miércoles, 16 de diciembre de 2009

Facultad: vida nueva

Hace algunos años ya, antes de terminar el colegio, me anoté en la facultad de Ingeniería en Sistemas. Elección que al principio sorprendió a todos, incluso a mi familia. Hacía un tiempo un amigo (hermano mellizo del novio de una amiga) me había contado los detalles de la carrera y a mi en seguida me encantó! (meses mas tarde, en su honor, mi compu se llamaría Leo)
La cuestión es que el primer día de clases, allá por abril de 2007, entré con mucho miedo al enorme salón. Elegí cuidadosamente el asiento, ni muy atrás, ni muy adelante, ni muy en el medio, ni en un costado. Cuando por fín me acomodé, entró el profesor. Éste, como todos los demás, marcaría una tendencia que se repitiría a lo largo de los años; todos los ingenieros son gordos. Pero muy gordos.
Empezó la clase y el profesor tomó lista. Fue en ese momento que me dí cuenta de lo siguiente: eramos 45 varones y 5 mujeres incluyéndome a mi. Por lo que no faltaron los chistes (para nada graciosos) de los profesores con respecto a las únicas "valientes" en entrar a la carrera y los comentarios machistas de todos.
A juzgar de los profesores, supe que me esperaba un largo trabajo para poder llegar a ser respetada. A juzgar por mis compañeros, supe que estudiar una carrera univsersitaria iba a ser mas placentero de lo que pensaba...

...y no me equivoqué

3 comentarios:

  1. yo tambien empece clases y fue masomenos, sobre todo porque me oblogaron a estudiar lo que no queria..

    ResponderEliminar
  2. Ey! Muy buen arranque! Cinco mujeres y 45 varones, genial!

    Sigo leyendo, quiero saber más!

    ResponderEliminar
  3. Liz: No estudies algo que no te gusta, porque te aseguro que es tedioso!!
    Eric: Gracias por el apoyo! Este es el comienzo, lo aseguro...

    ResponderEliminar