando a mi porque Marina te dijo que no?
Su cara de golpe se transformó. Estoy segura que no se esperaba esa respuesta.
- Jaja ¿Qué decís Diosa?
- Dale, me vas a decir que recién estaban hablando del clima?
- Pero, ¿qué sabés si yo me quería ir con ella?
- Orlando, creo que ya te lo dije. No me trates como una tarada, porque la cara la tengo, pero no soy ninguna boluda. Yo sé todo, solo que a veces no digo nada para evitar quilombos.
- No te voy a negar que nunca pasó nada entre nosotros, pero tampoco es lo que te imaginas Diosa. Te juro que no le dije nada recién.
Por dentro festejé. Orlando me acababa de dar la chance de poder asumir que sabía lo que pasó entre ellos sin hundir a Tomi.
- Mirá, te doy un consejo. Tené cuidado. Esta mina no es lo que parece, y yo te conozco y se que hay cosas que no te van. Y esta mina es justamente el estereotipo de lo que vos no te bancarías.
- ¿Y vos como sabés lo que yo no me banco?
- Porque me lo decís todo el tiempo. 
- Yo solamente te digo que no me banco que cuentes lo que pasa entre nosotros. Nada más. A mi me gusta estar con vos, ya te lo dije. Sino no te estaría proponiendo nada ahora. Pero me saca que al otro día lo sepan todos.
- ¿Todos? Solicitada en el diario no saqué eh! Si alguien se entera es sencillamente porque son testigos de la situación, o porque son mis amigos, me preguntan y les digo. Te repito: yo no tengo nada que ocultar.
- Yo tampoco. Diosa, escuchame: yo a vos te quiero un montón...
- Sisi, ahora mentime...total yo vuelvo a caer! - lo interrumpí irónica.
- En serio te digo. No seas testaruda. Sos re buena mina, y como amiga yo te quiero. ¿Por qué no podemos intentar llevarnos bien?
- ¿Y que sería llevarnos bien?
- Hacer una tregua. Ser amigos, y cuando nos queremos dar, nos damos. Punto. Sin pelearnos todo el tiempo y sin que se entere media facultad.
- Entonces yo quiero una cláusula en esa tregua. Si vos querés que yo cierre la boca, vos prometeme que no vas a estar con ninguna amiga mía nunca mas y listo.
- Jajaja! No te puedo prometer eso.
- Entonces no hay tregua! La puta madre...tenés toda zona sur para levantarte...¿tenés que fijarte necesariamente en mis amigas?
- ¿Y que problema tenés que me meta con ellas? Ellas también se meten conmigo aparte. 
- Si, pero eso dejame que lo arregle yo con ellas. Vos colaborá con tu parte.
- Pero no entiendo...¿te ponés celosa? Diosa, te hago una pregunta: ¿vos estás enamorada de mi?
"Ah bue, nos fuimos al pasto!", pensé.
- ¡No! Ni cerca... No te niego que me gustas, pero de ahí a enamorada hay una larga distancia.
- Y bueno, entonces puedo hacer lo que quiera!
- No!! Me molesta de sobremanera que te metas con mis amigas!!! Orlando la puta madre!!! - empecé a gritar ya cansada de discutir siempre lo mismo.
- Bueno, no volvamos a pelear como siempre. Hoy es tu cumple y quiero festejar con vos. - me dijo agarrándome de la cintura. - ¿Me dejás? - y ahí nomás me dió un beso. Si, por primera vez me besó en un lugar donde había amigos nuestros. Aunque creo que nadie llegó a verlo.
Y ante semejante gesto viniendo de él, no pude resistirme.
Ya a la mañana, salimos del bar y los pocos que habíamos aguantado hasta esa hora, nos distribuimos en los autos de Tomi y Orlando. Fue ahí cuando acepté su propuesta y me di cuenta que no éramos los únicos que íbamos a pasarla bien a su casa. La rubia había agarrado viaje con Sergio.
Llegamos. Yo estaba nerviosa. La rubia relajadísima. Orlando y Sergio felices. 
- Pasen. - dijo Orlando abriendo la puerta de la habitación de sus padres. Había una cama enorme en el centro de la habitación, y una tele que bajaba del techo. Imponente.
De golpe me detuve en la puerta.
- Dale, entrá. - me dijo.
- No. ¿No van a estar ellos acá?
- Si, pero que tiene? Nosotros también.
- ¿Qué?
- Si, la cama es grande, no pasa nada.
- Orlando... me estás diciendo que estemos los cuatro en la misma cama??
- Si, dale... ¿no te animás? - me respondió mostrando esa sonrisa colgate que manipula a la perfección...

...y de golpe, me encontré en un debate a todo o nada.

7 comentarios:

  1. A la mierda carajo!!!! ajasjdjasjda
    yyy qe pasoooooo? Te animaste?? Como es qe se llama eso.. tiene un nombrecito especial no??
    Hay qe momento! Pero hay qe estar en pedo para hacerlo jajajajaj (yo ni en pedo.. cuak!)
    Besooooo

    ResponderEliminar
  2. aaaaaaaaaaaaaaa na na na, ya Orlando esta hecho un pelotudo.
    ya me moleste el 'Hoy es tu cumple y quiero festejar con vos' hoy tengo ganas de *** con Vos, mañana veo.
    ¿quien te crees que sos querido?
    y después que, le pinta la fiesta multitudinal sin consultar, estamos todos locos?
    bueno Agu, sí. ya Orlando me cae como el culo.
    pero de paso, cañaso, y hago una preguntita:
    a Facundo, no lo invitaste? ¿no lo vise más? JAJAJA, qué paso con Facundo?
    quiero saberrrrrrrrrrrrrr :)
    un beso y un abrazo enorme ´para ti.

    ResponderEliminar
  3. Epa! Jajaja, qué tan en pedo estabas en ese momento? Habrás aceptado?
    Parece que te gusta festejar con todo tus cumpleaños! Y este año cómo se viene?
    Yo hace mucho que no lo festejo, también cae en una fecha complicada, pero no soy de los que les gusta organizar el gran evento ni nada por el estilo.
    Un beso Diosi!

    ResponderEliminar
  4. "y después que, le pinta la fiesta multitudinal sin consultar, estamos todos locos?"

    JAJAJA aplaudo a la piba de acá arriba, reprodujo exactamente todo lo que pensé yo.

    Este Orlando tiene el tacto de un papel de lija. ¿Y vos? ¿De qué tenías ganas?

    Besote Diosa!

    ResponderEliminar
  5. KATTRINA DE CHANES DIOSAAAAA!

    Orlando es, lisa y llanamente, un pelotudo. Lo dije, y lo sostengo!

    ResponderEliminar
  6. Ah... no vale terminar asi el post y no contar mas nada! Señorita diosa hagase cargo de sus seguidores! Quiero saber como sigue!

    ResponderEliminar