lunes, 21 de diciembre de 2009

Germán y el Destino (3era parte)

-Hola - Si, después de muchos meses su nick titilaba otra vez y debo confesar que me gustó que pasara.
-Hola!! Cómo andás? - Escribí tratando de sonar efusiva
-Bien, tu vida?
-Acá, terminando el colegio, vos debés de estar igual...
-Siii, una emoción! Che, sabés que hace un tiempo que tengo ganas de hablar con vos, pero algo me impedía escribir cada vez que abría tu ventana
-Bueno, al fin pudiste - respondí volviendo a sentir esa culpa que me causaba recordarlo
-Si...Me di cuenta que estuviste de novia
-¿Cómo que te diste cuenta? No entiendo...
-Si, por tus nicks y las fotos. Yo lo conozco a Nicolás, tu ex... - leía esas palabras y cada vez entendía menos. Me dijo que no solo vivía a la vuelta de su casa (yo jamás supe donde vivía Germán, asique no podía imaginarlo) sino que también habían sido compañeros de inglés (y ahí me acordé de Darío y otra vez la culpa!) - Y por eso tuve la necesidad de que volvamos a hablar, para contarte que otra vez las casualidades están presentes!
-Si, tenes razón Ger, muy loco...Pero no hablemos de Nico, hace muy poco que cortamos y todavía me duele hablar de él...Contame de tu vida, tenés novia?
-No, estuve con una chica pero no funcionó, asique ahora estoy solo. Estoy viendo para anotarme en la facu para el año que viene...vos ya te decidiste?
-Si! Estoy haciendo el curso de ingreso. Termino la semana que viene. Asique muy contenta!
-Si? Donde y para seguir que?
-La facu la tenés que conocer porque queda a 5 cuadras de tu casa. Viste? Ahora se donde vivis! Jajaja! Y voy a seguir Ingeniería en Sistemas...no te rías!
-Me estas cargando...
-No! Por? Te dije que no te rías! Todos mis compañeros se burlas de que esa carrera es de hombres...vos también, no!
-Escuchame una cosa...yo mañana voy a la UTN a anotarme en Sistemas..entendés eso?? Vamos a seguir lo mismo!!
-Siii, que casualidad!
-Vení conmigo a la UTN! Dale, dale, dale, dale!! Escuchame Diosa, vamos juntos a la facu, nos casamos, tenemos hijos, y vivimos del mismo trabajo! Es el destino que nos une!
-Jajajajaja - a esa altura solo podía reirme - dejá de delirar Germán!! No voy a cambiar de facultad igual. Estoy bien contenta ahí.
Y hablamos un rato mas hasta que se hizo tarde. A la semana siguiente, estaba con mi amiga Mecha en clase de literatura escribiendo un cuento, cuando pasó algo que casi extrañabamos: vibró mi celular, y era Germán. El mensaje decía, que después de haber hablado con algunas personas y de haber averiguado bastante, se dió cuenta que era mucho mejor ir a la facultad que le quedaba cerca...asique íbamos a hacer compañeros!
Esa misma noche, le hablé por msn...
-Asique..."compañero"! - tenía que confesar, que en el fondo me emocionaba la idea de que asi fuera.
-Que lindo Diosa! Vamos a estar juntos! Ahh, escuchame! Como me anoté tarde no tengo tiempo para hacer el curso de ingreso, asique voy a dar los 3 exámenes libres. Me podés contar que te tomaron?
-Si, no es díficil. No se que base tenés vos...yo tengo los libros que te sirven de guía.
-Listo! No se habla mas. El viernes vamos a almorzar. Te invito yo. Vos me llevás los libros y nos ponemos al día. ¿Qué te parece la idea?
Y no me pude negar. Ese viernes al mediodía, estaba caminando hacia el restaurante donde acordamos vernos con los libros en la mochila. No sabía si Germán realmente alguna vez me había gustado, pero si el destino se empecinaba en cruzarnos, porque iba yo a contradecirlo?
Comimos una pizza. Hablamos de la facultad, de mi ex. Le conté porque me había peleado (ese es otro capitulo del blog). Nos reímos mucho. Se hizo de noche y seguíamos ahí sentados, hablando de cualquier cosa. Cuando era hora de irnos, me acompañó hasta una remisería.
Me saludó y se fue.
Sisisi, se fue. No me dió ni medio beso. Eso despertó mi ira. Lo maldecí en todos los colores y dije que era el mas tarado de todos los tarados.
Al otro día se lo conté a mis amigas, y todas estuvieron de acuerdo: Germán se había tomado revancha. Me dejó de la misma manera que lo había hecho yo aquel día. Y asi me tuve que comer la bronca. Después de todo, a mi no me gustaba, o no?
Pero de algo estaba segura, ya iba a haber otra vuelta de tuerca. Solo tenía que sentarme y esperar...

...el destino nos iba a volver a cruzar. De eso, seguro.

2 comentarios:

  1. un genio germán!! es la manera de atraparnos a las mujeres, no? herirnos el orgullo!

    ResponderEliminar
  2. Siemrpe estan intactas, es cierto, ese es el verddero problema

    ResponderEliminar