jueves, 7 de enero de 2010

el Sexteto (2da parte)

- ¿Salimos de éste tumulto? - me preguntó Lautaro al oído. Al lado nuestro bailaban Lucila y el misio. En realidad se mecían de un lado al otro, porque esas botas no creo que la dejaran hacer muchos pasos.
- Si, por favor!
Yanina y Claudio se seguían matando contra la pared, y Mari hablaba cada vez mas animada con Carlos. Nos fuimos contra el escenario donde suelen tocar las bandas en el Boliche. Me empezó a besar despacio. Me sostenía con fuerza. Jugaba con mi pelo. Hasta que el super parlantote que teníamos al lado, empezó a dejarnos sordos.
- Vamos para allá - dijo, y terminamos contra una columna. De pronto, sentí una mano por detrás. Pero Lautaro me estaba sosteniendo la cara. ¿Cómo era posi..
- ¡La puta madre! - me di vuelta y un flaco me sonrió. - ¿Qué hacés idiota?
- ¿Qué te hizo? - saltó Lautaro enojado
- Me tocó el culo! - si, muy fino lo mio. Al ver nuestra reacción poco feliz, el flaco se fue. - Ya está. Se fue. ¿En que estábamos? - le dije sonriendo
- En que ésto, te lo toco yo nada más - contestó mientras pasaba su mano sobre mi espalda, y luego, mas abajo. Me besaba como nadie. Me gustaba como nadie. ¿Qué tenía de especial Lautaro?
A la hora del cierre del boliche, llovía. Nos despedimos rápido, y terminamos las 3 abajo del techo de un quiosco en la vereda de enfrente. Llamé a 400 remiserías, pero la mas conveniente, tenía demora de una hora.
- Bueno, tendremos que esperar! - dije cuando corté. Cada vez llovía mas fuerte. Vimos salir a Germán y al misio. Ellos también nos vieron, y vinieron. Se sentaron con nosotras. Evidentemente la otra se había ido antes.
- Diosa, te felicito - me dijo Germán.
- ¿Por?
- Por el flaco que te levantaste. Tiene toda la facha - si, esos términos usa Germán.
- Primero, no me levanté nada. Yo lo conozco hace bastante - bue, bastante no, pero de todos modos él no le iba a preguntar - Y segundo, no se si me estás tomando el pelo o que. ¿Por qué me tenés que felicitar? ¿Es un logro que esté con alguien lindo?
- No, no me malinterpretes. Te lo quise decir como un elogio. Me alegra que no estés con cualquier feo de por ahí. - me contestó con ojos tiernos. Ese era el Germán que yo conocía y quería.
- Si, estabas muy entretenida - acotó el misio. No se que cara le habré puesto, porque en seguida agregó - Las chicas también.
- Estamos enamoradas - contestó Yanina mientras me guiñaba un ojo. Nos reimos todos, y seguimos haciendo chistes mientras esperábamos el remis y veíamos como llovía. En eso, cruzan la calle Lautaro, Claudio y Carlos.
- ¿Siguen acá divinas? - preguntó Claudio
- Estamos esperando el remis - contestó Yani. - ¿Ustedes?
- Venimos de comer un pancho - al lado del Boliche, hay una panchería que se llena de adolescentes hambrientos de un desayuno que calme el alcohol antes de irse a dormir. Y ellos, eran habitués.
Yanina se sentó encima de Claudio, y abrazados miraban la lluvia mientras charlaban con los demás. Al lado, Germán y el misio. Lo seguía yo, y a mi lado, Lautaro. Por último Carlos se sentó tímido junto a Mari. La escena era perfecta, salvo por dos que sobraban.
- Ah, me olvidé de preguntarte algo. - me dijo Lautaro.
- ¿Qué cosa?
- Cuando llegué, hoy temprano, te vi hablando con un barbudo. ¿Quién era?
- ¿Él? - dije señalando al misio. Pensé que me estaba cargando.
- No, no. Tenía barba - contestó casi sin mirarlo.
- Era él, Lau! No hablé con otro barbudo. - dije riéndome casi. El misio miraba sin entender.
- No, no. Era mas alto! - insistía.
- Era él! Misio, parate por favor. - el misio, divertido, me hizo caso. Lautaro lo miró y cambió el gesto
- Ah, si, era él. - Yanina y Marianela se morían de risa. Claudio se agarraba la cabeza y Germán miraba desconfiado.
- ¿Qué problema hay, uei? - Si, suele hacer onomatopeyas misioneras.
- Ninguno, ahora sé que sos un amigo, pero al principio me puse celoso - dijo mirándome y estampándome un beso. Todos hicimos silencio. El misio no volvió a hablar.
Como siempre, los remiseron son excelentes chamuyeros, y el auto llegó una hora y media después de la llamada. Yo tenía el pelo empapado, y la pintura corrida, pero así y todo, Lautaro me abrazaba con fuerza.
Nos tuvimos que despedir, aunque ninguna de las 3 queríamos. Subimos al auto, y mientras esperaba que cambiara el semáforo, vimos que dos se iban por un lado, y tres por el otro. El remisero habrá quedado sordo, porque no paramos de decirnos emocionadas lo que nos gustaba de los chicos.
- Lo voy a ver en la semana - dijo Yanina.
- ¿En serio? ¡Qué suerte! - dije feliz. Pero en el fondo me daba bronca que Lautaro no me había invitado a salir. "Quizás Claudio se apura mucho" pensé.
- Yo estoy contenta. No le tenía fé a Carlitos, pero me gusta mucho - dijo entusiasmada Mari.
- Chicas! ¿Qué mas podemos pedir? - suspiré.
- ¿Volver a vernos los 6? - contestó Mari.
- El sexteto! Como dijo Claudio! - saltó Yani. - Ésto recién empieza!

...Y no se equivocaba.

9 comentarios:

  1. Y sí, no nos confundimos.
    Creo que esto, recién empieza. :)

    El Profesor

    ResponderEliminar
  2. jajajaj que divertido.
    Me encanto que Lautaro le diga "amigo" al Misio...jaja se lo re merecia!!

    haber cuando la continuacion!!

    besitos!

    ResponderEliminar
  3. Sigo envidiandote por ese sexteto! siempre quize uno!

    ResponderEliminar
  4. jajaajajaj esto es lo mejor. A el misio, le agarre bronca(?

    ResponderEliminar
  5. Ailu: Todas las noches, un capítulo

    El profe: Crees bien! ;)

    MIA: Siii, a mi me encantó mas! Y a mis amigas el doble! jajaja

    Samantha: Lo bueno dura poco, lamentablemente

    Noe: En ese tiempo yo también lo detestaba. Pero después entendí, y logré llevarme bien de nuevo.

    Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  6. Un lindo sexteto con ganas de hacer planes todos juntos! Qué lindo!
    Beso
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  7. Uff, estoy atrasadisima, me voy a tener que poner al dia!!!

    ResponderEliminar
  8. LadyBaires: Creo que teníamos mas planes nosotras que ellos...

    La Fox: Hazlo! Hazlo! :)

    ResponderEliminar