lunes, 18 de enero de 2010

Pruébame y verás que todos somos adictos

Saber programación, además, me dió a uno de mis mejores amigos.
A Darío lo conozco de toda la vida: íbamos juntos a inglés, al mismo colegio, y un montón de coincidencias mas. Pero nunca fuimos muy allegados. Hasta que me lo crucé en la facultad cursando la materia de Roberto. Era la segunda vez que la cursaba, pero programación no era su fuerte. Entonces lo ayudé y la aprobó. Y desde ahí, nació la amistad. Darío tenía un ciber a la vuelta de mi casa, asique pasé muchas tardes ahí, mientras chateabamos abajo del aire acondicionado y nos reíamos de los que iban a jugar o visitar páginas pornos. Fede, su mejor amigo, llegaba cuando salía de trabajar en la ferretería y nos quedábamos hasta que se hacía de noche, y a veces, hasta que cerraba.
Ese sábado, arreglé con Darío y Fede para ir a Crow's. Nos iban a pasar a buscar en el auto a Mari y a mi, por la casa de ella. Asique llegué temprano y tomamos algo. Me había puesto un pantalón blanco, una blusa de gasa marrón y sandalias doradas. Mari tenia una mini blanca y remera violeta. Nos sacamos mil fotos, nos pintamos diez veces y nos peinamos cinco. Hasta que llegaron los chicos y partimos.
Al llegar, nos llevamos la sorpresa de que habían agrandado el Pub; ahora tenía mas barras, mas baños y un lugar al aire libre bastante amplio.
Los chicos fueron a pedir algo a la barra y nosotras nos quedamos disfrutando del fresquito afuera.
- No te des vuelta! Pero atrás tuyo están entrando - me dijo Mari con disimulo.
- ¿Quienes? - e instintivamente miré hacia atrás. Entraban Lautaro, Claudio y Facundo. - Bueno, cartón lleno! - y automáticamente el corazón me empezó a latir con fuerza. Nosotras estábamos paradas estratégicamente. Para que entiendan, al entrar, tenían que pasar si o si por al lado nuestro.
- Ahi vienen! - me dijo Mari que estaba de frente. Vi pasar a Lautaro, de largo, sin nisiquiera mirar. Claudio se encontró con alguien y se quedó hablando a un costado. Y atrás, Facundo. Pero él si saludó.
- Buenasss - dijo mientras nos saludaba a ambas.
- ¿Viste? Ahora tenemos patiecito - comenté haciendo referencia a las remodelaciones.
- Así es. Nos vamos ampliando. Mientras no cambien la música, todo bien. Es lo que nos trae a todos por acá siempre.
- Sip. Es lo que mantiene el ambiente.
- Yo vengo desde que las puertas de los baños eran como del lejano oeste.
- Yo también! Pero venía cada tanto. Acordate que soy mas pequeña.
- Me estás tratando de jovato? - dijo con una semi sonrisa, lo cual, era demasiado para él - Me estás cachando! - acotó parodiando a "Enrique, el antigüo".
Nos quedamos hablando un rato hasta que se fue a tomar algo y después al baño. Nosotras aprovechamos y fuimos a buscar a Darío y a Fede que los habíamos abandonado. En el trayecto, me curcé con Lautaro, pero miró alevosamente para otro lado y me esquivó.
- Diosa, Fede quiere ir al pute, asique nos vamos y en el camino lo dejamos - dijo Dari
- Callate idiota! Mentira Diosa, no le hagas caso. Vamos cuando quieran - se defendió Fede. La verdad era que tenía fama de asisir a puteríos baratos cuando no levantaba a nadie. O sea, casi siempre. Eso nunca lo entendí. Yo me acordaba que en el secundario, todas morían por él. Nunca imaginé que en realidad, caía tan bajo.
- Bueno, la verdad es que yo tengo ganas de irme. Ya es tarde, asique podríamos ir yendo.
- A mi me da igual. - dijo Mari.
- Bueno, pero primero quiero dar una vuelta - dije. No me iba a ir hasta volver a cruzarme a Facundo.
- Ok. Nosotros los esperamos cerca de la puerta, afuera. Vayan pero no tarden!.
Asique fuimos al baño, volvimos, y pasamos por todos los recovecos. Cuando parecía esfumado, salimos afuera, y ahí lo cruzamos.
- ¿Se van? - me dijo.
- Casi - me apuré a contestar. Pero había tiempo para charlar con él. Todo era tan entretenido.
- ¿Cómo sería casi?
- Mi amigo Fede quiere ir a un pute, mi amigo Darío se quiere ir a dormir, y yo me quiero quedar - fue entonces cuando volví a ver esa sonrisa. Cada vez que la pronunciaba, para mí era un triunfo. Mari se acercó a los chicos para dejarme sola. Pero mientras hablaba con Facundo, podía registrar con el rabillo del ojo, que estaba tramando algo. No supe qué, hasta que ví los flashes.
- A ver, posen para la cámara - interumpió en un momento. Fue entonces cuando se acercó a mi para entrar en la foto. Moría por ver como había salido, pero me hice la desinteresada. Seguimos conversando.
- Estudio ciencias económicas. En realidad tendría que estar en 3ero, pero hasta ahora dí solo 15 materias. Voy cuando me acuerdo a la facultad. De nombrarla, me da alergia.
- ¿Y de que trabajás?
- En un estudio contable. Es de mi tío. Pero voy solo 3 días a la semana.
- Ah! La pasas mal!
- Me quejo terriblemente los lunes. Odio los lunes. Pero al menos no trabajo los viernes. Satanás!
Mientras conversábamos muy animadamente, podía ver como Dari y Fede se quejaba de la hora, y Mari trataba de calmarlos. Hasta que no aguantaron mas.
- Diosa, los chicos se quieren ir. ¿Vamos? - vino Mari a decirme.
- Bueno, sisi. Vamos con ellos. - y entonces ellos se saludaron y Mari se fue.
- Me tengo que ir - le dije mirándolo intensamente a los ojos.
- Esta bien - me dijo devolviéndome la mirada. Ninguno de los dos parecía ni siquiera pestañar. Me desnudaba con sos ojos y yo le rogaba que reaccionara. Hasta que si. Se acercó y me besó. Pero esta vez, fue un beso largo y profundo. Yo no me animaba a abrazarlo demasiado, pero moría de ganas de colgarme en su cuello. Él me tomaba de la cintura, mientra sentía como la barba raspaba mi boca. Era tierno y suave para besar. Tranquilo y delicado. Pero eran besos gustosos. O ricos, o como sea que quieran decirle a esos besos que jamás querés que terminen.
Pero terminó, aunque siguió dándome pequeños besitos por toda la cara. ¿Hay algo mas tierno que eso?. Me sonreí tímida. Él seguía mirándome a los ojos, serio.
Mientras rogaba que los chicos no me hayan abandonado, apareció Lautaro, Claudio y una chica. Instintivamente, me solté de Facundo. Contaban muy animadamente una anécdota y todos reían. Pero yo no entendía ni medio. Me di cuenta que ese no era mi lugar y probablemente, nunca lo sería. ¿Cómo iba a serlo, cuando Lautaro ni siquiera me miraba?.
- Me voy mejor - le dije con un gesto a Facundo.
- Bueno - y me saludó. Me apuré y le dí un beso en el cachete. Dije un "chau" general y caminé hacia la puerta. Podía sentir miradas en la espalda y risas, y aunque esperaba que alguien me agarrara de brazo inesperadamente, nada de eso pasó.
Por suerte Mari había visto lo sucedido, y convenció a los chicos de esperar. Asique ahí estaban en la puerta. Llegamos al auto y partimos a casa.
- Tomá la cámara antes de que me olvide - me dijo Mari dándomela.
- A ver que sacaste - contesté mientras la prendía.
- Les saqué algunas mientras hablaban. - y ahí había algunas muy buenas. Mari posaba en primer plano y se veía atrás como nosotros conversábamos. Hice zoom a esa zona.
- Te mira a la boca cuando hablás.
- Me encanta Mari, te juro que me encanta.
- Si, se nota en ésta foto - dijo mientras me mostraba como lo miraba embobada en otra. Llegué a casa y me fuí a dormir. Mientras me ponía el pijama tuve la necesidad de volver a ver cada una de las fotos. Y solo desupués, pude acostarme. Cerré los ojos y sentí...

...tenía impregnado el perfume de Facundo en mi nariz. Y allí fue dónde permanenció durante meses.

11 comentarios:

  1. El título de la entrada, es porque obviamente, me hice adicta a los besos de Facundo después de esa noche.

    Estoy media incomunicada porque se me rompió la PC y como buena ingeniera (¿?) eso me desespera! Por suerte tengo esta notebook vieja de 256 de ram que me hace safar de los apuros :)

    Besos a todos, estoy tratando de seguirlos a uds también!

    ResponderEliminar
  2. Y seguro que olías el perfume y te daba una sensación cómo de vértigo en la panza. Y ni hablar si ibas por la calle y de la nada te envolvía una ráfaga que reproducía exactamente su aroma.

    Uf, que lindo de sentir!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Se me cayó un poco el ídolo por sus vueltas por los puteríos. Un poco, nada más. Sigue conservando esa genialidad que se refleja en la entrada anterior.
    Según me parece, se cortó un poco la cadena de suspenso que venías trayendo excelentemente hasta acá (no te lo tomes a mal, por favor, es sólo una observación). Al menos el final no me dejó con esas grandes ganas de continuación, como sí me pasó con entradas anteriores. Yo las leí una tras otra, porque me enganché tarde y necesitaba perfilar personajes. Y hubo momentos en que debí dejar de leer una vez avanzada la entrada siguiente, para sacarme la duda de la entrada anterior.
    Creo que hice un embrollo. Espero que se haya entendido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. jajaja que tierno, cuanto amor.
    Me encanta que pase Lautaro cuando estas con Facundo..(que se muera de ravia por tarado!!)jajaj
    besitos Diosita

    ResponderEliminar
  5. Perdón. Es que estuve leyendo dos blogs a la vez, alternadamente, y se me mezclaron los nombres.
    Ya lo releí. Perfecto, entonces. El genio de Facu sigue impoluto. ¡Qué suerte! EL ídolo sigue en pie.

    ResponderEliminar
  6. siii por lo q vi en un comentario en lo de paula y punto, facundo es tu novio hasta ahora!

    ResponderEliminar
  7. Wow, que historia esta. Cada vez se pone más buena!

    ResponderEliminar
  8. Paula: Ya te lo dije en tu blog, pero siiii, me pasa siempre eso! Y me quedo ahi tildadita pensando en él

    Mia: Te juro que a mi me encanta mas! Al principio me incomodaba, pero después, era puro disfrute!

    IAN: Jaja! Menos mal que aclaramos. Facundo no es habitué de ningún pute, asique no perjudiquemos su imagen por favor!!

    Casi Adulta: Ojalá, ojalá...pero no. Estoy soltera...

    Ailu: Me alegro que así sea :)

    ResponderEliminar
  9. El perfume impregnado de quien querés, es lo más y todo te recuerda a él.
    Beso
    Lady Baires

    ResponderEliminar
  10. Las fragancias...tengo muchas historias donde ellas son mi recuerdo

    ResponderEliminar
  11. En este post me veo en la obligación de comentar porque me movió el piso!!!
    Me encanta Facundo!!! Espero que no decepcione!!

    Voy a continuar porque me muero de intriga!!!

    ResponderEliminar