domingo, 10 de enero de 2010

de Congresos y Cupidos

Juan nos invitó a su cumpleaños, y nosotras fuimos. Claro, que también asistieron Ariel, Dios, Rodri, Germán, el misio, Lucila y su mejor amiga. Si, llevó a su mejor amiga. Pero cuando la vi muy cómoda apretando en un sillón con Germán, entendí todo. Podrán imitarnos, igualarnos jamás. Se reían, se tiraban almohadones, hacían de cuenta que era su casa. Armaron un cuarteto bastente burdo...pero buen. En el cumple, además había otros amigos de Juan, entre ellos su mejor amiga (la que lo llevó del Pub el día del estornudo) y el hermano de ella, que cantaba canciones románticas al estilo Axel, y lo hacía bastante bien.
Mas tarde, fuimos al boliche. Nosotras desesperadas, buscábamos a Lautaro y Cía. Pero no aparecieron, hasta que nos fuimos.
- Decime que mis ojos no están viendo lo que yo creo - dijo inmóvil Marianela. Me di vuelta. Lautaro y Claudio estaban sentados en un cantero, abrazados de dos chicas.
- Yani!! Ahí estan! - grité mientras jalaba de su ropa como una nena - ¡¡Están con otras pibas!!
- Nos vamos! Qué no nos vean! - reaccionó Yanina y nos hizo cruzar la calle. Pero creo que no funcionó. Nos vieron igual.
Y después de ese sábado, no los vimos mas por varias semanas. Quizás porque no salimos todos los findes; la facu lo impedía. Quizás porque empezamos a frecuentar otros lugares. Quizás porque ellos no salían. Quizás porque si.
Mientras tanto, la facultad nos demandaba mucha atención. Y a mediadios de Octubre, llegó el Congreso que Roberto nos había estado adelantando.
"Chicas, no voy a poder ir. Tengo fiebre. Saquen muchas fotos y conozcan ingenieros por mi! Las quiero" decía el mensaje que nos mandó esa mañana Marianela. Asique arreglamos con Yanina, y a media mañana llegamos al Congreso de Tecnología que se llavaba a cabo en un hotel de Palermo.
Estaba lleno de robots, promotoras, tipos en traje, ingenieros gordos, gente que quería figurar, políticos (aunque su presencia duró lo que un suspiro), etc. Hasta las cámaras de CQC! Salimos de rebote filmadas en el baño, porque el notero perseguía a una promotora, asique tuve mis 5 segundos de fama.
- Diosa! Venga para acá - gritó Roberto. Estaba con traje y corbata. Impecable. - Le presento a mis dos mejores alumnos de la otra sede de la facultad. Ellos son Marcos y Gustavo. Ellas son las Diosas de la otra sede - dijo mirándo a los chicos - Conózcanse - y cual cupido, se evaporó. Ahí quedamos parados los 4, sin saber que decir.
- Un personaje este Roberto, eh! - dijo al fin tímido Gustavo. Era altísimo, flaco, rubio de ojos claros. Para nada feo.
- ¿Ustedes estan en primero? - preguntó Marcos. Era también muy alto, pero mas robusto. Castaño claro, ojos marrones, y tampoco para nada feo.
- Si, ustedes? - contesté
- Si, también - y así comenzamos a charlar, cada vez, mas animadamente. Eran simptáticos y conversadores, asique estuvimos entretenidas hasta la hora de irnos.
- No conocimos a ningun ingeniero potable, pero al menos tenemos dos aspirantes en buen estado - conlcuyó Yanina en el viaje de vuelta.
- Aunque nos queden un poco lejos... - contesté.
La clase siguiente, Roberto dictó una ejercitación y se sentó en el banco de al lado al mío.
- Anote acá su mail y el de su amiga - me dijo dándome un papel
- ¿Para? - pregunté sorprendida
- Mire - y me mostró su celular. Había un mensaje que decía: "Rober! ¿Para cuando el mail de sus alumnas?". Me fijo, y el mensaje tenía de remitente el nombre de Gustavo. Me sonreí y anoté los mails en el papel. - Ayyy, el amooor - se fue cantando.
Esa misma tarde, los chicos nos habían agregado al msn. Empezamos a charlar los 4, y después de ese día, hablabamos siempre. No tardamos en darnos cuenta que Gustavo tenía onda con Yani, y Marcos conmigo. Asique las charlas se enfocaron de ese modo.
- Diosa, sos una chica díficil de encontrar. De esas que no hay que perder - me repetía. Marcos vivía a 3 horas de viaje de mi casa, con la madre y el hermano. Los padres estaban separados. Tenía mi edad y trabajaba en Ford. Tenía su auto, era responsable, cariñoso y atento. En síntesis, el yerno ideal
- Gustavo me dijo que nos tenemos que ver! - me llamó exitada Yani.
- Bueno, andá! - contesté
- No, no estás entendiendo. Los 4, Diosa. Una salida de a 4! No tendremos sexteto, pero bueno, algo es algo.
- Esta bien. Acepto. Pero que ellos vengan para acá. Ni en pedo me viajo 3 hs.
- Ok. Ahora le digo.
Asique arreglamos un viernes a la noche. Gustavo vivía en un departamento en Capital con la hermana, asique Marcos se quedaría a dormir ahí para no manejar de noche hasta la casa. Nos pasaron a buscar por mi casa. Tocaron timbre, bajaron y saludaron a mi mamá. Con Yami nos subimos rapidito (no sea cosa que se instalen) y nos fuimos a un bar a tomar algo.
Charlamos de todos los temas que se nos ocurrieron, hasta que no quedaron mas. Y entonces, nos besaron. Gustavo primero. Y Marcos lo imitó. Fue un beso tranquilo y muy tierno. Nos sacamos fotos y bromeábamos con mostrárselo a Roberto. Al final de la noche, nos llevaron a cada una a su casa y prometieron mensajear cuando llegaran a destino.
Fue una noche linda. Marcos era muy parecido a mi, pero mas tránquilo. Por un lado, era perfecto. Pero por otro, no me terminaba de convencer. Y a Yani le pasaba lo mismo.
- Es muy bueno, Diosa. Demasiado bueno, entendes? - conversábamos al otro día.
- Si, te entiendo, Marcos es igual!
- No, Marcos tiene mas onda al menos. Gustavo es muy lindo, pero muy boludo - concluyó. Y tenía razón. Pero supongo que había que darles una oportunidad.
- La semana que viene es tu cumple, no? - me dijo un día Marcos.
- Si, por?
- Así me acuerdo de saludarte. Y arreglo con Gus para hacer como el otro día - Entendí enseguida sus intenciones de venir de nuevo. E inmediatamente cambié de tema. ¡No quería que viniera!. Mi cumple es para amigos, y él no era exctamente un amigo. Además, no quería que se confunda, Marcos iba demasiado rápido. "De acá a un mes, éste se casa", pensé.
Por eso, me asusté cuando ese día me llegó un mensaje deseándome lo mejor, y diciéndome que ya me iba a saludar en persona...

...¿Y si aparecía?

8 comentarios:

  1. Wow, que aparezca, que aparezca (8)
    Jeje gracias :)

    ResponderEliminar
  2. me mata la intriga que dejas al final. me mata y me gusta (:
    te sigo leyendo a ver que pasa. Beso Diosa!!!!!

    ResponderEliminar
  3. ajajaajjajaja... me matan tus concluciones!!
    El amor es complicado.. si el va rapido nosotras no..pero si nosotras queremos mas ellos se atrasan...jajajja que va a ser..

    Apuremos con la continuacion!!

    besitos.

    ResponderEliminar
  4. Tu finales abiertos los amo, pero me ponen nerviosa(?

    ResponderEliminar
  5. Oh, sí, con mucho gusto paso a leerte. Leí este y me gustó. Veo que te gusta mantener en vilo, intrigadas a las personas. Yo siempre pensé que eso es una forma de tortura (no en un sentido literal, sino algo cómico). Hay datos que me faltan, pero veo que es porque este texto es parte de una seguidilla. El tiempo todo lo remedia, dicen, así que aguardaré, y mientras tanto leo anteriores posteadas.
    Qué bueno que me hayas aclarado eso en tu cometario a mi blog. Yo te confieso que no soy de los que andan pegado todo el tiempo a la computadora. Sólo por la mañana reviso el correo, posteo, leo otros blogs y comento. Quizás de tarde vuelvo a revisar, pero nada más. Escribo en papel, leo en papel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Lo descubrí...debo dedicarme al suspenso! Jaja! Saludos a todos ♥

    ResponderEliminar
  7. ayy me encantaron y el profe terrible onda! un genio!
    ay, sí, viste esos tipos que se quieren casar a los dos días...yo siempre tuve un imán para esos. hasta que bue, yo también me quise casar y aquí estoy jajaja
    besooos

    ResponderEliminar
  8. Ay... Es un horror cuando te encontras con gente asi! Que se te PEGA


    Y si diosa, senti que no pudo haber sido mas perfecto, que con otra persona no hubiese podido ser, y que nadie me hubiese hecho sentir mas querida.

    ResponderEliminar