sábado, 6 de febrero de 2010

Decime que anoche nunca existió...

Dari y Yani volvieron a salir. Ésta vez, fue mas desastroza que la primer cita.
- Hasta acá llegó mi amor - dije apenada. Mi instinto no falló, pero los complicados eran ellos.
- Y el mío también, Diosa, no te preocupes.
- Ay está bien Dari - saltó mi mamá desde la cocina - vos ya hiciste lo que tenías que hacer.
- Mamá! ¿Qué opinás?
- Tiene razón, dejala! Tu vieja es grosa, entiende al toque. - la defendió Darío. - Yanina está en estrella, y la verdad es que tampoco me gusta taaaanto cómo para andar rogando.
- Está bien, me da bronca que sean tan bobos, pero te entiendo. - desistí.
Mas tarde hablé con Yani y me dijo su versión.
- Ya fué Diosa, en serio. Es como que le falta algo. No es para mi.
- No, evidentemente no lo era.
En cuanto al aspecto amoroso, jamás pude a entender a Yanina, y esa no fue la excepción.

Empezó Marzo pero yo seguía de vacaciones. A diferencia de otras facultades, nosotros empezamos las clases en Abril.
El primero, fue el cumple de Darío. Cómo caía de viernes, nos invitó a Mari y a mi a un bowling, y así después de las 12 ya era el día. Le compramos una remera y un boxer con pescaditos re gracioso (la familia tiene pescadería y el siempre trabajó con ellos cuando no tenía el ciber). Yani puso para el regalo, pero no quiso venir.
Mas tarde, nos dejó en Crow's y se fué a la casa porque estaba cansado. De mas está decir, que me encontré con Facundo. Nos quedamos conversando en la barra y Mari guiñándome un ojo, se fue al baño para dejarnos sólos. Pero Facundo no avanzaba.
- ¿Qué estás tomando? - le decía al oído. Por la música fuerta, claro.
- Probá!
- No, decime, dale!
- Vos probá! - y me dió el vaso. Tomé como si fuera agua y casi me ahogo.
- ¿¿Qué es?? ¡Qué asco!
- Naah, ¿cómo asco?. Es gin con limón.
- Nunca había probado. Es muy fuerte!
- Hasta que te acostumbrás - Y tenía razón, hoy lo paso como al agua (bue, tanto! jaja).
- A lo mejor porque no comí mucho. Comí rápido porque me pasaba a buscar Dari, y bue.
- Yo comí por quinta vez en la semana empanadas! Hechas, obvio.
- ¿Por? ¿Nadie quiere cocinar?
- Claro. Mi vieja cocina muy mal, mi viejo se queja pero no hace nada al respecto, y a mi siempre no me dan ganas de meter mano...
- ¿Cocinás?
- Obvio! Y muy bien. Investigo recetas en internet y todo, para perfeccionarme.
- ¡No te creo!
- Te voy a invitar a comer sólo para que pruebes mis salsas...vas a ver que no miento!
A pesar del franeleo y la conversación oído a oído, el beso no llegaba. Y yo desesperaba. Estoy segura de que si hubiera sido cualquier otro, ya hubiera usado algún recurso para avanzar yo. Soy bastante deshinibida y despreocupada, pero con Facundo me bloqueaba totalmente. Lo único que me salía hacer era tocarle la panza y hablarle cerquita. Hasta que no me aguanté mas y lo abracé. Él hizo lo mismo y el abrazo terminó en beso. Mientras me perdía en sus labios, sin embargo, pensaba en lo raro que era a veces.
Mas tarde fui a buscar a Mari para irnos. Estábamos muertas y encima al otro día ibamos a salir también.
- ¿Vamos? ¿O te querés quedar? - me dijo Mari, siempre haciéndome el aguante.
- No, está bien, ya es tarde. Lo busco para saludar y salimos.
- Dale, demos una vuelta para encontrarlo.
- No hace falta Mari, es obvio dónde está. - Y no me equivocaba. Estaba apoyado en la barra de Débora. A juzgar de ser viernes y ya muy tarde, no había tanta gente y era mas fácil reconocernos todos. Pero con ellos se encontraba una amiga y ex compañera del secundario (no les conté? Facundo y Débora se conocieron en el colegio). Todo esto, lo supe por Mari que antes de llegar a la barra me contó quién era esta nueva.
- Ay, no me animo a ir si está ella.
- Bueno, paso yo primero y listo! - dijo agarrándome de la mano. Me acerqué y le dije:
- Nos vamos que es tarde. Igual, mañana estamos otra vez acá! - le sonreí y me estiré para llegar a su altura. Para mi sorpresa, me besó en la boca. Bastante. Adelante de la atónita mirada de Débora y su amiga petisa.
- Chau. - me dijo con otro beso. Y me alejé.
- Y vos tenías miedo, tarada! - me dijo Mari riéndose mientras volvíamos a casa.
El sábado fue el cumpleaños del novio de Mecha, asique fuimos a la casa y después salimos. Me volví a encontrar con Facundo, pero solo un rato porque él tenía otro cumple en otro lado. Conocí a sus amigos, los que no son del grupo de Lautaro, y me cayeron 10 puntos. Todos muy buena onda, me contaron anécdotas y compartimos alcohol. Marianela, sin perder el tiempo obviamente, ya fichó a uno, y éste uno, le pidió su celular.
Y así pasó otra semana. Cómo siempre, viéndolo el finde, hablando todos los días con él, si no era por msn, era por sms o sino, nos firmábamos los fotologs. Pero no pasaba ni un día sin que supiera algo de él.
Sin embargo, todo era una gran duda. Con Facundo, la única certeza que había, era que no existía alguien igual.
El 10 de Marzo era el cumple de Marianela. Yanina se había ido a Córdoba a visitar a sus abuelos, asique me dejó encargado el regalo a mi.
- No se que comprarle!
- Si querés nos encontramos cuando vuelvo del laburo y buscamos que regalarle. Yo me prendo.
Y así fue como recorrí toda la tarde negocios en busca del regalo con Facundo a pesar de las nubes tormentosas. Al final nos decidimos por un aro en forma de cierre, para su piercing del ombligo. Nunca se lo conté, pero a parte compré de regalo grupal con Yani, Dari y Lucas un pijama. La verdad es que acepté ir con él solo para verlo. Tremenda excusa.
Cayó de lunes, asique nos invitó a todos a su casa a la tarde. La mayoría vino después del trabajo. Yo no trabajaba en esa época, pero llegué tarde igual por quedarme chateando con Facu que estaba en la oficina.
- Subí, hay gente arriba ya - me recibió Mari después de super abrazarla.
- ¿Quienes llegaron?
- Mis amigas del cole, Sebastián, Germán y el misio
- ¿Qué? ¿Qué hacen acá estos?
- Sebastian no me quedó otra - era un chico de la facu, mas grande, que andaba atrás mio pero a mi no me gustaba. Y terminó haciéndose amigo de Mari. - Y Germán me llamó hoy a la tarde y me preguntó si iba a estar...tampoco me quedó otra!.
Mi sorpresa fue, cuando entré y vi al misio...pelado!! Chau a la porra misionera.
Mas tarde llegó Darío, Lucas y Facundo.
- Voy a cambiar la música Mari! Vas a ver que conmigo de DJ la fiesta se levanta! - dije mientras me acercaba hacia el equipo.
- Diosa! - se acercó Germán. - ¿Este es el pibe con el que estás?
- Mmmseeé..."estoy" - dudé.
- ¿Es el hermano del otro? Me contó Mari.
- Si, pero por favor no digas nada!.
- No, no te preocupes. Me cae re bien!! Sabe un montón de música y cine. Parece muy inteligente y tiene la re facha... - "Germán siempre con sus comentarios", pensé. Pero era lindo que lo elogiaran.
- Gracias, Ger.
- Ahora, te hago una pregunta... - pausa. - ¿Qué se siente estar en una habitación, dónde hay 6 hombres, de los cuales, te comiste a 3? ¡La mitad! Buen promedio, eh!
- Ehm...4 Ger!
- ¿Qué? ¿Darío?
- ¡No! Es mi mejor amigo! Ni en pedo.
- ¿Lucas?
- Sabés que Mari está loca por él. Tampoco, ni en pedo.
- ¿¿Ese feo de Sebastián??
- Si! Pero fue para hacerle la pata a las chicas...el pibe se re enamoró, pero yo no quiero saber nada. ¿Por qué te pensás que está acá?. Marianela es una boluda que le sigue la corriente...
- Ah bueno!! Sos terrible!!
- Por favor Ger, no me hagas quedar mal con Facu...es muy importante para mi!
- Está bien. Vamos a conversar con él. Tengo ganas de conocerlo...
Y nos fuimos a sentar a un sillón. Germán tuvo siempre la particularidad de hacerse amigo de la gente en 2 minutos y medio. Tiene tanto carisma, que hace hablar hasta las piedras! Asique se hizo de noche en seguida. La mayoría se fue, pero quedamos nosotros todavía charlando.
- Misio, vamos abajo? Al baño y a hablar con la mamá de Mari? Dale, vení vos también Mari! - saltó Germán
- Eh? ¿A dónde, uei? - se sorprendió el misio pelado.
- ¡Vos vení! - y así, me dejó sola con Facundo. Si, fue una estrategia muy poco disimulada, pero igual era un genio!. Le empecé a hacer masajes en la espalda y terminamos abrazados, yo sentada en su falda, besándonos. Los chicos volvieron, pero ya no había nada que nos separara.
Las horas siguieron pasando y era hora de irnos.
- Misio! ¿Vamos a jugar un poolcito? - propuso Germán
- ¿Ahora?
- Si, dale. ¿Venís Facu? - Facundo me miró. Yo levanté los hombros.
- Bueno, dale. Total mañana no trabajo. - Entonces se fueron. Me dejaron en mi casa y ellos siguieron viaje.
- Tengo miedo que Germán abra la boca y me haga quedar mal. - le dije por teléfono a Mari antes de acostarme.
- Ay Diosa! Después de lo de hoy y todo lo que está pasando, vos creés que Facundo va a cambiar de opinión tuya por algo que le pueda llegar a decir Germán?
- Mari...¿no lo conocés a Ger?
- Si, tenés razón, pero bueno...
Al otro día hablé con Facundo y me contó que se volvieron a la madrugada y que la había pasado bien. Parecía que estaba todo normal, no había quedado tan mal parada...

El sábado siguiente Yanina volvió de Córdoba y salimos contentas a Crow's. Pero la felicidad es tan esfímera...
Sabía que Facundo iba a ir, entonces lo esperé en el patio para relojear la puerta. Y ahí lo ví. Entró, caminó, pasó por mi lado y no me saludo. Facundo me ingnoró.
Me dije que si él era estúpido, yo no. Lo fui a buscar para preguntarle que le pasaba. Lo encontré pero me frené. Hablaba animádamente con otra chica.
Me quedé en un costado mirando. Débora, desde la barra, hacía lo mismo.
Fui al baño y cuando volví, el alma se me fue a los pies. Se estaban besando.
Sentí como el mundo se me derrumbaba. ¡Facundo no!. Estaba tan ilusionada, él era distinto. Pero en ese momento lo odié. Mas que lo que odié a Lautaro el día que me dejó tirada. Porque esta vez, mis sentimientos eran otros. La miré de nuevo a Débora, y por primera vez, quise abrazarla y decirle "Sé cómo te sentís".
- Diosa, la puta madre, vayámosno de acá! - me dijo Mari.
- No puedo.
- ¿De qué te sirve? No te das cuenta que todos los de ese grupo son iguales? - dijo Yani resentida.
- No, Facundo no es así.
- Ay no seas ingenua! Lo único que quieren es ponerla! Con la que sea.
- Ese es Lautaro, no Facundo y lo sabés! Él jamás me insinuó nada, jamás se propasó conmigo, ni siquiera hablamos de sexo. Evidentemente o no le intereso en ese sentido o no es como ellos.
- Interesar, le interesas...sino no hubiera ido a tu casa y no haría todo lo que hace siempre... - medió Mari de nuevo.
- ¿Entonces que hace con esa?
- Encima es fea - miró Yanina.
- Tiene zapatos con moño ridículos, de payaso - observó Mari.
- Y muchas tetas - concluí.
- Pero vos sos mas linda! - me dijeron a coro. Me sonreí, las abracé y les dije - Vayamos afuera. No quiero ver mas eso...
De más está decir que no me sacaron una sola sonrisa más en toda la noche. ¿Y si se terminaba todo? Fue lindo mientras duró. "Debe ser el síndrome de los hermanos", pensé. Facundo era demasiado perfecto para mí. Pasaban los días, y hasta sus defectos eran virtudes ante mis ojos. Desde que lo conocí, no había podido fijarme en ningún otro hombre mas que en él. Yo sabía que no era igual al hermano...pero sin embargo no podía sacarme de la cabeza que ésta vez, esos brazos estaban ocupados por otra. Qué esos besos, que siempre me resultaron únicos y especiales, no eran para mi.
¿Y ahora?, pensé mientras trataba de dormir esa mañana. No podía hacer de cuenta que no pasó nada, porque sino jamás me tomaría en serio. Pero tampoco podía ofenderme, si después de todo él no me había prometido nada, ni teníamos una relación seria.
Cualquiera de las dos posturas, iba a ser un error. Estaba segura. ¿Pero que podía hacer?
Al otro día entro a su fotolog. Había posteado el sábado a la madrugada, a penas había llegado. Puso una foto suya y abajo decía "Que boludo!" y nada mas. Raro. Rarísimo. Cómo todo lo que era referido a él.
Pasaban los días, y ésta vez, sin hablarnos. Las horas parecían mas largas que nunca.
- Diosa, te suena el celular! Tomá. - me dijo mi mamá mientras yo dormitaba en un sillón una tarde. Era un mensaje multimedia titulado "Primer día de clases". La foto era una hoja que tenía escrito "Hola Diosa, me aburro!". Y si, era de Facundo. Empezó la facultad y estaba en clase, pensando en mí...

...¿Ahora entienden por qué digo que Facundo es impredecible?

13 comentarios:

  1. Gente!! Estuve ausente por falta de internet! La lluvia me deja incomunicada...

    ResponderEliminar
  2. Buuuuu, esas cosas no se hacen!!, como se va a besar con otra cuando sabe que estas ahi!!!
    Se me cayo un idolo!!
    vamos a ver si en las proximas remonta....

    besis

    ResponderEliminar
  3. 1- me lo leí todo aunque creí que no lo haría. Hiper interesante e impredecible la situación.... Me pasó de estar con un pibe que me encantaba MAL, pero que era un imbécil, y era así, estaba todo bárbaro y de repente estaba con otra mina, y después venía y me buscaba y parecía que tenía que yo sonreirle igual sin problema.
    Me gustaría saber cómo siguió todo con facundo, Diosa.
    Te mando un beso, te sigo leyendo, te sigo, además, y te cuento que me requete interesó tu historia y tus palabras me sirvieron todavía más-

    VIlma.

    ResponderEliminar
  4. impredecible no. me parece un pelotudo.
    y me revienta que te cope tantoooo...por qué las mujeres somos así?
    si hay algo que me molesta y me molestó siempre, son las medias tintas. o estás conmigo o no estás conmigo, pero ese ir y venir me llena los huevos.
    con retrocactividad, mandalo a cagar.
    oespero ansiosa a ver si hiciste lo que merecía o no! jajaj

    ResponderEliminar
  5. Pase de querer cagarlo a palos a aplaudirlo... hasta a mi me está cayendo bien facu....

    Espero ansiosos a ver como sigue esto...

    BEsos y Éxitos DIOSA!

    ResponderEliminar
  6. Mierda!!! Cómo se complica todo, no?? Seguro que escuchó algunos comentarios sobre vos, a los que no debía prestarle atención!!
    Y me parece que después se dió cuenta de eso...
    A esperar por lo que sigue.
    Besotes nena!!

    ResponderEliminar
  7. A veces, el lenguaje limitado nos hace recurrir a los nunca bien ponderados emoticones. En otras palabras...

    :O

    De no creer, Diosa. No sé qué pensar..

    Besi!

    ResponderEliminar
  8. Para mí no es impredecible... es pelotudo.
    Son cosas distintas XD

    ResponderEliminar
  9. Facu se manda lo suyo, pero sigue siendo un genio.

    ResponderEliminar
  10. Mia: Remonta...y mucho ;)

    Vilma: Bueno, creo que estamos en algo parecido entonces!

    Casi Adulta: Presiento que me vas a retar!!

    JanusM: A mi me pasa igual, paso de odiarlo a amarlo!

    Laperra...: Si, yo pensé lo mismo en el momento, pero no creo, él es cero complicado como para hacer eso.

    Paula: Yo tampoco, con Facundo no pienso...solo siento.

    Alma de Loca: No me lo bardeen pobrecito!

    Ian: Siempre bancando a Facu! Para mi es amigo tuyo jaja!

    ResponderEliminar
  11. mierda!! casi me pongo a llorar cuando leí que Facu se besaba con otra... dije: NOOOOOOOOO!!! y me dieron ganas de ir a darle un golpe bajo y decirle : Eres un IM-BE-CIL!!!! no puedes hacerle eso a La gran diosaaaaaaaaaa!!!

    Pero igual creo que algo tiene ese Facu que sigo bancandolo
    Besoss Diosa... ahhh y no te ausentes tanto, ves porque digo que la lluvia es súper molesta

    ResponderEliminar
  12. Y sí, así son los hombres, nunca sabés lo que sucede, y mientras una teje toda clase de conjeturas.
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  13. Nice: Jajaja! Qué genia!! Ojalá hubieras estado ahí para hacerlo! La lluvia es la cosa mas horrorosa, pero este finde la amé!! :)

    LadyBaires: Tal cual, analizando cada cosita y tratando de entender que pasa por sus cabezas...si, en plural!

    ResponderEliminar