jueves, 17 de diciembre de 2009

El Bloque

Con el correr de las semanas, pude armar el perfil de las 4 mujeres que compartían las clases conmigo.
Yanina, había sido compañera mia de colegio durante 6 años y nunca habíamos cruzado mas de dos palabras. La vida o el destino, ahora nos cruzaba en la facultad y casi forzozamente empezamos a entablar una amistad sincera. Para mi sorpresa, teníamos mas cosas en común de lo que imaginaba.
Marianela vino en seguida a saludarnos. Sacando su polllera blanca con la que se le transparentaba la ropa interior, nos pareció muy simpática. Como vivimos muy cerca, compartíamos los viajes de ida y de vuelta charlando de todos los temas posibles. No pasó mucho tiempo hasta que empezara a sentir como si la conociera de toda la vida.
Mas lejos, se sentaban las otras dos: Lucila y Ximena.
Lucila era dark. Pero de las que se lookean de pies a cabeza. Botas acordonadas hasta la rodilla con plataformas (a pesar de los 40° de temperatura), medias de red, pollera negra de gasa, camisa blanca y corset super ajustado. Los ojos muy deliñados y el pelo muy teñido (de negro, obvio). Siempre sentada adelante y en el medio, nunca emitía sonido. Y cuando lo hizo, supimos que tenía un hijo de 2 años, pero ya no estaba mas con el papá de la criatura.
Sentada a su lado, Ximena parecía una tipa de 40 años (aunque después descubrimos que en realidad tenía 20). Su look era muy anticuado y su cara expresaba cansancio todos los días. Nunca salía los findes, y mas adelante, nos enteramos que había terminado el secundario a distancia porque no soportaba "estar con mucha gente junta".
Una mañana, Marianela nos pasó a buscar en auto muy sobre la hora y por el tráfico llegamos semi-tarde.
-Bueno, bueno!! Llegaron las chicas! - Exclamó Roberto, el profesor de Programación
-Perdón por la hora profe - murmuró Yanina
-No hay problema. A ver donde se sienta el bloque!
-¿El "bloque"? - Pregunté
-Y claro! Andan las 3 siempre juntas de acá para allá, llegan juntas...son un bloque!

...Y así fue como el profesor Roberto nos bautizó con el apodo con el que, mas adelante, seríamos conocidas en toda la facultad de Ingeniería...

5 comentarios:

  1. buen blog, te linkeo así te sigo.
    a mí me pasó igual, leía tantas historias que se me dio por contar la mía
    beso

    ResponderEliminar
  2. Acá ando!!!
    Llegué!!!
    Empecé de atrás, porque venía leyendo post sueltos y así no se puede, jajaja!!!
    Copado el profe, jajajaa!!!

    Continúo!!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Bueno, empezamos desde el principio. A ver como sigue?

    ResponderEliminar