domingo, 27 de diciembre de 2009

Salida facultativa (1era parte)

Pasaron los días, pasaron las semanas, y ya era evidente notar quienes eran los que íbamos a seguir en la carrera y los que en dos parciales mas nos decían adiós. Formamos un lindo grupito. Desayunabamos todas las mañanas en el buffet de la facultad y nos reíamos a carcajadas.
Con nosotras venían: Germán, con el que cada día afianzabamos una amistad muy sincera, sin nada de reproches; el misionero, una persona muy noble, con todas las características de un chico de 20 y algo recién llegado del interior; Nahuel, mas conocido como Dios, ya que así le puso Roberto en una de sus clases, porque lo vió como una versión freak de Jesús (sic); Juan, un chico un año mayor que nosotros, que tenía un lunar muy simpático y algunos kilitos de mas; y Ariel, petiso de rulitos que siempre tenía un chiste en el momento adecuado.
La amistad entre El Bloque cada día se afianzaba mas, estudiábamos juntas, nos juntábamos por las tardes a tomar mate y chusmear, salíamos los sábados, etc. En pocos meses habíamos logrado ser grandes amigas.
- ¿¿Cuando sale una buena salida facultativa?? - Saltó de repente una mañana cualquiera Germán.
- Cuando quieras! - contesté
- Muy buena idea! - se entusiasmó Ariel
- ¿Les parece éste sábado? - dijo Yanina mientras servía las últimas gotitas de la gaseosa comunitaria que habíamos comprado.
- Dale! Nos encontramos a la una en el Bar ese que está enfrente de la estación, el que está justo en la esquina. ¿Qué les parece? - decidió rápido Germán.
- Buenísimo! Después ultimamos detalles, que ya tenemos que volver al aula - dije mientras todos nos levantabamos de la mesa.
Y llegó el sábado. Con el Bloque arreglamos para ir juntas. Llegamos mas temprano que el resto, pero sin preocuparnos demasiado, empezamos a tomar algo. Debo aclarar que en esa época no estaba muy acostumbrada al alcohol (vicio que vendría con el tiempo), por lo que con dos vasos de algo que me compré, mas algo que me habían convidado, ya me daba vueltas todo.
- ¿Piensan tardar mucho estos chicos? - dijo Marianela, ya impaciente y calculando que si se demoraban mas, yo iba a seguir tomando.
- ¿Los llamo? - Si, sepan que cuando tomo, me obsesiono con el celular
- Dale! - me insitó Yanina. Siempre fue la mas despreocupada de las tres. Y llamé a Germán
- ¿Hola, Diosa?
- Germán la puta que te parió!!! ¿Dónde estás? - Si, también suelo ponerme boca sucia
- Acá con los chicos. Está Dios, Ari y Juan. Ahora vamos! - se escuchaba música de fondo
- Ahh...no está el misio? - dije triste. Si, también me pongo melancólica.
- No, me llamó que no pudo venir. Por?
- Quería que venga... - los ojos de Marianela y Yanina se agrandaron sorprendidas. Si, también soy sincera cuando tomo.
- Pero estoy yo, Diosa...
- No, acá estamos las 3 solas infeliz!!!!! - grité. Y si, también soy violenta.
- Bueno, esperame que en 5 minutos voy para allá con los chicos y te parto la boca. ¿Querés?
- Y si no hay otra mejor opción... - murmuré mientras cortaba. - Ya vienen - le dije a las chicas.
- ¿Te gusta el misio? - me preguntó Mari
- Un poco, me gustaría conocerlo mas, no se, lo veo..."diferente" - y después de decir eso me quedé pensando un rato. ¿Qué me atraía de ese chico?. Su tonito, su bondad, su cuerpo, sus ojos grandes, lo cariñoso que era. Todo. Pero hoy no estaba. No. En su lugar venía otra vez Germán. Definitivamente nunca estuve enamorada de Germán. Pero le tenía un cariño especial, y como feo no era... - ¿Me acompañan al baño? Me quiero pintar un poco
- ¿Para Ger? Por que si el misio no viene... - dijo Yani
- Y si, parece que estoy destinada a este chico!! - dije mientras me levantaba y encaraba al baño. De lo único que estaba segura era de que esa noche iba a ser diferente...

...Y de hecho, lo fué.

2 comentarios:

  1. Cómo habrá seguido esa noche?
    Misio, seguramente te gustaba por su buen trato y esa tonada dulce.
    Beso
    Lady Baires

    ResponderEliminar