jueves, 7 de enero de 2010

el Sexteto (1era parte)

Llegó el sábado y Yanina nos invitó a cenar a la casa. El papá hace unos asados increíblemente ricos, asique aceptamos con todo gusto. Mientras nos pintábamos (mas aun) y escuchábamos música, abrimos el msn para ver quién salía.
- Yaniiiii!! ¿Salen hoy? - era Germán. - yo estoy acá con el misio. Seguramente vengan algunos mas. Estoy convenciendo a Lucila también.
"Yanina ha cerrado sesión"
- ¿Con que necesidad? - dijo Mari después de cerrar el msn.
- ¡No les demos bola! Nosotras vamos a hacer la nuestra! - determinó Yanina. Cuando terminó de arreglarse, salimos para el Boliche en el auto del papá asador.
- ¡Mirá! Los chicos!! - dije casi en un gritó. Estábamos a una cuadra cuando vi que por la vereda íban caminando Lautaro, Claudio y otro chico mas. - Seguro van para allá también...
- ¿Qué chicos? - dijo el papá de Yani parando el auto. - Los llevamos!
- No, papá! Seguí!!
- Daaaleee! Asi no caminan! - insistió bajando el vidrio de la ventanilla. Automaticamente todas nos agachamos como ocultándonos.
- No! Seguí! Dale... - imploraba Yanina
- ¿Quienes son?
- El chico que le gusta a Yani y los amigos - dije mientras miraba la cara de odio de Yanina
- Con mas razón! Quiero conocerlo. Hola! Soy el papá de Yanina! - gritó asomándose por la ventana. Los chicos cada vez avanzaban mas, por lo que se acercaban al auto, pero por suerte, no nos habían visto
- Papá!! Arrancá ya o nos bajamos! - y entonces arrancó, pero no por la amenaza, sino porque el auto que estaba atrás tocaba bocina.
Llegamos. Yanina protestando con el padre y nosotras muriéndonos de risa. Entramos y ahí justito en la puerta, vimos a Germán y al misio. Nos saludamos y hablamos de cosas sin importancia. Fuimos a la barra a pedir algo
- ¿Estás enojada conmigo? - me dijo por la espalda y al oído el misio. Cuando me di vuelta para contestarle, vi por encima de su hombro a Lautaro. Él me miró, pero siguió caminando.
- No. ¿Tengo motivos? - contesté con una sonrisa
- Creo que no, pero pregunto porque te veo distante
- Bueno, me acerco entonces jajaja! - quise sonar divertida y quedé pelotuda, lo se. - En serio misio, ya fue.
- ¿Seguro que fue? - murmuró mientras me agarraba de la cintura. En seguida pude ver sus intenciones, pero reaccioné.
- Si. Chicas! Vamos a bailar? - dije mientras me soltaba. Todos aceptaron. Nos fuimos al centro de la pista, y empezamos a menear. El misio hacía trencitos, y bailes de moda que le quedaban justo para apoyarme. Yo me corría. Pero él volvía. Hasta que me cansé.
- Misio basta!
- Ué! - En Misiones dicen asi? - ¿Qué pasá?
- Escuché que Germán dijo que Lucila estaba viniendo, ¿Por qué no la vas a buscar a la puerta? Asi me dejás de refregar, por favor - y dedícandole mi mejor sonrisa me fui a dar una vuelta. Pero no pude dar muchos pasos.
- Opa!!! ¿Cómo le va señorita? - era Claudio
- Ahora mejor! Jaja! ¿Cómo estás?
- Bien! ¿Tu amiga vino?
- Ajam. ¿Te llevo? - y lo hice encontrarse con Yanina. Lucila había llegado. Vestida como caracterizaba hacerlo, desentonaba totalmente. Yo trataba de bailar con Mari, pero la situación me incomodaba bastante. "¿Dónde está Lautaro?" pensaba. Quería que apareciera ya!
- Por fin sola - Si, había llegado. Me dió un besazo (¿Existe esa palabra?) adelante de todos. Yo lo abracé. Estaba dónde quería estar. Y ahora todos podían ver que de verdad, no me importaba los quilombos que tenían ganas de armar. Estaba en otra cosa, mariposa! De pronto apareció un chico.
- Ah Carlos! Él es mi amigo, te lo presento - era el que caminaba con ellos en la calle. Era alto como Lautaro, pero mucho mas flaquito. Pelo negro y bigotes.
- Presentáselo a Mari! - dije al ver que la pobre intentaba bailar con Germán de mala gana.
- Marianela!! - gritó Lautaro sin soltarme de la cintura. Al lado nuestro, Claudio y Yanina se mataban contra una pared. - Te presento a Carlos, un amigo. - Mari se acercó. Carlos estudió la situación y entendió en seguida. Tenía en la mano un vaso de fernet, agarró el sorbete y lo revoleó hacia atrás para luego hacer fondo blanco. Acto seguido saludó a Mari y se pusieron a conversar.
Así nació "el sexteto". La pieza que completaba el inicio de esos meses que disfrutamos a pleno. Eramos 3 mejores amigas, con 3 mejores amigos. ¿Qué mejor? Compartíamos códigos, chistes, momentos y diversión. Además, las tres nos perdíamos cada vez que los veíamos. Nos podían en cuerpo y alma...

...Y no exagero.

12 comentarios:

  1. aaaay qué bueno diosa!!!
    nada que mejor, que tres amigas y tres amigos, las salidas siempre son buenas, no te perdes tus salidas con amigas es genial.
    espero que todo siga estando igual de bien :)
    besos !!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. perdón pero la palabra "sexteto" y el relato me lleva a pensar en 6 personas jugando al teto!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Holaaa!
    Que divertidas tus historias!!
    es re lindo salir en parejar.. te moris de risa!

    haber para cuando la segunda parte!!!

    besitos.
    Mia

    ResponderEliminar
  4. Macarena: Es verdad, es lo mejor! Lástima que en mi caso duró poco...

    Tararira: Creo que al "Teto" no jugamos (si es que hablamos de las mismas reglas), pero igual era divertido..!

    Mia: Gracias! Me encanta que las leas y me encantaría que lo sigas haciendo ;) Ya viene la 2da parte...

    Casi adulta: Muy! ;)

    Guadita: Si...no me hagan dar nostalgia de esas épocas! :(

    ResponderEliminar
  5. jaajaj AHORA ESPERO LA SEGUNDA PARTE DIOSA!hasta ahora, vamos bien(?

    ResponderEliminar
  6. El papá de Yanina debe ser hermano perdido de mi viejo. Le encanta armar esas escenas ¬¬

    Cuando me devore todo el archivo del blog haré comentarios más copados, lo prometo :P Por lo que llevo, me encanta :)

    ResponderEliminar
  7. Ay, me emocionaste demasiado con la histiroa...
    siempre quize un sexteto asi! Estuve cerca una vez de lograrlo, pero faltaba interes de uno de los chicos por la tercer chica =/

    ResponderEliminar
  8. Noe: Si, y seguirá un poco bien también, pero que no se nos haga costumbre!

    Paula: Un genio el papá de Yani, lástima que ahora esté muy enfermo, no lo merece!
    Gracias! Espero gustosa que lo hagas ;)

    Samantha: Es el sueño de todo grupo de amigas, no? Quisimos repetirlo varias veces, pero la fórmula no resultó, no encontramos otros 3 que nos banquen jajaja!

    Saludos a todos! ♥

    ResponderEliminar
  9. Ayyy qué lindo, mirá que lograron algo que no es fácil. Me gusta!
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  10. Lady Baires: Es verdad! No es nada fácil!
    Gracias por leerme!!

    ResponderEliminar