lunes, 28 de diciembre de 2009

Salida facultativa (2da parte)

Salimos del baño y sorpresivamente, los chicos estaban sentados en una mesa esperándonos. Nos acercamos pero las sillas no alcanzaban para todos, asique fuimos a buscar a otras mesas. Germán me agarró del brazo y no me dejo ir.
- Sentate conmigo
- No rompas Ger - dije cansada, me daba vueltas todo. Pero me agarró fuerte y me sentó de un tirón. Las chicas volvieron cada una con una silla. Pidieron algo para tomar colectivamente, creo que un clericó o algo así y estaba riquísimo!
- Nosotros nunca vamos a poder estar juntos, no? - me dijo por lo bajo Germán en un momento.
- ¿Por qué decís eso?
- Se me ocurrió
- Si, tenés razón. Si hubieron tantas idas y venidas, es porque de verdad no congeniamos - contesté mirándolo a los ojos. Con cada una de mis palabras, tenía su cara mas cerca de la mia, y no se si por el alcohol o qué, pero no me alejé ni un milímetro. Y si, me besó. Adelante de todos los demás. Ahí sentados en la mesa. Al principio no me dí cuenta, pero cuando reaccioné me dio un poco de pudor. Abrí los ojos y me vi sentada en una posición un tanto comprometedora, asique me levanté y sin dudar dije:
- ¿Vamos a bailar? - todos me miraron sorprendidos. Hacía medio segundo me estaba matando con Germán, y ahora me quería ir. La verdad era que me sentía incómoda. No sabía porque siempre cedía con él, si en verdad no me gustaba. Me juré que iba a ser la última vez que lo hacía.
- Bueno, vayamos al Boliche que está acá a dos cuadras - dijo Yani y todos estuvieron de acuerdo. Asique salimos y empezamos a caminar. El aire me pegó muy de golpe, y el alcohol hizo su peor efecto. En ese momento vi que Germán en realidad estaba peor que yo.
- Tengo ganas de hacer pis - dijo mientras trataba mantener el equilibrio. Yanina lo agarró enseguida.
- Ya llegamos Ger, hacés en el boliche
- No aguanto Yani!!! Dejame hacer en esa esquina! - y no se como sucedió, pero terminó haciendo sus necesidades contra un portón. Me dio vergüenza ajena. Definitivamente no quería volver a estar nunca mas con él.
Los chicos se reían, pero a mi me parecía patético, asique seguí caminando. Atrás mío vino Juan. En sentido contrario venían caminando un grupo de chicos que me piropearon.
- ¡Qué me gritas idiota! ¿Por qué no te vas a cagar? - ¿Ya dije que me ponía violenta cuando tomo?
- Shhh, para Diosa!! Vamos a terminar a las trompadas limpias si bardeás asi! Uno nunca sabe con quien se cruza... - dijo Juan mientras me agarraba del brazo y apuraba el paso.
- ¡No me importa! Yo soy libre! Y no quiero que esos que pasan me miren el culo! - grité un poco fuerte
- Callate che! - insistió Juan, tratando de calmarme
- Callame - contesté mirándolo a los ojos y deteniendo la marcha. Juan ni lo dudó y ahí nomás me besó. Fue un beso lindo y corto. Y como quién no quiere le cosa, seguimos caminando hasta llegar al Boliche. Creo que nadie vió lo que pasó, aunque mas tarde se lo conté a las chicas. Ninguna de las 3 salíamos del asombro. Primero por mi reacción del "callame", y segundo porque Juan era un tipo de perfil bajísimo, y muy tímido, no parecía animarse a algo así. Pero bueno, yo no era quién para opinar.
Entramos al boliche y ahí nomás, me encontré con mis amigos del barrio. Tengo un grupo de 10 amigos que conocí por mi vecino de enfrente. Tienen todos un año mas que yo (aunque no se note), y solíamos pasar los veranos sentados en la vereda, jugando y riéndonos hasta altas horas de la noche.
Mi sorpresa sucedió, cuando entre ellos había 2 chicos que no conocía, y 2 compañeros nuestros de la facu. Resulta que Chizzo y LaCruz, eran compañeros del secundario de Eze y Maxi.
- ¿Asique van todos juntos? - preguntó Eze
- Si! No sabía que los conocías - contesté. Por suerte ya no tenía ni rastros del mareo.
- El mundo es un pañuelo - afirmó LaCruz mostrando todos los dientes. Era muy feo pobre!
- A ellos no los conocés, no? - preguntó Maxi, señalándome a los otros dos. Contesté que no, entonces en seguida me los presentó - El es Claudio - y lo saludé. Era de estatura media, morocho, pelo semi largo, barba candado y ojitos muy simpáticos. - Y el es Lautaro - Y ahí lo conocí. ¿Cómo podía saber todo lo que iba a venir después?
Lautaro medía un poco mas que yo, era delgado, de pelo castaño claro, ojos marrones y piel blanquísima. Y me gustó. Mucho. Desde el primer momento que lo ví, quede flahseada ante sus encantos.
Mas tarde, después de haberme ido a dar unas vueltas con El Bloque, me crucé con Ezequiel, y lo encaré.
- Che, me encanta ese Lautaro!! ¿Tiene novia?
- Nah, Laucha con novia? Jamás! Es un tiro al aire! Yo no te lo recomiendo, y te lo digo porque sos mi amiga, pero si a vos te gusta...
- Me encanta! ¿Pero que voy a hacer? Dejá...hacé de cuenta que no te dije nada... - contesté resignada ante la imposibilidad de que mi amigo me haga "gancho".
- Si querés te doy el mail...es lo único que se me ocurre... - Ezequiel nunca tuvo la habilidad de ser un celestino, y no iba a ser el momento de que empiece a serlo.
- No te preocupes Eze, ya fue! - dije y me fui con una sonrisa...

...Al otro día por la tarde, le pedí a Eze si me pasaba el mail de Lautaro.

6 comentarios:

  1. Hola Diosa, che pero todo pasa por los besos?... la otra vez mi primito me decía que se había besado como a 6 chicas en un boliche...!. Pareciera todo muy superficial. Es así?
    Dónde aparece el deseo, las ganas, el placer?.
    Fulano.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada que hacer. A esa época no hay con qué darle. Maravillosa por donde se la mire.
    Te leo y me veo reflejada.
    Beso
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  3. Esas salidas imporivsadas siempre terminan siendo divertidas... Uno conoce gente, pasan cosas raras, se divierte, se rie, toma de mas...
    Me enganchaste con la historia... Asi que por aca me veras a mi tambien! =)

    ResponderEliminar
  4. Fulano: Cuando yo era adolescente mis amigas competían por ver quienes "levantaban" mas en una noche. A mi particularmente nunca me interesó, siempre opté por el camino de "mejor uno bueno que 100 que no valgan la pena". En este caso en particular, la historia se fue dando asi, y vas a encontrar en los próximos post varios besos de varios chicos. Quizás en ese momento le encontraba encanto. Hoy se que me ayudó para darme cuenta lo que en verdad necesito.

    LadyBaires: Es por eso que me apena estar alejándome cada vez mas de esa edad, pero supongo que vienen cosas lindas también, no?? Gracias por tus comentarios!

    Samantha: Me alegra mucho tenerte acá! Y si, hasta ahora, las salidas de "último momento" siempre ganaron por goleada!

    ResponderEliminar
  5. con germán la cosa quedó ahí??????? o hay más??
    quiero saber de lautaro!!! te lo cambio por contarte algo de Augusto jaja

    ResponderEliminar
  6. mmm... estas avisada..

    "Nah, Laucha con novia? Jamás! Es un tiro al aire! Yo no te lo recomiendo, y te lo digo porque sos mi amiga, pero si a vos te gusta.."

    Me imagino como sigue. ¿A ver?

    ResponderEliminar